Si crias niños sola te has preguntado: ¿Para qué sirve un padre de lejos?

Hace años me llamaron de la escuela de mi hija para que pasara por la oficina a recogerla por un asunto de mala conducta. No recuerdo bien para que me llamaron ese dia ya que me llamaban regularmente. Tal vez fue el dia en que mi preciosa hija decidió meter en el inodoro el diccionario de una nena que la acosaba y le pegaba. Ir a la escuela a resolver problemas era tan normal para mi, que a veces hasta lo extraño. (es broma).

Cuando llegamos a la casa, castigué a mi hija. Luego se me ocurrió una idea. Pensé, ¿qué tal si llamo a su papá que vive en otro país y le digo que la regañe por lo que hizo? Asi lo hice, lo llamé, le expliqué el problema y le entregué el teléfono a mi hija para que recibiera su merecido a través de las ondas telefónicas. Entonces calladamente me fui al otro teléfono de la casa (de esos teléfonos con cables) a espiar la conversación. Lo que escuché me decepcionó totalmente. Hablaron 10 minutos y el nunca le mencionó el problema ni la regañó. Por el contrario escuché esto: “¿Cómo está la preciosa princesa de papá?” y otras cosas lindas más. ¡Yo no podía creerlo! Desde ese día me he estado preguntando ¿PARA QUÉ SIRVE UN PADRE DE LEJOS? Muchas veces he tenido que elevar los ojos al cielo para tratar de recobrar el juicio, porque las frustraciones de criar hijos sola han sido muchas.

Esa conversación con el padre de mi hija fue hace más de 15 años, pero… ayer llamé al padre de mi hijo de 12 años, el cual vive a 3 horas de nosotros. Le di quejas de mi hijo y me dijo: “Quisiera ayudar más pero sabes que estoy lejos. Y cuando el viene acá no puedo castigarlo, si casi ni lo veo. Hablaré con el a ver que se puede hacer desde acá.” Le dije que entendía eso y en verdad lo entiendo. Desde ayer y una vez más en mi vida, me he estado preguntando ¿PARA QUÉ SIRVE UN PADRE DE LEJOS?

NOTA: Nada de lo que aquí aconsejo es valido si el padre de sus hijos es un abusador, tiene problemas de drogadicción, problemas legales, etc. TOME COMO CIERTO TODAS LAS QUEJAS QUE SUS HIJOS DEN DE SUS PADRES E INVESTIGUE INMEDIATAMENTE. YO TENGO MUY CLARO QUE NO TODOS LOS PADRES SON BUENOS. En este escrito me refiero a hombre normales, con buen corazón hacia sus hijos, los cuales también necesitan saber de sus hijos e involucrarse en su crianza sea de lejos o de cerca. Que un hombre la hizo sufrir a usted, que la dejó por otra, etc, no son razones para impedirle a un hombre que vea, hable o se relacione con sus hijos.

Soy amiga del positivismo, me gusta mirar lo que tengo y no lo que me falta. A veces me ataca el cansancio y me siento como una mujer cuyo vientre fue alquilado para hacerle el favor de parirle un hijo a un hombre. Otros dias me siento como una secretaria dándole reportes a un padre ausente. Casi todos los días me siento como niñera que fue contratada para cuidarle los hijos a un padre que está lejos y que no se sabe cuando regresa. Y luego recuerdo que no fui forzada a parir a mis hijos, asi que a fin de cuentas son mi responsabilidad, la cual acepté el dia que me embaracé. Aquí les escribo lo que recibo y doy con cada uno de los padres de mis dos hijos, el resto de lo que me falta lo obvio, porque no hay mucho que se pueda hacer. Te aconsejo que permitas una relación hijo/padre ya sea que ese hombre está cerca o lejos.

  1. Cuando llega a buscar su hijo, lo recibo sin importar si hace semanas que no sabemos de él.
  2. Cuando llama por teléfono, le contesto.
  3. Agradezco a Dios que no tengo un hijo huérfano.
  4. A veces me siento orgullosa de que sé quien es el padre de mi hijo y que lo reconoció como suyo.
  5. Si tiene una pregunta sobre sus hijo, se la aclaro.
  6. Si el hijo esta enfermo, lo notifico.
  7. Reconozco que mi hijo es de los dos, no solo mio, mi hijo no es mi “propiedad”
  8. Si el hijo hace algo muy malo, llamo al padre para que le de consejo por teléfono.
  9. Si mi hijo se queja de algo sobre su padre, reacciono inmediatamente. Siempre le creo a mis hijos.
  10. Mientras menos sepa de los familiares del padre de mi hijo, mejor. Eso es entre él y mi hijo. Yo no tengo que participar de esa relación.
  11. Cuando mi hijo hace cosas buenas, le envio un mensaje o una foto. Espero que me devuelva el favor cuando mi hijo esta con el.
  12. Si se lleva a mi hijo de vacaciones, lo celebro y aprovecho para descansar.
  13. Le dejo saber a mi hijo la bendición de tener dos casas, dos cuartos y dos familias que lo quieren.
  14. Si el padre viene a alguna graduación en la escuela, nos sentamos juntos como una familia.
  15. Si pasan muchos dias sin saber del padre, le digo a mi hijo que le escriba. Eso no es rebajarse, eso es enseñarle amor a sus hijos.
  16. Haga un esfuerzo por no hablarle a su hijo mal de su papa. (El esfuerzo es grande, a veces yo quisiera explotar y decirle una que otra mala cosa de su papa…pero no lo hago)
  17. Mi hijo sabe que en DIOS tenemos un padre que nunca abandona, que nos protege y nos provee. Cuando todo lo demas falla, Dios siempre permanece fiel.
  18. En resúmen, un “padre de lejos” sirve para muchas cosas incluyendo que puede ofrecer amor, apoyo económico y moral desde lejos y muchas cosas buenas cuando logran compartir de cerca.

