No es lo mismo ser “sola” que ser “como sola”

Redes Sociales

“No tengo marido”

Juan 4:17

Esta fue la contestación que la Samaritana del Pozo le dio a Jesús hace más de 2,000 años durante su conversación en un pozo en Samaria. Hoy, las mujeres continuamos dando respuestas “a medias”, o sea que son medias verdades. Su contestación a Jesús fue una verdad pero “a medias” y que ocultaba una dolorosa realidad para ella. ¿Su verdad? Vivía con el sexto hombre de su vida, el cual ni siquiera era su marido. Ella era “como sola” aunque tenía un hombre en su casa.

El matrimonio es sobre todas las cosas, un pacto de compañía. Lamentablemente, y a través de la historia, las mujeres:

1. Se quedan con el pacto en papel, pero sin la compañía. Esas son las que continúan casadas pero se sienten “como si fueran solas” mientras viven y duermen con su marido.

2. Otras se quedan sin el pacto y sin la compañía. Esas son las verdaderas mujeres sin marido, las que viven solas. Esas no practican a ser “como solas”, sino que lo son.

3. Un tercer grupo SON LAS QUE NO CAEN NI EN UN GRUPO NI EN EL OTRO por diferentes razones. Por ej. está casada pero el esposo está en la carcel de por vida; otras viven con un hombre sin casarse con el, otras se separaron hacen años de su esposo pero aún siguen casadas. ¿Complicado, no?

No se cuál de las circunstancias es peor; ser una mujer sin marido o ser una mujer con un marido presente pero de cuerpo ausente. De esos que te preguntas a donde tendrá su mente, porque aunque esté a tu lado, su mente no está ahí. No busco opiniones ni tampoco desatar un debate. Esto es solo para analizar los propósitos de nuestras vidas en relación al pacto de compañía (matrimonio) que Dios nos prometió desde la creación.

Genesis 2:18-24

Luego Dios dijo: «No está bien que el hombre esté solo. Voy a hacerle alguien que lo acompañe y lo ayude». Sin embargo, para el hombre no se encontró compañía ni ayuda. Por eso Dios hizo que el hombre se quedara profundamente dormido. Y así, mientras éste dormía, Dios le sacó una de sus costillas, y luego le cerró el costado. De esa costilla Dios hizo una mujer. Cuando se la llevó al hombre, éste dijo:

«¡Esta vez tengo a alguien

que es carne de mi carne

y hueso de mis huesos!

La llamaré hembra,

porque Dios la sacó del hombre».

Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer para formar un solo cuerpo.”

Se que muchas mujeres se sentirán identificadas con estos escenarios que daré a continuación y que en nada se parecen a lo que esperábamos de nuestros matrimonios ya sea que todavía estén casadas o que ya no tengan marido.

-“Tengo Marido o pareja pero es como si no tuviera ninguno. Hablarle es como hablar sola o hablarle a una pared. Yo se que el está ahí pero es igual que si no estuviera.”

-“Ese hombre me da lo que necesito materialmente pero no le dedica tiempo, ni me da cariño, ni siquiera habla conmigo.”

-“El padre de mis hijos es un buen padre. Bueno, el los quiere pero nunca está presente y no va a sus actividades en la escuela etc.”

-“Mi pareja me da lo que necesito pero a cambio el hace lo que le da la gana, mientras me prohíbe quejarme o me quita los beneficios que me da.”

-“El que era mi marido, se fue y se olvidó de nosotros.”

-“Mi exmarido tiene una nueva familia y nosotros ya nos somos importantes en su vida.”

-“Ahora no tengo marido, pero cuando lo tenía era como si fuera sola.”

-“Mi esposo se emigro y por allá vive con otra mujer y tiene otros hijos. No creo que regrese por mi.”

-“Mi esposo está en la carcel, ya no siento que es mi esposo. Soy sola.”

Si quieres saber mi historia y porque he dedicado mi vida a ayudar mujeres sin marido, lea la sección sobre la autora. Siento una gran peso por las mujeres solas y las que se sientes “como solas” también. Se que lo único que las puede consolar es conocer y aceptar las promesas de Dios para su vida.

Rara vez he escuchado a una mujer quejándose de un hombre bueno y de cuerpo presente PERO que tenga pocos recursos. Lo que me hace concluir que es mejor tener:

UN BUEN MARIDO O PAREJA DE CUERPO PRESENTE AUNQUE NO SEA EL MEJOR PROVEEDOR DEL MUNDO.

QUE

TENER UN MARIDO BUEN PROVEEDOR QUE ESTE PRESENTE PERO AUSENTE.

Lo peor sería tener un marido que ni provee ni te acompaña. Eso es una desgracia total para la vida de una mujer y lo cual requiere de esfuerzo para mejorar ese matrimonio.

Gracias a que las promesas de Dios son perfectas, las mujeres NO tenemos que decidir por uno o el otro. Un buen marido lo provee TODO: COMPAÑÍA Y PROVISIÓN entre otras cosas. Si tienes marido, exige lo que te corresponde y busca ayuda para mejorar tu relación. Si no tienes marido, ya sabes lo que necesitas para la próxima vez que te toque elegir.

Dios las bendiga y les regale SABIDURÍA para arreglar los matrimonios que parecen que no tienen arreglo o a las mujeres sin marido (no a las casadas, ¿ok?) para CONSEGUIR UN MEJOR MARIDO DEL QUE ESCOGISTE LA ÚLTIMA VEZ. A las que viven con hombres sin casarse, deben decidir si lo quieres de marido o nos luego deben arreglar esa situación ya que eso no es bien visto ante los ojos de Dios, el cual desea un pacto formal de compañía entre un hombre y mujer el cual es llamado matrimonio.

Si tienen dudas si se pueden volver a casar o no, lean este blog titulado 5 sugerencias antes de volver a enamorarse.

Mi libro electrónico Nunca más te sentirás sola está en oferta por un mes. Aquí lo pueden conseguir:

Consiga el libro impreso autografiado por la autora aquí. Solo en USA Y PR.

Tienda de Samaritana Del Pozo

https://samaritana-del-pozo.myshopify.com/

El libro impreso también está en Amazon

https://www.amazon.com/Nunca-M%C3%A1s-Sentir%C3%A1s-Sola-Encontrar%C3%A1s/dp/057850717X

El EBOOK está disponible en cualquier país y aquí les doy las opciones en Latinoamérica en tiendas que ya conocemos. Se puede leer desde una tableta, teléfono celular o computadora.

