¡CUANDO PONEMOS EL MARIDO A LA VENTA!

Para las de nosotras que hemos enfrentado la realidad de ser mujeres sin marido, ya hemos aprendido una lección muy valiosa. La lección aprendida es esta: Los maridos, parejas o novios no son diamantes a la venta en estantes de joyerías. Tampoco son pájaros exóticos en exhibición. Como no están a la venta, no se exhiben y punto.

La ignorancia, el deseo de provocar envidia y la arrogancia se unen con la necedad cuando una mujer decide PONER EN EXHIBICIÓN a su excelente pareja. Por ejemplo, mostrar en las redes sociales lo que sea que su pareja le regaló. O peor aún, publicar (junto con una foto de la flores y los dos abrazados) lo romántico y detallista que es.

No estoy hablando de felicitarlo públicamente el día del padre, de su cumpleaños o en el aniversario. Hablo de publicar y dejarle saber al mundo LA MUCHA FELICIDAD QUE ESE HOMBRE LE PROVOCA día tras día.

Eso lo hacen las ingenuas, por las mujeres sabias, esas que saben que hoy te dan un carro pero mañana podrían ser infiel, no dirán nada a ninguna extraña de la bondad de su pareja.

Queridas mujeres sin marido, les recalco, que ustedes son UNA NARANJA COMPLETA, hoy, mañana y siempre. Y el día que aparezca una nueva pareja con un nuevo regalo para ti o probablemente con un ramo de flores, tú no se lo dirás a nadie porque TU NO NECESITAS DE LAS FLORES, REGALOS, VACACIONES y APROBACIÓN de un hombre para sentirte completa. Ese día no eres más, ni mejor por el gesto del hombre, ¿cierto?. Además de eso, no querrás poner esa bendición a la venta, ¿entienden?

Así que aprenda a mantener las inmensas bendiciones que Dios te envíe a un bajo nivel de exposición. NO EXHIBA SU BENDICIÓN, YA QUE NO ESTÁ A LA VENTA. Es solo para usted. Piensen mujeres, piensen.

Dios las bendiga y les regale sabiduría. O cualquier otra bendición que el les quiera regalar.

Samaritana del Pozo 2018.

Betzaida

Soy la mama de una jovencita de 23 años y un niño de 12 años. Mis hijos son de padres diferentes. Soy divorciada tres veces. Lo que comparto en mis escritos, nadie me lo contó ni lo leí de un libro, LO VIVÍ. Estoy segura de que Dios restaura las vidas de las mujeres divorciadas. Lo hizo por mi y lo haría por ti. Soy una Samaritana del Pozo (Juan 4) y una mujer nacida de nuevo (Juan 3:3) Al igual que la mujer samaritana con seis maridos que tuvo un encuentro con Jesus en un pozo, dejé mi cántaro junto al pozo y me fui a dar testimonio de lo que Dios a hecho por mi. Sobreviví tres divorcios pero ahora estoy felizmente casada. Siempre fui la misma mujer, solo que esta última vez me casé con un hombre cristiano y temeroso de Dios. Ese hombre fue el que cuando me conoció en el año 2011, no me despreció por mi complejo pasado y porque no era evangélica, pero si me invitó a su iglesia. Desde entonces le sirvo al Señor y mi vida cambió para siempre. Fundé el Ministerio Samaritana Del Pozo en el 2015, escribo este blog y publico diariamente en las redes sociales para compartir lo bueno y lo malo que aprendí de mis divorcios. Estudié una maestría en administración de negocios. Renuncié aun empleo seguro y bien remunerado para dedicarme sin paga alguna a manejar este ministerio. Actualmente curso una Maestría en Estudios Teológicos en el Southwestern Baptist Theological Seminary. Me encanta la jardinería, cocinar y pintar mi Biblia. Nací en Puerto Rico y vivo en Estados Unidos hace más de 15 años. Creo que Dios tiene promesas de restauración para las mujeres divorciadas, madres solteras y para toda mujer sin marido. No tengo duda alguna de que una mujer puede ser DIVORCIADA Y BENDECIDA™.

También podría gustarle...

Blogs favoritos