divorciada

#REINA DE LA ALDEA

¿Princesa o una niña real? Mujer, hoy te aliento a que NO le hagas creer a tu hija que es una princesita o reina.  Tal vez lo seguirás haciendo, pero solo quiero poner mi granito de arena para ayudarte a proteger a la #reina de tu aldea. Al tratarla como una niña real,  lograrás afianzar sus pasos, para que ella camine por la vida como una verdadera hija de Dios y SIN PROBLEMAS NI TROPIEZOS, aunque no tenga zapatillas de cristal. Aunque  sigamos vistiendo de princesas a nuestras hijas (se ven preciosas) les vamos a decir que ellas no son verdaderas princesas pero si hijas de Dios y que aún siendo mujeres normales Dios las ama y puede hacer cosas extraordinarias con ellas, incluso convertirlas en VERDADERAS REINAS Y PRINCESAS, de esas que tienen títulos de la realeza, de la nobleza o de belleza.

Yo soy una #reina de la aldea, siempre seré una de ellas. No importa cuantos años pasen, siempre recordaré lo bello que fue mi reinado. Tampoco olvidaré lo que esos hombres me hicieron cuando era una niña y no tenía capacidad mental y física para defenderme. En la pag. 36 de mi libro, NUNCA MÁS TE SENTIRÁS SOLA, describo como fui coronada reina de mi aldea a los 5 años y como paradójicamente ya desde entonces estaba siendo abusada sexualmente. Estos abusos se extendieron hasta pasados mis 18 años, cuando todavía era vista y usada como objeto sexual a cambio de proveerme y cubrirme algunas necesidades básicas. (El libro describe una excursión por una aldea, en donde les enseñó una mejor manera de vivir a las mujeres sin marido. El recorrido se torna muy divertido luego que salimos del lugar más tenebroso de la aldea, en donde toco unos temas tenebrosos también)

Una aldea, según describo en mi libro, es la suma de los entornos en el cual una mujer es expuesta a través de su vida, ya sea una aldea con caminos polvorientos o en una bella casa en el más exclusivo de los suburbios. Todas tenemos una “aldea”. A la mía le llamo en mi libro, PROMESA.

Los “buitres” según describo en mi libro en la pag. 41 “son esas personas que andan volando en círculos sobre ustedes, sus hijos y sus familias, esperando un descuido suyo para atacar lo que ellos ven como delicioso desperdicio, pero que es lo más preciado que ustedes tienen”.

Hay en el mundo demasiadas #reina de la aldea, que son preciosas e inocentes niñas que son vistas como objetos disponibles para ser usadas por “buitres” que buscan satisfacer sus desviados deseos sexuales. Muchas de las mujeres que han sido abusadas sexualmente también fueron llamadas y vestidas como reinas y princesas mientras FUERON OBLIGADAS A CALLAR LOS ABUSOS. MUCHAS AÚN SIGUEN EN SILENCIO por el miedo a delatar al “buitre” que muchas veces es un familiar o figura de autoridad. La #Reina de la Aldea también representa a las mujeres que los “buitres” abusarán en el futuro si no hacemos algo para prevenirlo. Se piensa que estos abusos a nuestras niñas ocurren a través de trata humana, el matrimonio forzado de niñas, el turismo sexual, la mutilación de los órganos genitales o siendo secuestradas por extraños. La realidad es que la mayoría de las niñas son abusadas y atacadas sexualmente por los “buitres” que viven en las cercanías de su propia “aldea”, incluyendo dentro de su casa y por conocidos de ella y de su familia.

El abuso sexual en las niñas y niños es un problema global por lo que los gobiernos del mundo y muchas organizaciones están tratando de prevenir estos sucesos, pero NO han podido erradicarlo. Por más programas que promuevan, NADA va a cambiar si las mujeres no nos hacemos cargo unas de la otras y comenzamos a trabajar en este asunto desde ADENTRO de nuestras casas. Toda la prevención comienza cuidando, educando y protegiendo a las #reinas de nuestras aldeas que son nuestras hijas, nietas, sobrinas, vecinas, hermanas, estudiantes, primas, cuñadas, y cualquier niña o joven con la que tenemos contacto.

