No es lo mismo ser “sola” que ser “como sola”

Compartir

“No tengo marido”

Juan 4:17

Esta fue la contestación que la Samaritana del Pozo le dio a Jesús hace más de 2,000 años durante su conversación en un pozo en Samaria. Hoy, las mujeres continuamos dando respuestas “a medias”, o sea que son medias verdades. Su contestación a Jesús fue una verdad pero “a medias” y que ocultaba una dolorosa realidad para ella. ¿Su verdad? Vivía con el sexto hombre de su vida, el cual ni siquiera era su marido. Ella era “como sola” aunque tenía un hombre en su casa.

El matrimonio es sobre todas las cosas, un pacto de compañía. Lamentablemente, y a través de la historia, las mujeres:

1. Se quedan con el pacto en papel, pero sin la compañía. Esas son las que continúan casadas pero se sienten “como si fueran solas” mientras viven y duermen con su marido.

2. Otras se quedan sin el pacto y sin la compañía. Esas son las verdaderas mujeres sin marido, las que viven solas. Esas no practican a ser “como solas”, sino que lo son.

3. Un tercer grupo SON LAS QUE NO CAEN NI EN UN GRUPO NI EN EL OTRO por diferentes razones. Por ej. está casada pero el esposo está en la carcel de por vida; otras viven con un hombre sin casarse con el, otras se separaron hacen años de su esposo pero aún siguen casadas. ¿Complicado, no?

No se cuál de las circunstancias es peor; ser una mujer sin marido o ser una mujer con un marido presente pero de cuerpo ausente. De esos que te preguntas a donde tendrá su mente, porque aunque esté a tu lado, su mente no está ahí. No busco opiniones ni tampoco desatar un debate. Esto es solo para analizar los propósitos de nuestras vidas en relación al pacto de compañía (matrimonio) que Dios nos prometió desde la creación.

Genesis 2:18-24

Luego Dios dijo: «No está bien que el hombre esté solo. Voy a hacerle alguien que lo acompañe y lo ayude». Sin embargo, para el hombre no se encontró compañía ni ayuda. Por eso Dios hizo que el hombre se quedara profundamente dormido. Y así, mientras éste dormía, Dios le sacó una de sus costillas, y luego le cerró el costado. De esa costilla Dios hizo una mujer. Cuando se la llevó al hombre, éste dijo:

«¡Esta vez tengo a alguien

que es carne de mi carne

y hueso de mis huesos!

La llamaré hembra,

porque Dios la sacó del hombre».

Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer para formar un solo cuerpo.”

Se que muchas mujeres se sentirán identificadas con estos escenarios que daré a continuación y que en nada se parecen a lo que esperábamos de nuestros matrimonios ya sea que todavía estén casadas o que ya no tengan marido.

-“Tengo Marido o pareja pero es como si no tuviera ninguno. Hablarle es como hablar sola o hablarle a una pared. Yo se que el está ahí pero es igual que si no estuviera.”

-“Ese hombre me da lo que necesito materialmente pero no le dedica tiempo, ni me da cariño, ni siquiera habla conmigo.”

-“El padre de mis hijos es un buen padre. Bueno, el los quiere pero nunca está presente y no va a sus actividades en la escuela etc.”

-“Mi pareja me da lo que necesito pero a cambio el hace lo que le da la gana, mientras me prohíbe quejarme o me quita los beneficios que me da.”

-“El que era mi marido, se fue y se olvidó de nosotros.”

-“Mi exmarido tiene una nueva familia y nosotros ya nos somos importantes en su vida.”

-“Ahora no tengo marido, pero cuando lo tenía era como si fuera sola.”

-“Mi esposo se emigro y por allá vive con otra mujer y tiene otros hijos. No creo que regrese por mi.”

-“Mi esposo está en la carcel, ya no siento que es mi esposo. Soy sola.”

Si quieres saber mi historia y porque he dedicado mi vida a ayudar mujeres sin marido, lea la sección sobre la autora. Siento una gran peso por las mujeres solas y las que se sientes “como solas” también. Se que lo único que las puede consolar es conocer y aceptar las promesas de Dios para su vida.

Rara vez he escuchado a una mujer quejándose de un hombre bueno y de cuerpo presente PERO que tenga pocos recursos. Lo que me hace concluir que es mejor tener:

UN BUEN MARIDO O PAREJA DE CUERPO PRESENTE AUNQUE NO SEA EL MEJOR PROVEEDOR DEL MUNDO.

QUE

TENER UN MARIDO BUEN PROVEEDOR QUE ESTE PRESENTE PERO AUSENTE.

Lo peor sería tener un marido que ni provee ni te acompaña. Eso es una desgracia total para la vida de una mujer y lo cual requiere de esfuerzo para mejorar ese matrimonio.