Bajalibros

http://www.bajalibros.com/AR/NUNCA-MAS-TE-SENTIRAS-SOLA-Betzaida-Vargas-eBook-1733872

Mercado Libre

https://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-791259976-libro-nunca-mas-te-sentiras-sola-encontraras-apoyo-_JM

Gandhi

https://www.gandhi.com.mx/nunca-mas-te-sentiras-sola-e4d859

Amazon

https://www.amazon.com/NUNCA-M%C3%81S-SENTIR%C3%81S-SOLA-Encontrar%C3%A1s-ebook/dp/B07SLLB6DV

Redes Sociales

Inhala veneno, exhala bendición

Redes Sociales

¿Sabias que el pasado de nuestras vidas son como las hojas de una arbol?

Algunas hojas son verdes mientras otras hojas se secan y se caen del árbol. A continuación les explico esta analogía y como podría ayudarte a analizar, clasificar y hasta olvidar lo malo de tu pasado. En mi libro Nunca más te sentirás sola, explico con detalles este proceso.

Las hojas verdes de los árboles del bosque no solo sirven para darnos sombra. Cumplen con unas funciones indispensables para nuestra vida y subsistencia. En el área científica se le conoce a este proceso como fotosíntesis. ¿Recuerdan la clase de ciencia en la escuela primaria?

Este proceso de fotosíntesis purifica el aire que respiramos. Cuando la hoja verde absorbe la luz del sol, entra a ella el ácido carbónico que es dañino para los seres vivos, pero la hoja verde lo filtra y lo convierte en oxígeno que es necesario para que los seres vivientes puedan respirar y mantener la vida. Se dice que los bosques son los pulmones del mundo gracias a este proceso que solamente es llevado a cabo por las hojas verdes. Ninguna otra materia viva puede hacer lo que hacen este tipo de hojas.

En nuestras vidas podemos hacer un proceso similar al que llamaré #fotosíntesis del pasado.

En este proceso, nuestras hojas verdes absorbieron lo malo del pasado, pero lo purificaron hasta convertirlo en algo beneficioso para nuestras vidas. Esas hojas verdes representan la culminación y el provecho de los procesos de vida que han enfrentado. Son las hojas que necesitas para vivir en bendición y que pueden incluir el amor a tu familia, tu educación, tu casa, tu salud.. y todo aquello de pasado que sea de bendición a tu vida presente.

Estas cosas pueden haber sido producto de una mala experiencia en tu vida pero al procesar todo lo que entra a tu vida, ¡lo conviertes en bendición!.

Las hojas secas de tu vida a veces pesan más que las mismas hojas verdes y contienen VENENO QUE NUNCA PODRÁS PROCESAR. Por eso hay que dejarlas que se descompongan en el suelo del bosque. Esas hojas secas pueden incluir las decepciones, traumas, dolor y todas las pérdidas de posesiones materiales que hemos tenido en la vida. En fin, es todo lo del pasado que hay que dejar atrás y que ni edifica ni es útil a tu vida presente.

Las mujeres que no hacen este tipo de #fotosintesis de pasado, son aquellas que por los años venideros seguirán siendo engañadas, enfermas, acomplejadas, privadas de su libertad, resignadas, dependientes, sumisas, maltratadas física y emocionalmente; mujeres que se sentirán solas, feas, despreciadas, infelices, problemáticas, etc.

Mujer, ¿qué decides tú? ¿Deseas una nueva vida mientras PROCESAS lo malo del pasado? Te recomiendo que hagas una fotosíntesis de tus hojas mientras INHALAS VENENO y EXHALAS BENDICIÓN…

Lea la Promesa #1 del estudio bíblico “6 Promesas”

Partes de este blog fueron obtenidas con permiso del libro de Betzaida Vargas, “Nunca más te sentirás sola.”

Redes Sociales

¡OLVIDA, AVANZA, CONCÉNTRATE!

Redes Sociales

Quedarte estancada, desorientada y recordando el pasado NO ES UNA OPCIÓN PARA TU VIDA. Tienes mucho por hacer, metas que cumplir y proyectos sin terminar. Mientras estas estancada lamentándote y viendo la vida pasar, ESTAS DESPERDICIANDO el tiempo que Dios te dio para que lo usaras constructivamente. Dale gracias a Dios por la vida, la salud y la gente que aún está a tu lado. Aprovecha a capacidad los talentos, tiempo, inteligencia y fuerzas que tienes. No vivas entreteniendo la nostalgia, depresión, coraje e impotencia. Mujer, anímate. No hagas del desánimo una costumbre. Lea Filipenses 3:13

Redes Sociales
divorciada

Soy desobediente porque ¡me cansé de obedecer!

Redes Sociales

Mujer, ¿estás cansada de obedecer?Lean esto aquellas mujeres que están cansadas de pedir PERMISO. 

Mujeres, desde que somos infantes estamos recibiendo ordenes, sugerencias, castigos, imposiciones y toda clase de cosas que nos DOBLEGAN EL ÁNIMO, EL FUTURO, LA PERSONALIDAD Y LA FELICIDAD. Crecemos con traumas, privaciones, frustraciones y decepciones. Vamos por la vida lamentando lo que pude haber hecho y no hice. Hoy es un buen dia para decidir por dejar atrás todo eso y empezar a desobedecer. Tal vez tengas que desobedecer a otros o hasta a ti misma. Calla, aquieta y anula esa voz interna que te dice que es muy tarde y que ya no lo lograrás.

Fíjate que según pasan los años SIEMPRE tenemos A ALGUIEN tratando de decirnos lo que tenemos que hacer. Primero los padres, la iglesia, la escuela, el gobierno y la comunidad nos imponen una serie de reglas que POR SUPUESTO tenemos que cumplir. Se entiende que todo esto es para moldearnos el carácter y se les agradece. 

¡¡¡PERO!!! Según vamos creciendo SEGUIMOS RECIBIENDO ÓRDENES DE DIFERENTES tipos de personas. Solo cambia la gente, el concepto SIGUE IGUAL, “SIEMPRE TENDRÁS QUE PEDIRLE PERMISO A ALGUIEN”. Nunca podrás hacer lo que desea tu corazón ya que alguien se encargará de NO DARTE PERMISO, FRUSTRARTE EL PLAN O SABOTEARLO UNA VEZ ESTÁS EN EL PROCESO DE OBTENER LO QUE QUIERES. Recuerdo que mi mama (la cual de seguro va a leer este mensaje) me decía “NO PUEDES, NO TE DOY PERMISO” y cuando le pedía una explicación de la negativa me decía “PORQUE YO LO DIGO”. Es hora de ponerle límites a los que te quieren limitar. 