Mujer, continúa leyendo ya que también esto pasa en tu aldea, queda de tu parte aceptarlo y ser parte de la solución. Tengo en mi corazón un gran peso de educar a las mujeres para que aprendan a cuidar a las que ellas llaman #reinas de su aldea para que ninguna niña en el mundo tenga que ser víctima de abuso sexual, mientras es llamada y vestida como princesita y reina, debido a la insensatez, incredulidad, ignorancia y despite de su madre, abuelas y demás familiares. Muchas de estas madres que dicen amar a sus hijas, exponen a sus hijas ya sea dejándolas a la merced de los “buitres” o al exponerlas con sensuales vestimentas, despertando así el deseo sexual de los asquerosos buitres. Deseo educar a las mujeres para que sean sobreprotectoras con sus hijos y que desconfíen igualmente de conocidos y extraños que se acercan a sus casas.

No tengo por costumbre llamar a ninguna mujer “reina” o “princesa”, a no ser que sea una mujer que lleva algún título real, de nobleza o de belleza o sea, de esas mujeres que son verdaderas princesas y reinas. El resto de nosotras, usamos esos términos de reina y princesa para determinar lo especial que somos, o para escapar la realidad de nuestras normales y comunes vidas. De niñas, nos visten como y nos llaman princesitas y nos hacen creer que un día nuestro príncipe llegará para rescatarnos y hacernos felices para siempre en nuestro castillo encantando. Luego, cuando descubrimos la realidad, no nos resignamos a aceptarla y decidimos que seguiremos de adultas llamándonos reinas aún en contra de lo que se interponga. Y si eres cristiana, pues entonces insistes en llamarte reina alegando que eres la hija del “rey”, ese rey humilde que nunca nos llamó reinas a ninguna de nosotras pero que si nos llama y nos ama como sus hijas. Y así desando ser algo que no somos, llegamos a bien adultas con todas las frustraciones que nos causaron el nunca haber logrado ser una verdadera reina y así tristemente envejecimos deseando algo que nunca fue. Colorín colorado este frustrante y deprimente cuento se ha acabado. Para no deprimirme y deprimir a otras prefiero llamar a las mujeres por lo que son: sobrevivientes, luchadoras, preciosas, incansables, especiales, únicas, hijas de Dios.

Yo también he vestido a mi hija de reina, a la vez que la he cuidado para que no me le hagan mal. Siempre le dejo claro que no es una verdadera reina o princesa. Mientras escribía este blog me dijo, “No importa que tu no me llames reina, mi papá como quiera me dice reina”. Sonreí satisfecha, porque alguien tiene que mantenerla REAL Y ESE ES MI TRABAJO COMO MADRE.

Este traje que luce mi hija en la foto, fue el que yo use en mi reinado cuando tenía 5 años. Mi hija tenía 5 años cuando tomé esta foto. Atesoro esta imagen más que ninguna otra, porque ya este traje no está en mi posesión. Mi segundo marido, en uno de sus constantes arrebatos de bipolaridad, depresión y locura, lo tiró al camión de la basura junto con otras cosas que eran muy importantes para mi. Ese marido maltratante desapareció mi traje de reina, pero nunca pudo doblegarme el ánimo. Tiempo después, yo me convertí en su traje de reina,  me desaparecí de su vida y nunca más me pudo ver.

Te incluyo varios recursos para que sepas cómo proteger a la que llamas #reina de tu aldea incluyendo las técnicas que he usado yo con mis hijos. Comparte este mensaje con otras mujeres que aprecies. Juntas lograremos identificar, atrapar, reportar, desviar, asustar, encarar, sorprender y alejar a los “buitres” que de seguro abundan en tu aldea y en la mía también, ANTES de que ellos nos ataquen a nosotras o a nuestros hijos. Así, estando vigilantes le dejaremos claro al “buitre depredador” que no somos tontas ni pecadoras y que es mejor que se alejen de nuestras casas, iglesias, escuelas y aldeas antes de que los atrapemos y saquemos a la luz sus asquerosas desviaciones. Si estas cosas te parecen inciertas o imposibles, con más razón debes educarte ya que tus hijos están en un gran riesgo debido a tu falta de información.

