Glorias Pasadas

¿Extrañas la mujer que antes eras? 
 
Hace poco visité unos manantiales naturales que emanan de lo profundo de la Tierra. Su belleza es impresionante. Eso no ha cambiado con el paso de los años. Uno de mis acompañantes, visitó ese lugar hace 30 años y no paraba de decirme “Esto no era así”, “Ellos antes ofrecían espectáculos, había un carnaval y muchísima gente”. Las ruinas de viejas estructuras en deterioro y la retórica del guía turístico confirmaron lo que el me decía. Todo allí tenía que ver:
 
CON GLORIAS PASADAS
 
Con películas que grabaron, con gente que los visitaron, con lo bueno que fueron en el pasado. Sentí desolación y pena por ese sitio tan bello y con tanto potencial.
 
Pensé “Dios mío, yo no quiero nunca sentirme así.” Como que fui algo y ya no sirvo lo suficiente. Como si ya no tengo nada más que ofrecer. Como si tengo que vivir recordándole a la gente lo que fui ayer, porque hoy ya no tengo nada.
 
Se que así se sienten muchas mujeres, por ejemplo
 
-Las que fueron bellas pero ya no lo son
 
-Las que fueron jóvenes pero ya no lo son
 
-Las que tenia dinero y ya no lo tienen
 
-Las que perdieron lo que tenían
 
-Las que eran felices y ahora sienten que no lo son
 
-Las que tenían salud y ahora batallan con alguna enfermedad
 
-Las que darían todo por
 
“VOLVER A SER COMO YO ERA ANTES”.
 
Hoy te tengo una palabra de aliento. Dios diseñó la vida para que estemos activas en todas las etapas que nos toque vivir. En la Biblia se destacan jóvenes muy bellas pero las hazañas más impresionantes fueron realizados por ancianos. Por ejemplo Moises, que a sus 80 años, Dios le dio unas instrucciones y una vara de madera. A esa edad tuvo que ir a Egipto a liberar al pueblo de Israel de la esclavitud. De las glorias y maravillas que Dios hizo para Moisés y su pueblo todavía estamos hablando hoy.
 
Mujer, anímate. El reloj no es nuestro enemigo. Todas las edades y etapas tienen su potencial. Busca que nuevo vas a hacer con tu vida. TODAVÍA TE QUEDA VIDA, te queda mucho por hacer.
 
“Y sobre todas las cosas, cuida tu mente, porque ella es la fuente de la vida. No te rebajes diciendo palabras malas e indecentes. Pon siempre tu mirada en lo que está por venir.”
‭‭Proverbios‬ ‭4:23-25‬
 
Samaritana del Pozo 2018
#divorciadaybendecida
Foto: Ocala, FL, USA

Betzaida

Soy la mama de una jovencita de 23 años y un niño de 12 años. Mis hijos son de padres diferentes. Soy divorciada tres veces. Lo que comparto en mis escritos, nadie me lo contó ni lo leí de un libro, LO VIVÍ. Estoy segura de que Dios restaura las vidas de las mujeres divorciadas. Lo hizo por mi y lo haría por ti. Soy una Samaritana del Pozo (Juan 4) y una mujer nacida de nuevo (Juan 3:3) Al igual que la mujer samaritana con seis maridos que tuvo un encuentro con Jesus en un pozo, dejé mi cántaro junto al pozo y me fui a dar testimonio de lo que Dios a hecho por mi. Sobreviví tres divorcios pero ahora estoy felizmente casada. Siempre fui la misma mujer, solo que esta última vez me casé con un hombre cristiano y temeroso de Dios. Ese hombre fue el que cuando me conoció en el año 2011, no me despreció por mi complejo pasado y porque no era evangélica, pero si me invitó a su iglesia. Desde entonces le sirvo al Señor y mi vida cambió para siempre. Fundé el Ministerio Samaritana Del Pozo en el 2015, escribo este blog y publico diariamente en las redes sociales para compartir lo bueno y lo malo que aprendí de mis divorcios. Estudié una maestría en administración de negocios. Renuncié aun empleo seguro y bien remunerado para dedicarme sin paga alguna a manejar este ministerio. Actualmente curso una Maestría en Estudios Teológicos en el Southwestern Baptist Theological Seminary. Me encanta la jardinería, cocinar y pintar mi Biblia. Nací en Puerto Rico y vivo en Estados Unidos hace más de 15 años. Creo que Dios tiene promesas de restauración para las mujeres divorciadas, madres solteras y para toda mujer sin marido. No tengo duda alguna de que una mujer puede ser DIVORCIADA Y BENDECIDA™.

También podría gustarle...

Blogs favoritos