De adultas debemos continuar pidiendo permiso y ¡tenemos que aguantarnos que rotundamente nos digan que NO!

Por ejemplo, cuando debemos pedirle permiso a una pareja para gastar nuestro propio dinero, para cambiarnos el color del cabello, para ir a ciertos sitios, para emprender una idea y para vestirnos de cierta forma. He escuchado mujeres decir que las parejas no las dejan ni ir a la iglesia. 

Al empleador o jefe para que nos de permiso de ir al médico o para ir a una actividad de nuestros hijos en la escuela. Tal parece que el control de nuestras vidas lo tiene el que nos da trabajo. A este, si no le obedecemos, nos quedamos sin trabajo. 

A los hijos, imagínate, hay que consultar con ellos antes de tomar decisiones importantes. O peor aun, creemos que no podemos seguir nuestros sueños porque ahora nos toca vivir los sueños de ellos. 

Y por supuesto, hay que pedir permiso en la iglesia, a ver si puedo maquillarme o no, o volverme a casar o no, o si puedo ponerme pantalones o no. Definitivamente que si nos dejamos llevar por tantas reglas, perderemos el juicio y también la felicidad. 

He visto de todo bajo el sol, desde una mujer que no se afeita las piernas porque un esposo no la deja… hasta un padre muerto que le hizo jurar a su hija que le guardaría luto por un año. ¿Cómo? ¿O sea que este padre dominante antes de morir le dejó unas pocas más de ordenes para ella las cumpliera?

Querida mujer, HOY NO TE INCITO A LA REBELDÍA. Se que todas estas costumbres están muy arraigadas en nuestra cultura. Se que así nos criaron y que se supone que seamos obedientes. Entiendo que hay reglas que debemos seguir porque son universales y muy necesarias, como son los mandamientos de la Biblia o las leyes de tu país. Eso es obvio. Me refiero a las DECISIONES DEL DIARIO VIVIR que tienen el potencial de mejorar o dañar tu vida. Solo quiero que analices lo siguiente:

¿A QUIÉN HAS OBEDECIDO TODA TU VIDA?

¿A QUIÉN CREES QUE DEBES OBEDECER DE AHORA EN ADELANTE?

¿CUÁL CREES QUE ES EL PLAN DE DIOS PARA TI? ¿Qué te aguanta de seguirlo?

MUJER, cree y obedece a Dios. Si Dios ha puesto una inquitud en tu corazón de emprender un negocio, estudiar, viajar, tener un ministerio…te reto a que seas DESOBEDIENTE y sigas ordenadamente un plan de bien para tu vida. Se por experiencia propia que cuando nuestras familias, empleadores y amigos ven que estamos decididas a perseguir nuestros sueños, entonces empiezan a respetarte. Para fundar este ministerio, yo tuve que desobedecer a más de una persona, incluyendo a mi esposo. Cuando le comenté mi plan me dijo: “No lo vas a hacer, en esta casa no hace falta un problema más”. Luego hablé con mi mama, la cual me preguntó: ¿Qué te vas a ganar con eso? “Nada”, le respondí. Ella ella me dijo: “Pues no lo hagas”. En mi trabajo no me quisieron dar permiso para ir a un viaje misionero a Cuba. Eso lo resolví sin titubear. Le dije a mi jefa: “Renuncio, Dios me envío a tener un ministerio, no a pedir permiso”. No me he arrepentido ni un solo minuto de mis actos de desobediencia. Si lamento las miles de ocasiones donde dejé pasar oportunidades porque permití que otro decidiera EL PERMISO QUE YA DIOS ME HABÍA OTORGADO. Cada día doy gracias a Dios por haber sido obediente a él y no a la gente que me rodea. 

Debemos ASPIRAR A SEGUIR LOS DESEOS DE NUESTROS CORAZONES siempre y cuando no nos hagan daña a nosotras ni a nadie más. Dejemos de pedir tanto permisos…

NO SEA QUE VIVAMOS SIN REALIZARNOS EN NADA POR HABER DECIDIDO MORIR SEGÚN NACIMOS, recibiendo ordenes y obedeciendo a todo el mundo menos a Dios. Aprendamos a consultar a Dios en oración y a esperar pacientemente por su respuesta. Luego debemos trazar un plan y seguirlo. 

Mujeres, ¡QUE DIOS LES REGALE DISCERNIMIENTO Y SABIDURÍA!🙋🏻‍♀️ Y las ilumine con muchas, muchas ideas, aunque nadie las entienda, aunque nadie las apoye, aunque te tome tiempo y esfuerzo ponerlas en práctica. Si Dios está contigo, nadie podrá estar en contra de ti. 

Derechos reservados 2018 
Samaritana de Pozo

Redes Sociales

Esperando al que no llega …

Redes Sociales

¡No hay escasez para las mujeres

que confían en Jehová!

En un lugar en Pennsylvania vivía una mujer inmigrante de 40 años. Ella no dominaba bien el idioma inglés. Estaba en este país lejos de su familia. También era divorciada tres veces y tenia dos hijos de padres diferentes. Ella decidió creerle a Dios la promesa de que le daría un hombre como ningún otro. No muy lejos de ella, vivía un hombre de 43 años, cristiano practicante, que había estado casado una sola vez por 16 años y llevaba divorciado 7 años.  Y Dios hizo que se conocieran. Y él vio que había algo diferente en ella y la invitó a su iglesia. Ella aceptó la invitación a pesar de que ella era católica. Al otro día se compró una Biblia y a los cuatro días de conocerlo fue con él a su iglesia. Y la iglesia y el hombre le gustaron lo suficiente como para seguir con ambos… hasta el día de hoy. Esa mujer soy yo y ese hombre es mi esposo. Yo sé que nadie apostaba a que alguien con mis cualificaciones personales podía conseguir un buen esposo. Pero Dios desafió las estadísticas que dicen que mientras más fracasos matrimoniales tienes, peor va a ser el próximo matrimonio. Y si lo hizo por mi, también lo haría por ti. Solo tienes que creer y depender en Dios. Yo supe distinguir que este hombre era diferente a los demás porque ya había conocido la historia de amor de Rut y Booz que se encuentra en el libro bíblico de Rut. Este libro tiene solo cuatro capítulos y se puede leer en menos de una hora. Yo no estudié psicología. Tampoco soy pastora ni esposa de pastor. No saqué estos pasos que te voy a recomendar de un manual de universidad.  Tampoco lo leí de un libro cualquiera ni me lo contó una amiga.  Baso esto en mi larga experiencia de fracasos y en el libro bíblico de Rut. Con el discernimiento que me ha dado Dios me atrevo a ofrecer estas recomendaciones. He entendido que hay tres grandes dilemas en este proceso de conseguir la pareja adecuada:

1. ¿Dónde encuentro el novio?