1. SIENDO EXPLÍCITA CON EL TEMA- Todo el que me conoce sabe que no tendré miedo alguno en llamarle la atención, reportar a la policia o denunciar a cualquiera que intente hacerle daño a mis hijos. Por explícita me refiero a que dijo en voz bien alta y clara QUE DETESTO A LOS ABUSADORES DE NIÑOS. Esto le digo en conversaciones con familiares, amigos y conocidos.

2. SIEMPRE COMPARTO EN LAS REDES SOCIALES O PRIVADAMENTE reportajes en las noticias sobre abusadores sexuales para despertar incomodidad entre los que todavía creen que estas cosas no pasan en sus aldeas.

3. Estoy alerta a los hombres que preguntan más por mi hijos que por mi.

4. Estoy al tanto y alerta sobre los adultos que les dan demasidos regalos y atenciones a mis hijos sin motivo alguno.

5. No dejando que duerman en la cama de nadie, ya sea del mismo sexo o del opuesto. Nadie, es nadie. Sin excepciones.

6. No deje sus niños sin supervisión.

7. No deje sus hijos al cuidado de alguien quien usted sabe que tiene desviaciones sexuales, aunque sea su propio marido o esposo. Ej, si una mujer sabe que su propia pareja ve pornografía de niños, ¿qué le hace pensar que no abusará de sus propios hijos?

8. La seguridad de sus hijos no es negociable. Ej. Una mujer que se queda viviendo con un hombre que abusa a sus hijos, pero que paga la renta.

8. Cuando dejo mis hijos al cuidado de alguien en quien confió les recalco que los cuiden y le dejo saber lo que no acepto.

6. Les digo a mis hijos que nadie los debe tocar. Nadie es nadie. Sin excepciones.

7. No permito que nadie, sin excepciones, sienten mis hijos en sus piernas.

8. No dejo a mi hija en ningun sitio sola con ningún hombre. (La excepción es con su padre, el cual ha demostrado cuidado y amor especial por ella)

Todo lo que escribo en este blog es INCÓMODO. Se siente incómodo porque es la verdad. Una verdad que muchas veces pretendemos no ver. Mujer, protege a la #reina de tu aldea. Dios la bendiga y les regale sabiduría y discernimiento.

Lean este excelente artículo preparado por UNICEF Argentina y el cual tiene valiosa información para proteger del abuso sexual a las #reina de la aldea.

proteccion-AbusoSexual_contra_NNyA-2016_(1)

Con respeto y cariño,

Betzaida

12 ideas para mejorar la comunicación con el padre de tu hijo

“Mejores son dos que uno;

 porque tienen mejor paga de su trabajo.

que si cayeren, el uno levantará 

a su compañero;

pero ¡ay del solo! que cuando cayere,

 no habrá segundo que lo levante.

Y si alguno prevaleciere contra uno, 

dos le resistirán;

y cordón de tres dobleces

 no se rompe pronto.”

‭‭Eclesiastés‬ ‭4:9-10, 12

Le presento esta palabra a las madres solteras y a las divorciadas con hijos para que apliquen esta enseñanza y mejoren la comunicación con el padre de sus hijos. ¿A que madre no le gustaría tener un aliado para ayudarla a criar niños sanos y felices? ¿Acaso porque nos divorciamos ya no podemos unirnos por el bien de los hijos?  ¿Tienen mis hijos que sentirse menos amados y comprendidos solo porque el padre ya no está en la casa? Cuando entiendes que es lo que Dios te manda a hacer por los hijos que te regaló, entonces las relaciones con tu ex-pareja empiezan a mejorar. Y cuando desarrollas una relación de tres dobleces (fuerte) con tu ex, no hay mujer, ni hijos nuevos ni obstáculo que se interponga en que tus hijos tengan un padre presente, aunque él no viva en la misma casa. Muchas veces tratamos de conseguirle un “padre” a nuestros hijos, cuando ya tienen uno. No permita que la frustración matrimonial o de pareja que vivió con esa persona le impida ver el potencial que él tiene para ser un buen padre. No lo va a saber si no le da la oportunidad de que se acerque a sus hijos.