Gracias a que las promesas de Dios son perfectas, las mujeres NO tenemos que decidir por uno o el otro. Un buen marido lo provee TODO: COMPAÑÍA Y PROVISIÓN entre otras cosas. Si tienes marido, exige lo que te corresponde y busca ayuda para mejorar tu relación. Si no tienes marido, ya sabes lo que necesitas para la próxima vez que te toque elegir.

Dios las bendiga y les regale SABIDURÍA para arreglar los matrimonios que parecen que no tienen arreglo o a las mujeres sin marido (no a las casadas, ¿ok?) para CONSEGUIR UN MEJOR MARIDO DEL QUE ESCOGISTE LA ÚLTIMA VEZ. A las que viven con hombres sin casarse, deben decidir si lo quieres de marido o nos luego deben arreglar esa situación ya que eso no es bien visto ante los ojos de Dios, el cual desea un pacto formal de compañía entre un hombre y mujer el cual es llamado matrimonio.

Si tienen dudas si se pueden volver a casar o no, lean este blog titulado 5 sugerencias antes de volver a enamorarse.

Mi libro electrónico Nunca más te sentirás sola está en oferta por un mes. Aquí lo pueden conseguir:

Consiga el libro impreso autografiado por la autora aquí. Solo en USA Y PR.

Tienda de Samaritana Del Pozo

https://samaritana-del-pozo.myshopify.com/

El libro impreso también está en Amazon

https://www.amazon.com/Nunca-M%C3%A1s-Sentir%C3%A1s-Sola-Encontrar%C3%A1s/dp/057850717X

El EBOOK está disponible en cualquier país y aquí les doy las opciones en Latinoamérica en tiendas que ya conocemos. Se puede leer desde una tableta, teléfono celular o computadora.

Bajalibros

http://www.bajalibros.com/AR/NUNCA-MAS-TE-SENTIRAS-SOLA-Betzaida-Vargas-eBook-1733872

Mercado Libre

https://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-791259976-libro-nunca-mas-te-sentiras-sola-encontraras-apoyo-_JM

Gandhi

https://www.gandhi.com.mx/nunca-mas-te-sentiras-sola-e4d859

Amazon

https://www.amazon.com/NUNCA-M%C3%81S-SENTIR%C3%81S-SOLA-Encontrar%C3%A1s-ebook/dp/B07SLLB6DV

Compartir

Como enfrentar el bochorno que causa un divorcio

Esta foto la tomé a las dos de la tarde en un día soleado cerca de St. Augustine, FL. Me impresionó lo oscuro que se veía el horizonte en la foto, cuando en realidad había mucha claridad ese día. Me hizo recordar los días en que aun siendo buenos yo creía que todo estaba oscuro. Mis situaciones eran tantas y se iban acumulando año tras año, que me refugiaba donde fuera oscuro y donde nadie pudiera verme. Me encontraba en la “hora sexta” de mi vida. La hora del escondite, la hora en que nadie podía verme, la hora en que nadie me podía juzgar.

Eso mismo le sucedió a la samaritana del pozo. Ella fue a buscar agua al pozo en la “hora sexta”, que de acuerdo a la hora en los tiempos bíblicos, era alrededor del mediodía. Normalmente las mujeres recogían agua en el pozo en las horas frescas del día, cuando no había mucho sol, en la mañana y al atardecer. Pero esta mujer fue a buscar agua al pozo al mediodía, probablemente para evitar encontrarse con alguien que le pudiera reprochar su pasado y su estilo de vida.

“Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó allí junto al pozo.

Era como la HORA SEXTA.

Vino una mujer de Samaria a sacar agua”

Juan 4:6-7

Muchas mujeres, cuando ya le es imposible fingir más apariencias, recurren a la “hora sexta”. Esta es la hora en que se encierran en su mundo, se alejan de la familia y las amistades, empiezan a faltar al trabajo, cierran sus cuentas en las redes sociales, cambian de iglesia o dejan de ir a la iglesia…se deprimen, se alejan, y evitan a cualquier costo frecuentar los sitios a los que iba antes.

“LA HORA SEXTA ES LA HORA CUANDO TE ESCONDES PARA EVITAR EL BOCHORNO”

¡Qué difícil es la hora sexta! Y pensarás… traté y traté de evitar enfrentarme a la realidad pero ya acepté que:

Mi marido se fue con otra

Mi marido era homosexual

Mi marido nunca me quiso

Mi marido no me aguanta más

Mi marido no perdonó lo que hice

Mi marido me pidió el divorcio

Mi marido anda divirtiéndose sin mí

A mi marido no le importan sus hijos

Mi marido me dejó sin dinero, sin comida, sin carro

Y ya sabes que tu marido nunca va a regresar.

Y tienes que darle cara a la situación…pero primero vas a seguir en la “hora sexta” por unos días más, hasta que te sientas mejor. Duele aceptar lo que pasó, duele pensar en lo que te toca enfrentar, como explicarle a la familia y amistades. Pero lo peor, es enfrentarse a uno mismo.

