¡SÍGUENOS!
8

(Este es el primer blog de una serie de cinco escritos sobre el tema: LA ANTIGUA BIBLIA ME ENSEÑA A SER UNA MUJER MODERNA)

Mucho se habla en estos días del empoderamiento y emprendimiento de la mujer. Tal parece que son términos recientes, novedosos y creativos de la humanidad. La realidad es que estos son sencillos principios bíblicos y de mucha antigüedad. Bien dice la Biblia que “no hay nuevo bajo el sol.” (Eclesiástes 1:9). También es cierto que la Biblia es relevante, actual y contiene las instrucciones que necesitamos para ser buenas personas, felices y prósperas.

Hay muchos ejemplos en la Biblia, desde el libro de Génesis hasta los relatos de Jesús, donde se demuestra que las mujeres bíblicas eran empresarias, emprendedoras, prósperas, capaces e independientes. De todos estas mujeres de la Biblia hay una que se destaca por sus dotes de emprendimiento y empoderamiento.

La Biblia no le da nombre pero se le conoce como la MUJER VIRTUOSA DE PROVERBIOS. Digamos que ella es el ejemplo de lo que una mujer realizada puede llegar a ser en su vida. Ella es en general una buena mujer, buena madre y esposa, comerciante, emprendedora, laboriosa, diligente, sabia, bondadosa, buen ama de casa y muchas cosas más.

A la vez sabemos que no somos mujeres perfectas y que sólo nos queda tratar de ser la mejor mujer que podamos ser. Tal vez no tengas marido, tal vez no tengas hijos, tal vez crees que eres incapaz de ser emprendedora. Nada de lo que te falta te descalifica para ser una mujer virtuosa ya que cada mujer tiene sus propios talentos y dones. Tu pasado y las decisiones que tomaste tampoco te descalifican ya que Dios restaura las vidas de las mujeres y le da una nueva oportunidad. Así que es de sabias aceptar que no somos tan perfectas cómo está mujer bíblica pero si debemos sabemos que Dios nos ha regalado muchas buenas cualidades. Podemos comenzar a ser virtuosas desde hoy y con la vida que tenemos. No pienses que porque no fuiste virtuosa en el pasado, nunca lo serás. De seguro que una mujer estéril, una mujer divorciada y una mujer incapacitada todas pueden ser mujeres virtuosas con sus propios talentos y virtudes.

Mujer, descubre tus talentos, desarróllalos, emprende cualquier proyecto sabiendo que Dios está de tu lado. Ora a Dios para que te muestre tus talentos escondidos y tus habilidades. Examínate, conócete, analízate. Piensa en eso que te apasiona, algo que harías aunque no recibas nada a cambio por hacerlo. Probablemente allí donde está tu corazón también están tus talentos. Pero te advierto que aunque no sepas ni descubras para que eres buena, DIOS SE ENCARGA DE MOSTRARTE TUS TALENTOS.

En mis años de jovencita escribí poemas y algunos escritos muy cortos. Luego olvidé esa pasión y me dediqué a vivir la vida. Estuve 25 largos años sin escribir nada hasta que un día Dios mismo me envío a hacerlo. El unió mi pasión por los libros y la lectura con el deseo de mi corazón de ayudar a las mujeres “solas”. No fue idea mía. Fue de Dios. Yo siempre me consideré una mujer común sin ninguna aportación que hacer a los demás. Hasta a veces pensaba que había desperdiciado mi vida ya que mi vida carecía de pasión y propósito. ¡Bendito Dios que conoce nuestros corazones, talentos y necesidades.!

Puedes ser buena en muchas áreas pero siempre Dios nos regala algo en lo cual nos destacamos. No trates de imitar lo que otras mujeres han logrado, no envidies a la que ya descubrió sus talentos. Más bien que eso te motive a descubrír lo bueno qué hay en ti. Recuerda pedirle dirección a Dios.

El emprender proyectos y empoderar tu vida son dos habilidades que te da Dios. Cuando lees la Biblia encontrarás innumerables relatos de sagacidad, lucha, aventura, prosperidad y sobre todo mujeres que eran dueñas y manejaban sus propios negocios.

El mejor manual para emprender cualquier proyecto ES LA BIBLIA. Busca dirección y consejo en esas sagradas páginas. Esta descripción bíblica de la mujer de proverbios es un excelente ejemplo de cómo LA ANTIGUA BIBLIA ME ENSEÑA A SER UNA MUJER MODERNA.

“¡Qué difícil es hallar una esposa extraordinaria! ¡Hallarla es como encontrarse una joya muy valiosa! Quien se casa con ella puede darle toda su confianza; dinero nunca le faltará. A ella todo le sale bien; nunca nada le sale mal. Sale a comprar lana y lino, y con sus propias manos trabaja con alegría. Se parece a los barcos mercantes: de muy lejos trae su comida. Se levanta muy temprano, y da de comer a sus hijos y asigna tareas a sus sirvientas. Calcula el precio de un campo; con sus ganancias lo compra, planta un viñedo, y en él trabaja de sol a sol. Ella misma se asegura de que el negocio marche bien; toda la noche hay luz en su casa, pues toda la noche trabaja. Ella fabrica su propia ropa, y siempre ayuda a los pobres. No le preocupa que haga frío, pues todos en su casa andan siempre bien abrigados. Toma telas de lino y de púrpura, y ella misma hace colchas y vestidos. En la ciudad y en el país su esposo es bien conocido, pues ocupa un lugar importante entre la gente de autoridad. La ropa y los cinturones que ella misma fabrica los vende a los comerciantes. Es mujer de carácter; mantiene su dignidad, y enfrenta confiada el futuro. Siempre habla con sabiduría, y enseña a sus hijos con amor. Siempre está pendiente de su casa y de que todo marche bien. Cuando come pan, es porque se lo ha ganado. Sus hijos la felicitan; su esposo la alaba y le dice: «Mujeres buenas hay muchas, pero tú las superas a todas». La hermosura es engañosa, la belleza es una ilusión; ¡sólo merece alabanzas la mujer que obedece a Dios! ¡Que todo el mundo reconozca los frutos de su esfuerzo! ¡Que todos en la ciudad la alaben por sus acciones!”

‭‭Proverbios‬ ‭31:10-31‬

Samaritana del Pozo 2018

Fotos: Betzaida Vargas (España, Cuba, USA)