 

Quiero decirte que hoy tú tienes el poder de cambiar tu enfoque por el bien de tus hijos. He tratado TODAS las herramientas que te doy aquí. Yo tengo dos hijos de padres diferentes. Con ambos he usado las mismas estrategias y he obtenido el mismo resultado.  No ha importado como terminó la relación o lo difícil que fue el divorcio. Tengo una excelente comunicación con ambos y la crianza de los niños ha sido compartida. Ellos han estado apoyándome en todo momento, aunque no han estado presente físicamente todo el tiempo. En muchas ocasiones hemos estado viviendo en diferentes países y aun así la comunicación ha sido excelente. Nuestra relación de padres ha prevalecido por encima de otras relaciones de parejas que hemos tenido. Lo importante es dejarle claro a nuestra nueva pareja que usted tiene una “relación” con su ex y que es estrictamente por el bien de sus hijos. He visto novias y esposas llegar e irse, pero mi relación con ellos ha permanecido intocable. 

Mujeres, es hora de madurar y de tratar cosas nuevas por el bien de nuestras familias. Te presento 12 estrategias que yo he utilizado con éxito para tener una relación de primera con los padres de mis hijos. El resultado ha sido muy alentador, mis hijos aman a sus padres y no andan acomplejados porque el papá no está en la casa.  Al igual que muchas de ustedes yo también era incrédula y dudaba que este tipo de relación sana fuera posible porque a mí también me hicieron cosas que me hirieron. Y también sufrí mucho. Pero aprendí a perdonar y a olvidar porque por mis hijos yo soy capaz de muchas cosas.

1. No menciones el pasado, entiérralo de una vez y para siempre- No lo acoses con reproches y preguntas.  A algunos hombres esto les levanta el ego ya que creen que no has superado la ruptura y eso los hace sentir importantes. Otros se sienten humillados de que le saquen en cara las cosas que hicieron. Si la relación termino, acéptelo y mire al futuro.

 

 

2. No juegues con su dinero-  Recibe solo el dinero que por vías legales te corresponde. Se justa, no trates de vivir del dinero de tu ex-esposo. Déjale claro para que utilizas el dinero.  Así no habrá duda de que lo utilizas para el sustento de tus hijos, no para tus gastos personales.  No utilices el dinero como un medio para desquitarte de lo que él te hizo. Nunca pagues mal por mal.

 

 

3. Se colaborativa y flexible- Recuerda que todavía son como familia porque tienen niños en común. Trate de incluir al padre al planificar cumpleaños y actividades especiales. Sube fotos en Facebook para que él vea lo que tus hijos hacen. O envíale un mensaje de texto cuando tus hijos estén en alguna actividad especial. Promueve una relación entre ellos. Pídale ayuda en la crianza de sus hijos. Permita que vayan de vacaciones con su padre y que se relacionen con su nueva familia. Demuestra interés en la vida de tu ex-pareja. Planifica de acuerdo a sus necesidades también.

 

 

4. Respete el tiempo estipulado para visitas y vacaciones– (Sin perder la flexibilidad) Esto es un asunto serio ya que aquí es donde más fallan los padres. Muchas mujeres se frustran cuando el padre no llega a recoger a los hijos en el tiempo determinado. Aquí es donde usted tiene que ser flexible. He visto mujeres inflexibles, por ejemplo si el documento de la corte dice que el padre tiene que buscar al niño el domingo a cierta hora, tiene que ser a esa hora exacta. Si usted no es flexible, la comunicación no a ver a ser buena. Con el tiempo he aprendido que mis hijos no son únicamente míos, son del padre también.  He aceptado que no puedo estar 100% del tiempo con mis hijos. Recuerdo la primera vez que le entregué mi hijo a mi ex esposo para que se quedara a dormir con él por una noche. Tenia mi hijo 6 meses de nacido y padecía una deformidad congénita en un pie. Ese fue un momento bien doloroso para mí, pero lo superé con la ayuda de Dios, que siempre ha sido mi consolador.

 

 

5. Hable bien de su ex-   Él te devolverá el favor al hablarle bien de ti a los niños. Alguien le dijo a mi hija un rumor sobre mí. El papa desmintió a la persona y me defendió.