(Muy buena pregunta)

Booz se interesó por Rut

Luego Booz le preguntó al jefe de los trabajadores:

—¿Quién es esa muchacha?”

Rut 2:5

————————

Alguien tenia una intención

“—Hija mía, me siento obligada a buscarte esposo.

Quiero que tengas tu propio hogar y que vivas feliz.”

Rut 3:1

————————

El buscar pareja puede ser o no ser algo intencional.  Muchas veces la persona adecuada llega de repente, otras veces hay que hacer algo intencional para conocer esa persona.  Cuando se junta la mano de Dios con una intención grandes cosas pueden pasar. Me imagino que lo primero que te viene a la mente es: “Hay muchas mujeres buscando lo mismo que yo, no quedan hombres buenos y muchas de esas mujeres son mejores que yo, mas jóvenes que yo, mas lindas que yo.” Eso de que ya todos los hombres buenos están cogidos no es cierto. Y ni se te ocurra mirar los maridos ajenos. ¡Dios no te va a bendecir dándote el marido de otra mujer! Pero a pesar de todas las dudas que puedas tener, debes tener muy claro que no hay escasez de nada para las mujeres que confían en Jehová.

Sé que es bien complicado encontrar pareja cuando ya eres adulta, divorciada y con hijos. También sé que no existe el lugar perfecto para conocer un hombre. Puedes conocer un hombre en la iglesia, en el Internet, en un restaurante, en la universidad, en los trabajos, etc. y nada de esto te garantiza que va a ser una buena o mala persona. Es por eso que tienes que estar en oración pidiéndole a Dios que te muestre lo que debes hacer. Pudiera ser que la persona que usted cree que es la que necesitas en tu vida,  a lo mejor no es la persona que Dios tiene para usted. Y lo más importante es entender que si ese hombre te hace daño o te aleja de Dios, Dios no te lo envió. Ese no es y punto.

2. ¿Cómo hago para conocerlo bien?

(Con calma)

¿Es bueno y amable contigo?

“¡Muchas gracias, señor! 

Usted es muy bueno conmigo

y me ha hecho sentir bien.”

Rut 2:13

————————

¿Demuestra interés en tus cosas? ¿Se está acercando a ti?

“A la hora de comer, Booz invitó a Rut

y le dijo: —Ven, acércate”

Rut 2:14

————————

¿Te defiende y busca lo mejor para ti?

“—Dejen que Rut también recoja espigas

donde están los manojos de cebada. 

Además, dejen caer espigas de sus 

propios manojos

para que ella las pueda recoger.

Y no la molesten.”

Rut 2:15-16

————————

¿Reconoce lo bueno en ti y te complace?

 No tengas miedo, Rut;

toda la gente de Belén sabe que 

tú eres una buena mujer.

Por eso, voy a hacer lo que me pides.”

Rut 3:11

————————

¿Provee para ti y los tuyos?

“Rut le contó a su suegra todo lo que

 Booz había hecho por ella, y agregó:

—Booz me dio toda esta cebada 

y me dijo:

“No debes regresar a la casa de tu 

suegra con las manos vacías”.”

Rut 3:16-17

————————

Este es el proceso crítico y donde veo que más mujeres fallamos. Nos dejamos llevar por la primera impresión.  Le creemos todo lo que nos dicen de su pasado y empezamos a fantasear sin siquiera conocerlo. Hay que ir poco a poco para ir descubriendo todos los problemas y virtudes que esta persona tiene.  Es una buena etapa para hacer una oración como esta:

“Señor quiero estar alerta y receptiva

para estar segura de lo que 

estoy haciendo.

Muéstrame Señor, lo antes posible, 

si esta  es la persona que tú

 quieres para mí.

No sé lo que me deparas Señor,

solamente te pido que me muestres 

lo que quieres que yo haga.”

Recuerda que tú no sabes a lo que te estás enfrentando. La experiencia me ha dicho que en los primeros dos o tres meses todo es perfecto. Esa persona tiene detalles y te muestra solo su parte buena. Si esa persona se queda cerca de ti por más de tres meses es bien probable que tenga un interés genuino. La mayoría de los hombres desaparecen rápidamente cuando usted le aplica disciplina. Analiza esto,  si él no es capaz de complacerla y respetarla desde el inicio de la relación,  ¿Cree usted que valdrá la pena mantener una relación con ese hombre?

Otra cosa negativa que hacemos en este período es demostrar demasiado interés. Tampoco es bueno tratar de acaparar a la otra persona demasiado rápido. Muchas se lo presentan a los hijos sin saber si ese hombre se va a quedar en su vida o no. Y lo peor es entrar en un proceso de intimidad en esos primeros meses que son tan críticos para tener una visión objetiva de la persona. Te propongo que inviertas esta etapa investigando y escudriñando el potencial que ese hombre tiene para compartir la vida contigo y tus hijos. Si ese hombre tiene prisa y quiere hacer todo a la ligera…es bien probable que según de rápido llegó, así de rápido se desaparezca, ya que no hizo ninguna inversión de tiempo ni de recursos. Si usted no le cuesta ningún trabajo, no la va a valorar.

Hay algo bien importante en este periodo y es cuidar tu reputación. Todas queremos un hombre bueno, un hombre que nos provea, un hombre dulce, un hombre que nos quiera los hijos, pero ¿qué tú estás haciendo AHORA MISMO para prepararte para cuando ese hombre llegue te reconozca como una mujer valiosa? Recuerda que todo lo que hagas con él en esos primeros meses, van a definir en su mente la clase de mujer que eres. No digas que eres una mujer respetable y valiosa, pero actúas de forma contraria. Conviértase en una mujer que vale tanto, que tu pasado sea irrelevante.

3. ¿Cómo decido si me quedo con él?

(Lanza un plan y ten paciencia)

El plan

“Esta noche él va a estar en su campo,

 separando el grano de la paja.

Báñate, perfúmate y 

ponte tu mejor vestido.

Ve al campo donde está

 Booz trabajando,

pero no lo dejes que te vea hasta 

que termine de comer y beber.

Fíjate bien dónde va a acostarse.

Cuando ya esté dormido, 

ve y acuéstate a su lado.