Yo he pasado por muchas “hora sexta” y eso duele. Te duele el alma y hasta te duele el cuerpo. Pero la experiencia me ha enseñado que mientras más rápido te muevas de la “hora sexta”, mejor será para ti y los que te rodean. Aquí te escribo algunos Salmos de la Biblia que te ayudaran a salir de la “hora sexta” lo más rápido posible. Y recuerda, no busques venganza. Ten cuidado de quien aceptas consejos. No sea que por no seguir la palabra de Dios y si seguir las palabras de tías, hermanas, primas y de toda la gente que va a venir a aconsejarte, termines en una situación más difícil.

Salmos 22:24

Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido,

Ni de él escondió su rostro;

Sino que cuando clamó a él, le oyó.

Salmos 27:10

Aunque mi padre y mi madre me dejaran,

Con todo, Jehová me recogerá.


Salmos 30:11

Has cambiado mi lamento en baile

Salmos 71:20

Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males, volverás a darme vida.

Salmos 73:21

Se llenó de amargura mi alma,

Y en mi corazón sentía punzadas.

Salmos 91:9-10

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación,

No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada.

Salmos 121: 1

Alzaré mis ojos a los montes;

¿De dónde vendrá mi socorro?

Salmos 138:7

Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás.


  • ©samaritanadelpozo 2017
  • ¡DIVORCIADA Y BENDECIDA!™
  • #divorciadaybendecida
divorciada

Mujer vales mucho, no tienes precio

Esta foto la tomé de mi Biblia. Yo pinto mi Biblia, es un pasatiempo que me relaja y me ayuda a entender la Palabra de Dios de un modo bien personal. Este es el rostro cubierto de Tamar dibujado por mí, que de artista no tengo nada…

Tamar había quedado viuda de Er, el hijo primogénito de Judá. Su suegro le prometió darle a otro de sus hijos por esposo. Pero pasaba el tiempo y ella empezó a desesperarse porque quería darle descendencia a su fallecido esposo. Era costumbre en aquella época que las viudas debían procrear de un familiar de su esposo luego de su fallecimiento.

Y se le ocurrió engañar a su suegro haciéndose pasar por ramera para lograr embarazarse y darle descendencia a su esposo.

 

 ” Y se cubrió con un velo y se arrebozó (se envolvió bien)

y el la tomó por ramera y se acostó con ella. Y ella le preguntó:

¿Qué me darás por llegarte a mí?

El respondió:

Yo te enviaré del ganado un cabrito de las cabras”

Génesis 38

Cuando leí esta historia me vino a la mente que algunas de nosotras nos “vendemos” ya sea por un “cabrito” o hasta por menos. Me acordé de las veces que le ofrecí compañía a algún hombre a cambio de una cena, unas flores o un regalo. Me acordé de las esposas que siguen viviendo con el esposo sin amarlo porque le paga el alquiler. Y peor aún…las que se “venden” a cambio de promesas…que nunca les van a cumplir.

Decimos que eso no sucede hoy día, cuando en realidad hay muchas mujeres solteras y casadas en relaciones solo para conseguir algo…Es una relación de toma y dame, pero disfrazada de amor.

Yo sé que esto suena fuerte…pero hay que analizar esto inteligentemente. Hay una forma de saber si usted está en una relación porque le van a dar “del ganado un cabrito” o porque usted en realidad es feliz y ama esa persona. Así lo veo yo…imagínese que ese hombre pierde todo lo que tiene y se enferma, ¿seguiría usted con él a pesar de su mala fortuna?

La vida es corta y no hay nada mejor que trabajar para conseguir lo que se quiere porque lo que es tuyo nadie te lo puede quitar. Cuando yo tenía 25-30 años todavía soñaba con el príncipe azul que me iba a liberar de las cadenas de la esclavitud del trabajo 😆 Hoy estoy agradecida que nunca lo encontré porque me he desarrollado personal y profesionalmente.

No tiene nada de malo el estar con alguien que te trata bien y te compra cosas o que te mantiene, el problema es que estés ahí, no por amor, sino que digas: “¿Qué me darás por llegarte a mí?”

Luego de todas las relaciones tumultuosas que tuve en mi juventud…aprendí POR FIN a no “venderme” por nada…me ayudó mucho leer y leer y releer el libro bíblico de Rut.  Si no lo has leído y todavía estas buscando pareja, te lo recomiendo. Ahí vas a entender que cuando encuentres tu Booz no vas a tener que “venderte” nunca más…porque para él no tienes precio.

Nota: “Esto se lo escribo con cariño y con el más absoluto respeto. Solo quiero ponerlas a pensar y a analizar. Hablo de mi propia experiencia, porque yo también hice estas cosas.”