Pero sobre todas las cosas, me importa poco si el padre de mi hijo tiene una mujer nueva, si regresó con la novia antigua, si dejó a la que tenía, etc etc etc, si tiene carro nuevo, si ahora gana más dinero, si su casa es más grande que la mía.

Tampoco castigo a los padres de mis hijos por progresar. Eso quiere decir que no corro al centro judicial a pedir un aumento para alimentos de niños, cada vez que le suben el sueldo o se compran un carro o se van de vacaciones. O sea que SU VIDA ES SU VIDA Y LA MIA ES LA MIA. Por ley me tienen que dar dinero para mis hijos pero no les tengo un radar vigilando lo que hacen para ver como saco beneficio.

En cambio, me concentro en darle una buena crianza a mis hijos, teniendo a TODOS de mi lado, ya que no se cuando los voy a necesitar. Se lo que muchas estan pensando: “Es que tu no sabes mi historia, es que tu no sabes lo que el me hizo, es que tu no sabes….” Y yo como una buena amiga te voy a contestar: “Es que tu tampoco sabes lo que me hicieron a mi, pero por la felicidad de mis hijos YO HAGO LO QUE SEA NECESARIO.”

Mujer, sus hijos van a crecer. Ya mi hija tiene 23 años y se gradua de la universidad en tres meses. Ahora la tengo que mirar a la cara y darle cuentas por las decisiones que tomé por ella. Ella ama a su padre y aunque nadie me da las gracias, yo les digo “De nada” porque si eso es así, es porque yo lo fomenté y lo permití. No me arrepiento de haberla enviado a pasar cada Navidad y vacaciones de verano con su padre. Por hacer eso, pasé mucha soledad porque me quedaba sola, pero hoy no me arrepiento. Los hijos no tienen que sufrir todas nuestras penas, en cambio nosotros si tenemos que sufrir las de ellos. Eso se llama ser madres que fue la vida que escogimos. Con mi hijo, estoy siguiendo el mismo proceso y todo va bien.

De paso, les doy un consejo, NO SE EMBARACEN DE CADA MARIDO o NOVIO QUE TENGAN. UN HIJO NO RETIENE A UN HOMBRE. Dios las bendiga y les regale sabiduría para criar niños felices, aunque eso signifique que usted no se beneficie de esa felicidad. Comparta a su hijo con su padre.

Samaritana Del Pozo/Betzaida Vargas 2019 ©

¡DIVORCIADA Y BENDECIDA!®

Betzaida

Soy la mama de una jovencita de 23 años y un niño de 12 años. Mis hijos son de padres diferentes. Soy divorciada tres veces. Lo que comparto en mis escritos, nadie me lo contó ni lo leí de un libro, LO VIVÍ. Estoy segura de que Dios restaura las vidas de las mujeres divorciadas. Lo hizo por mi y lo haría por ti. Soy una Samaritana del Pozo (Juan 4) y una mujer nacida de nuevo (Juan 3:3) Al igual que la mujer samaritana con seis maridos que tuvo un encuentro con Jesus en un pozo, dejé mi cántaro junto al pozo y me fui a dar testimonio de lo que Dios a hecho por mi. Sobreviví tres divorcios pero ahora estoy felizmente casada. Siempre fui la misma mujer, solo que esta última vez me casé con un hombre cristiano y temeroso de Dios. Ese hombre fue el que cuando me conoció en el año 2011, no me despreció por mi complejo pasado y porque no era evangélica, pero si me invitó a su iglesia. Desde entonces le sirvo al Señor y mi vida cambió para siempre. Fundé el Ministerio Samaritana Del Pozo en el 2015, escribo este blog y publico diariamente en las redes sociales para compartir lo bueno y lo malo que aprendí de mis divorcios. Estudié una maestría en administración de negocios. Renuncié aun empleo seguro y bien remunerado para dedicarme sin paga alguna a manejar este ministerio. Actualmente curso una Maestría en Estudios Teológicos en el Southwestern Baptist Theological Seminary. Me encanta la jardinería, cocinar y pintar mi Biblia. Nací en Puerto Rico y vivo en Estados Unidos hace más de 15 años. Creo que Dios tiene promesas de restauración para las mujeres divorciadas, madres solteras y para toda mujer sin marido. No tengo duda alguna de que una mujer puede ser DIVORCIADA Y BENDECIDA™.

También podría gustarle...

Blogs favoritos