Así él sabrá que tú le estás 

pidiendo su protección,

y él mismo te dirá lo que debes hacer.”

Rut 3:2-4

————————

Sin prisa

“—Ahora sólo tenemos que 

esperar con paciencia.

Estoy segura de que Booz no 

va a descansar hasta que 

este asunto se resuelva.”

Rut 3:18

————————

Si le interesas, él se encarga del asunto

“Luego Booz se dirigió a las personas

que estaban allí, y les dijo:

—Ustedes son testigos de que 

hoy le compro a Noemí

todo lo que perteneció a Elimélec 

y a sus hijos.

Además, me voy a casar con Rut, 

la viuda de Mahlón.”

Rut 4:9-10

————————

Y si te ama, se casará contigo

Al poco tiempo Booz se casó con Rut y

Dios permitió que ella 

quedara embarazada”

Rut 4:13

————————

Ahora viene el plan de acción.  Ambos tienen que estar de acuerdo en lo que quieren hacer. Como ven en los versos anteriores Rut hizo su parte (de acuerdo a la costumbre de la época) al demostrarle interés. Por otra parte, el hombre hizo la diligencia que le correspondía. Si Dios ya te ha dado confirmación de que esa es la persona ideal para usted, siga adelante con la relación. Y preguntas, ¿cómo voy a saber si Dios me quiere en esta relación? Te recomiendo que aprendas a escuchar la voz de Dios. Es esa voz que te habla en todo momento durante el día. La voz de Dios es tal vez eso que te hace dudar si esa relación te conviene o no, o la voz que te confirma que ese hombre te conviene y que va a ser de bendición en tu vida.

Si ese hombre no era lo que usted esperaba, usted continúa con su vida. Recuerde que no diste demasiado y no tuviste intimidad con él. Nada ganaste y nada perdiste.  Antes de conocer a mi esposo estuve soltera por tres años. Me dediqué a mí misma. Fue un tiempo precioso, el cual disfruté mucho. Tenía tiempo para ejercitarme, para leer y meditar. Estaba tratando algo que nunca había tratado, ya que anteriormente salía de una relación y me metía en otra inmediatamente. A lo mejor el plan de Dios para ti en este momento es que te dediques tiempo a ti misma.

Así cuando repitas esto pasos estarás lista para una relación verdadera. Esto es como un tiempo de preparación, donde aprendes a ser feliz sola, a la vez que te preparas para ofrecer cosas bonitas a tu futuro novio. Cuando esa persona llega, él te reconoce como una mujer valiosa. Usted no tiene que hacer mucho esfuerzo para ser reconocida porque “todo el mundo sabe que eres una buena mujer”. Siga orando, no hay nada malo en orar al Señor que te envié un compañero. Después de todo, el matrimonio lo inventó Dios.  Las estadísticas de fracasos de segundos y terceros matrimonios no son alentadoras. Pero yo le creí a Dios y no a las estadísticas y lo intenté otra vez. Dios desafía todas las estadísticas, pronósticos y gente mal intencionada, para su gloria. Y después oirás a algunos decir: “¿Acaso no es esta Fulana, la divorciada? Mira el marido que se consiguió. Sabrá Dios de donde lo sacó.”  ¡Exacto, es que no saben que Dios mismo te lo envió!

Betzaida

Redes Sociales

Carta para mi amiga la felizmente casada, de tu amiga la divorciada

Redes Sociales

Querida amiga felizmente casada:

Te escribo esta carta con el propósito de que nos edifiquemos las dos. Quiero escribirte algunas cosas que no me atrevo decirte. Quiero que sepas que te agradezco que me aceptes a pesar de lo que yo he pasado.  Tú eres una de las pocas mujeres, si no la única, que me acepta como amiga después de mi divorcio. Desde que me divorcié muchas de mis amigas casadas se fueron alejando de mi. Sentí como si de pronto empecé a padecer de una enfermedad contagiosa, llamada “divorciada”.  Al parecer, esta enfermedad te convierte (de la noche a la mañana) en una mujer seductora que también es amargada, resentida, solitaria, quita maridos y rompe hogares.  Gracias por no tener un mal concepto de mi. Esto es lo que quiero expresarte.

1. Gracias por entender mis penas de divorciadaLas cosas en mi vida no resultaron como yo esperaba. Solo Dios sabe el porqué. Yo traté de salvar mi matrimonio, pero ninguno de mis intentos funcionó.  Siento como si el nivel de esfuerzo que utilicé no fue compatible con el resultado.   Gracias por no cansarte de escuchar mis historias una y otra vez.


2. No dejes de aconsejarme y escucha tu también el consejo de esta amiga- Si somos verdaderas amigas es para aconsejarnos mutuamente. Yo puedo aprender de ti y tú de mí también. El haber pasado por un divorcio no me hace una fracasada, me hace una mujer fuerte y sobreviviente.

“Esas mujeres mayores tienen

que instruir a las más jóvenes

a amar a sus esposos y a sus hijos,

a vivir sabiamente y a ser puras…”

Tito 2:4-5


3. Recuerda que en los días especiales  yo no tengo a nadie que se acuerde de mí-Gracias por los “detallitos” que tienes conmigo. Significan muchísimo para mi. Muchas veces has sido tú la única que se ha acordado de mi en fechas especiales.

 “Y no se olviden de hacer el bien

ni de compartir lo que tienen con 

quienes pasan necesidad.

Estos son los sacrificios que le agradan 

a Dios.”

Hebreos 13:16

4. Me da risa cuando tu te quejas y yo me quejo, pero por diferentes razones Yo me quejo continuamente de lo difícil que es la vida.  ¿Sabes?  A veces te escucho quejarte de que eres “como sola”.  Y aunque entiendo lo que quieres decir, al menos tienes quien te ayude en lo poco o en lo mucho.



5. Gracias por no desconfiar de mí- Mi pasado no determina mis acciones presentes. He aprendido mucho. Como la mujer samaritana en la Biblia, que pasó de ser una mujer con  seis maridos, a ser una evangelizadora. ¡Todavía tengo esperanza de que algo espectacular pase en mi vida!

“Muchos se dicen ser amigos fieles,

    ¿pero quién podrá encontrar uno

realmente digno de confianza?”

Proverbios 20:6

6. Perdona si a veces no puedo atenderte cuando me llamas, mi vida es un tanto complicada- Yo no quería criar mis hijos sola.  Y sabes lo mucho que trabajo porque el dinero que recibo  para los niños apenas nos da para sobrevivir. Y encima tengo que encontrar tiempo para mantenerme en forma, comer bien y estar bonita. La vida es bien difícil para las divorciadas, especialmente para las que tenemos niños. Y pensar que muchas de nosotras no nos buscamos lo que nos pasó.


7. Gracias por siempre escucharme sin juzgarme y por estar a mi disposición en las buenas y en las malas- A veces hago cosas con las que tu no estas de acuerdo. Se que a veces te preguntas cosas de mi pasado. ¿Qué más da lo que ya pasó? No necesito jueces en mi vida, necesito comprensión y apoyo.

“Al amigo que sufre se le ama,

aun cuando no haya sido fiel

al Todopoderoso.”

Job 6:14

 

Para concluir, querida amiga felizmente casada,  solo quería decirte que contar con tu amistad es una bendición de DIOS. Gracias por dejarme ser parte de tu vida. Sabes que tu también cuentas con mi cariño y fidelidad. Aquí estaré para ti en las buenas y en las menos buenas también. Gracias por mostrarme compasión. 

Sinceramente,

Tu amiga la DIVORCIADA


  

Redes Sociales

La injusta mala fama de la divorciada

“Enseña estas cosas con toda autoridad,

para animar y corregir a la gente.

No des motivo para que te falten el respeto”

Tito 2:15

Llevar el título de divorciada no es nada fácil sobre todo si eres una mujer cristiana. Pero compartir que has sido divorciada múltiples veces es todavía peor. No importa cuántas veces te has divorciado, la gente te juzga igual. Ser divorciada es para algunos sinónimo de fracaso, falta de compromiso, inmoralidad e inestabilidad, entre otras cosas. Es por esta “injusta mala fama” que muchas mujeres mienten sobre su estatus civil para que no quede al descubierto la “vergüenza” de ser divorciada. Otras creen que tienen que vivir destinadas a una vida de culpa y rechazo. Para las que se sienten culpables de su pasado les recomiendo el blog  Borrón y cuenta nueva-Las nacidas de nuevo no tienen memoria.  ¡Recuerda que Dios te ama y quiere restaurarte. El quiere que recobres tu condición original. Puedes ser una mujer nueva!

Hay mujeres que juzgan a las “legalmente divorciadas” pero ellas mismas han vivido en concubinato y han sufrido decepciones, rupturas y separaciones de pareja igual que las divorciadas, con la única diferencia que ellas lo pueden esconder porque no dejaron una huella legal. Esto es un principio fácil de entender…si no te casas…no tienes que divorciarte.

Hay también mujeres casadas en relaciones abusivas y peligrosas que no se separan de los esposos sin importarles si ponen en riesgo el bienestar de ellas y sus hijos, solo por no tener que aceptar que su matrimonio fracasó.  En estos casos extremos es recomendable que se busque ayuda profesional y consejería.

Por otro lado hay  mujeres felizmente casadas que han tenido la bendición de estar en una relación estable y saludable. Muchas veces y sin malicia estas mujeres juzgan a las divorciadas ya que no entienden porqué hay mujeres en relaciones dañinas. Para algunas mujeres es solo un sueño lejano el tener una relación de pareja saludable ya que todo lo que conocen es de relaciones inestables y problemáticas.

Algunos de los prejuicios que sufren las divorciadas son los siguientes:

1. Las acusan de apoyar el divorcio- Las mujeres no se casan pensando en que se van a divorciar. Lo hacen porque están enamoradas y están seguras de que van a compartir el resto de sus vidas con ese esposo. Muchas de ellas no quieren divorciarse pero tienen que hacerlo por diferentes razones como infidelidad, abuso, inmoralidad, abandono, etc.

2. No trataron lo suficiente antes de divorciarse- Tampoco las podemos juzgar en esto ya que no sabemos los esfuerzos que la pareja hizo para tratar de salvar el matrimonio. Cada relación es individual y privada.


3. Están buscando pareja- No todas las divorciadas tienen interés de conseguir una nueva pareja. A muchas mujeres les toma años aceptar el divorcio, sanar y estar listas para empezar de nuevo. Otras se sienten felices de estar solas ya que han quedado traumatizadas por las relaciones anteriores o porque disfrutan plenamente de la vida sin pareja.

4. Necesitan quién las apoye económicamente– La mayoría de las mujeres divorciadas son auto suficientes y no necesitan económicamente de ningún hombre para sostener una familia. Yo respeto mucho a las mujeres divorciadas con niños que hacen maravillas con los escasos recursos que tienen para mantener su familia. Muchas veces no tienen apoyo económico de nadie, ya que no reciben pensión alimentaria para los niños o ninguna ayuda de bienestar social. 

5. Se fijan en hombre casados- Por lo general, las mujeres divorciadas son sensibles a los matrimonios de los demás y respetan el hecho que un hombre sea casado. Especialmente si ella ha sufrido por la infidelidad de un ex esposo. Después de haber sufrido una decepción amorosa muchas mujeres quieren sentirse amadas y únicas, no ser amantes de hombres comprometidos.

6. Viven de la manutención de los niños- Casi todos los hombres divorciados señalan que las ex esposas usan el dinero de la manutención para otras cosas que no son los gastos de los hijos. Parece que las mujeres divorciadas que reciben éste beneficio están destinadas a que las acusen de mal uso del dinero. 

7. Son dignas de pena-   Pasar por un divorcio transforma a una mujer. Las convierte en  fuertes y auto suficientes.  En el proceso de divorcio descubren que son capaces de lograr por sí solas mucho más de lo que creían.

8. Son más fáciles de conquistar que una soltera- Las divorciadas no creen todo lo que les dicen. Ellas cuestionan más, tienen más discernimiento y están más atentas a señales buenas y malas en los hombres ya que no desean repetir los mismos errores del pasado.

 

 

Mujer recuerda esto,  ser divorciada no es sinónimo de fracaso ni de libertinaje. Ser divorciada tampoco es una mala palabra, es un estatus civil.  Mis respetos para todas las mujeres que mantienen solas sus hogares y que también tienen que soportar las críticas, rechazo y juicio del prójimo.
©samaritanadelpozo 2017

¡DIVORCIADA Y BENDECIDA!™

#divorciadaybendecida

 

Borrón y cuenta nueva-Las nacidas de nuevo no tienen memoria

¡Las nacidas de nuevo 

no tienen memoria!

Pasé muchos años de mi vida ocultando información para que nadie supiera que me había divorciado tres veces. Siempre mencionaba a los padres de mis hijos porque no podía negarlos, ya que era obvio que algo había tenido con ellos 😉 . Me daba vergüenza aceptar y compartir que había tenido tantos fracasos. Solo mi familia y amistades cercanas sabían mi “secreto”. Incluso mi hija me amenazaba con divulgar esa “información confidencial” para tratar de manipularme cuando quería conseguir algo. Eso fue hasta que descubrí en la Biblia el término JUSTIFICACIÓN.  De pronto, ya mi pasado no me encadenaba, me liberé de toda culpa, pena, depresión y vergüenza.

Leer y entender esta palabra me ayudó a aceptarme, perdonarme y a empezar de nuevo. Sentí como si mi récord fue completamente borrado y tenía la oportunidad de empezar de cero. Olvidé todas esas cosas de mi pasado que me molestaban y que eran una carga para mí. Te recomiendo que hagas un listado de cosas que has hecho y que te dan vergüenza o cosas del pasado que te incomodan y que sientes que tienes que olvidar y sanar.

Luego analiza porque las hiciste, por ejemplo, cuáles eran las circunstancias en ese momento, que edad tenías, donde vivías, etc. Esta es la justificación humana de porqué hiciste lo que hiciste. Pero recuerda que la justificación que viene de Dios es la más importante. Mientras más leas el pasaje bíblico sobre la justificación, más rápido sanarás. Repite esto todas las veces que sea necesario, por días, por meses, hasta que un día realices que ya tu pasado no es importante. No tengas miedo de soltar la carga emocional que llevas internamente.
Ten fe que al empezar de nuevo no vas a fracasar. El cambio en ti será real y notable. Verás las reacciones de otros cuando te vean transformada. Algunos se sorprenderán. Otros te criticarán, como si estuvieras destinada a vivir condenada por tu pasado. Y algunos dirán:  “ya verás como vuelve a la vida de antes”. Y luego no le queda más remedio que aceptar que cambiaste y que Dios tuvo misericordia de ti. A esto se le llama testimonio.

Porque cuando alguien hace algo bueno por ti, merece que se note un cambio en ti, que lo cuentes y le des el crédito que merece.  Tus situaciones pasadas ya no son una carga, son tu testimonio. Si no has pasado por nada, nada tienes para contar. Pero te advierte la palabra de Dios que una vez que decidas cambiar… no podrás mirar atrás.

Jesús le dijo:  No se puede 

pertenecer al reino de Dios y

hacer lo mismo que hace 

un mal campesino.

Al que se pone a arar el terreno

y vuelve la vista atrás,

los surcos le salen torcidos”Lucas 9:62

Aquí te presento varios versos bíblicos que te ayudaran a soltar el pasado, a sanar y a empezar de nuevo. Tendrás la frente en alto y te sentirás con más ánimos que nunca sabiendo que fuiste predestinada, llamada, justificada y glorificada por Dios.

“Respondió Jesús y le dijo: 

De cierto, de cierto te digo,

que el que no naciere de nuevo,

no puede ver el reino de Dios”

Juan 3:3


  “De modo que si alguno está en Cristo, 

nueva criatura es; las cosas viejas

 pasaron; he aquí todas son 

hechas nuevas”

2 Corintios 5:17


“No recuerden ni piensen 

másen las cosas del pasado”

Isaías 43:18


“Mujer, ¿dónde están los que te 

acusaban? ¿Ninguno te condenó?

Ella dijo: Ninguno, Señor.

Entonces Jesús le dijo:

Ni yo te condeno; vete, y no peques más”

Juan 8:10-11


Otros pasajes bíblicos sobre la justificación.

Definición de justificación.

Betzaida

Soy divorciada con varios niños y muchos apellidos

Rumores y más rumores…

“¿Serán todos sus hijos del mismo hombre?”

“Esos nenes no se parecen, deben ser de padres diferentes.”

“Cada hijo de esa mujer es de un hombre diferente.”

“Los hijos de ella son bastardos.”

“Ella tiene hijos de todos los colores.”

Si alguna vez usted se ha sentido juzgada o desacreditada por esta razón,

se identificará con este verse bíblico:

 

Varios años atrás estaba de camping con mi familia en Pennsylvania, EE.UU. En la entrada de cada campamento las familias tenían un letrero con el nombre familiar, por ej. la familia Pérez tenía un letrero que decía, “Los Pérez”. Y entonces llegué yo con mis dos hijos y con mi esposo, que no es el padre de mis hijos. Todos en mi casa tenemos un apellido diferente, por lo cual era complicado poner un letrero anunciando quienes éramos por ser una mezcla convertida en una nueva familia. El problema quedó resuelto cuando decidimos no poner ningún letrero. Hubiese sido confuso para mucha gente y no teníamos deseos de explicarle a los curiosos el por qué de tantos apellidos, que en adición de ser muchos… eran apellidos hispanos y raros para los americanos.

Otro ejemplo es cuando voy a las escuelas o médicos con mis hijos y me llaman por los apellidos de mis hijos, que son los apellidos de mis dos exesposos. Yo respondo amablemente como si en realidad ese fuera mi nombre. Después de todo, esos son los apellidos que yo escogí para mis hijos y los cuales hice míos también, aunque no los lleve legalmente. Me explico…el día que decidí embarazarme de mis dos exesposos yo ya sabía cuál apellido iban a tener mis hijos. Ese apellido, el padre y la familia paterna que mis dos hijos tienen se las escogí yo.

Como ven, es un poco bochornoso tener que vivir explicando que, aunque los crié en mi vientre y los parí, mis hijos y yo no tenemos el mismo apellido. Pero lo que no entiendo es como hay gente que todavía asume que todos los que se llaman familia y viven en una misma casa tienen que tener el mismo apellido. Yo he escuchado muchos tipos de bromas, murmuraciones y hasta desprecios de aquellas y aquellos que creen tienen la familia perfecta solo porque todos tienen el mismo apellido y se parecen físicamente. Hay múltiples razones por las cuales la gente que son familia no usan los mismos apellidos:

  • Los hijos son de diferentes padres
  • Los niños son adoptados legalmente y no se les cambió el apellido o sencillamente los adoptaron sin ningún procedimiento legal.
  • Es una familia mixta, es decir una familia donde el esposo y la esposa tenían hijos antes de casarse.
  • Hijos de madres solteras, a los cuales se les puso el apellido del padre, pero el padre no está presente.

Esta es la palabra de aliento que les tengo a las divorciadas, vueltas a casar, madres solteras y a aquellas que ni saben quién es el padre de su hijo. De jóvenes soñamos con el príncipe azul, con tener una casa linda y con tener todos los niños del mismo padre. Luego vino la realidad y al final terminamos con varios niños de varios maridos. Eso forma parte de tu pasado y no debe ser motivo de vergüenza para ti. De lo que se habla poco es de la otra cara de la moneda que son: aquellas mujeres que intencionalmente le paren todos los hijos al mismo hombre solo por decir que son del mismo padre. Aunque no lo amen, aunque las maltrate, aunque sea un mal padre. O las que dicen que el niño es del esposo y le ponen su apellido, pero se sabe que no es cierto. Ninguna de las anteriores fueron buenas elecciones. Todas tenemos una historia para contar, algunas hacemos de nuestra historia un testimonio, otras la convierten en una vergüenza para ocultar y otras la convierten en mentiras que a la tumba se llevarán.

 

Mujer que crías niños sola, aquí te doy una palabra de aliento.

 

1. Tu familia y tus hijos te los dio Dios. Siéntete orgullosa de que tienes hijos y una familia,

hay mujeres que no han podido tener hijos.

 

  “Antes que te formase en el 

vientre te conocí”   

  • Jeremías 1:5

     

    2. Tu estás enviada por Dios a edificar y defender tu casa.

    Tu familia no puede ser motivo de vergüenza para ti.

    Defiende tu familia. Tu también tienes una familia. No estas incompleta, Dios está contigo.

 

3. Tus hijos tienen derecho a saber de dónde salió el apellido que llevan.

Eso es parte de su historia.

No te lleves secretos a la tumba.

Permite que se relacionen con la familia paterna.

Tomad el censo de toda la  congregación

de los hijos de Israel por sus familias, por las casas de sus padres,

con la cuenta de los nombres, todos los varones por sus cabezas”

Números 1:2

 

 4. Ten preparada la retórica que le vas a decir a la gente que le encanta mirarte con desprecio.

Yo he sentido esa mirada muchas veces. Mujer, aprende a defenderte.

No debemos darle explicaciones a la gente, pero si hay que aprender a responder adecuadamente.

 

5. Haz lo mejor que puedas para criar a tus hijos y sus frutos hablarán por si solos.

Cancela, rechaza y anula todas las estadísticas que predicen maldición para ti y tus hijos.

Cree en las promesas que Dios te da. Si, Dios bendice tu familia también.

 

Dios no desampara a las madres solteras o divorciadas que están criando niños solas. Tampoco Dios te desprecia porque tus hijos sean de diferentes padres. Hay muchas promesas en la Biblia para las mujeres solas con niños. Ni usted ni yo somos las primeras en pasar por esta situación. Mantenga su frente en alto. Haga todo lo que pueda para criar bien a sus hijos. Y el tiempo y Dios se encargarán de pasar juicio, no sobre usted,  sino sobre todos aquellos que la juzgaron mal.

Mirando a el futuro sería prudente que no nos dejemos hacer más cuentos por parte de los hombres. No somos vientres alquilados para darle hijos a hombres que no quieren compromisos con nosotras. Somos mujeres de carne y hueso y con sentimientos. Como ya sabemos lo que siente al criar niños solas, es mejor solo tener hijos dentro del matrimonio. De igual forma se puede ir el esposo y dejarte criando niños sola, pero te quedará la satisfacción de que hiciste tu parte.

 

Betzaida

 
divorciada

Mujer vales mucho, no tienes precio

Esta foto la tomé de mi Biblia. Yo pinto mi Biblia, es un pasatiempo que me relaja y me ayuda a entender la Palabra de Dios de un modo bien personal. Este es el rostro cubierto de Tamar dibujado por mí, que de artista no tengo nada…

Tamar había quedado viuda de Er, el hijo primogénito de Judá. Su suegro le prometió darle a otro de sus hijos por esposo. Pero pasaba el tiempo y ella empezó a desesperarse porque quería darle descendencia a su fallecido esposo. Era costumbre en aquella época que las viudas debían procrear de un familiar de su esposo luego de su fallecimiento.

Y se le ocurrió engañar a su suegro haciéndose pasar por ramera para lograr embarazarse y darle descendencia a su esposo.

 

 ” Y se cubrió con un velo y se arrebozó (se envolvió bien)

y el la tomó por ramera y se acostó con ella. Y ella le preguntó:

¿Qué me darás por llegarte a mí?

El respondió:

Yo te enviaré del ganado un cabrito de las cabras”

Génesis 38

Cuando leí esta historia me vino a la mente que algunas de nosotras nos “vendemos” ya sea por un “cabrito” o hasta por menos. Me acordé de las veces que le ofrecí compañía a algún hombre a cambio de una cena, unas flores o un regalo. Me acordé de las esposas que siguen viviendo con el esposo sin amarlo porque le paga el alquiler. Y peor aún…las que se “venden” a cambio de promesas…que nunca les van a cumplir.

Decimos que eso no sucede hoy día, cuando en realidad hay muchas mujeres solteras y casadas en relaciones solo para conseguir algo…Es una relación de toma y dame, pero disfrazada de amor.

Yo sé que esto suena fuerte…pero hay que analizar esto inteligentemente. Hay una forma de saber si usted está en una relación porque le van a dar “del ganado un cabrito” o porque usted en realidad es feliz y ama esa persona. Así lo veo yo…imagínese que ese hombre pierde todo lo que tiene y se enferma, ¿seguiría usted con él a pesar de su mala fortuna?

La vida es corta y no hay nada mejor que trabajar para conseguir lo que se quiere porque lo que es tuyo nadie te lo puede quitar. Cuando yo tenía 25-30 años todavía soñaba con el príncipe azul que me iba a liberar de las cadenas de la esclavitud del trabajo 😆 Hoy estoy agradecida que nunca lo encontré porque me he desarrollado personal y profesionalmente.

No tiene nada de malo el estar con alguien que te trata bien y te compra cosas o que te mantiene, el problema es que estés ahí, no por amor, sino que digas: “¿Qué me darás por llegarte a mí?”

Luego de todas las relaciones tumultuosas que tuve en mi juventud…aprendí POR FIN a no “venderme” por nada…me ayudó mucho leer y leer y releer el libro bíblico de Rut.  Si no lo has leído y todavía estas buscando pareja, te lo recomiendo. Ahí vas a entender que cuando encuentres tu Booz no vas a tener que “venderte” nunca más…porque para él no tienes precio.

Nota: “Esto se lo escribo con cariño y con el más absoluto respeto. Solo quiero ponerlas a pensar y a analizar. Hablo de mi propia experiencia, porque yo también hice estas cosas.”