 

 

6. Envíale artículos del internet o recortes de periódicos- Relacionados con la custodia y crianza de niños para que juntos se instruyan. Es una manera sutil de tocar un tema que no te atreves a tocar personalmente.

 

 

7. Regale una Biblia-  Marque en la Biblia versículos de crianza de hijos y relaciones con otros. En el libro de Proverbios hay muchísimos versículos que tratan de la crianza de los hijos.  Esta estrategia es la mejor de todas porque le estas señalando la palabra de Dios. Si su ex quiere contradecir la palabra de Dios, es su asunto personal con Dios.

 

 

8. Promueva relaciones con miembros de la familia paterna- Ellos también son familia de los niños. Permita que mantengan una relación con ellos. Sus hijos y la familia paterna tendrán un respeto especial por usted ya que estas acciones demuestran que usted es una mujer madura y segura de sí misma. Yo creo que mientras más personas les den cariño a mis hijos, mejor es para todos.

 

 

9. Llévese bien con la nueva pareja de tu ex- Te guste la nueva persona o no. Y aún si esa persona causo la separación de ustedes demuestre con sus acciones porqué usted es mejor que ella. Esta puede ser la estrategia más difícil de poner en práctica. Yo sé que no es fácil lo que le estoy recomendando.

 

l

 

10. Pague con bien el mal que le hicieron- He descubierto que cuando devuelves bien por mal Dios te recompensa en gran medida. No uses tus hijos como un arma para destruir a su ex-esposo. Esto se revierte en daño para tus propios hijos.

 

 

11. Aprenda a manejar las crisis pacíficamente-  Si surge alguna animosidad entre ustedes, traten de arreglar la situación con prontitud. Yo he tenido mis situaciones con los padres de mis hijos por diferencias de opiniones en cuanto a la crianza. Curiosamente hemos manejado estas situaciones mejor que cuando éramos pareja. Lo que nos ha funcionado es hablar entre nosotros, ponernos de acuerdo y luego decirles a los niños. Es alentador saber que usted tiene apoyo en alguien para lidiar con las situaciones de sus hijos. Los padres de mis hijos siempre han estado disponibles por teléfono para cualquier situación. Esto no ha pasado por casualidad. Lo hemos hecho a propósito por el bien de los niños.

 

 

12. No use los niños de mensajeros- No discuta asuntos de crianza delante de los niños. Hablen con los niños después de haber llegado a un acuerdo. Los hijos tratan de tomar ventaja cuando saben que los padres tienen problemas de comunicación. Y por supuesto que si se envían mensajes con los niños hay una alta posibilidad de que el mensaje no llegue o llegue distorsionado.

 

 

Se de muchas historias donde las mujeres hicieron hasta lo imposible por alejar a sus hijos de los padres, hablándoles mal de ellos, etc. Pero al convertirse en adultos esos hijos sacaron sus propias conclusiones y empezaron a relacionarse con sus padres. Así que te exhorto en el Señor a que te examines y medites, y dejes de lado tu orgullo y tus limitaciones humanas para dejar cabida a lo que Dios quiere que hagas por tus hijos. Yo estoy convencida, que las madres solteras y divorciadas podemos criar niños felices y estables solo si nosotras actuamos sabiamente. Y sobre todo debemos vivir agradecidas de que nuestros hijos no son huérfanos de padre. Tener con vida el padre de nuestros hijos es una bendición que muchos niños no tienen. Si tienes una relación con el padre de tus hijos, trata de mantenerla y si no la tienes, empieza a desarrollarla. Piense en que un día tus hijos van a ser adultos y pasarán juicio por las decisiones que usted tomó que los afectó a ellos.

Y si luego de todos tus esfuerzos todavía el padre de tus hijos no quiere una relación ni contigo ni con ellos, te recuerdo lo siguiente:

defensor-de-viudas

**Estas sugerencias no aplican en casos donde existen situaciones legales o de abuso. En estos casos se recomienda prudencia y búsqueda de ayuda legal y profesional**

Betzaida

Como enfrentar el bochorno que causa un divorcio

Esta foto la tomé a las dos de la tarde en un día soleado cerca de St. Augustine, FL. Me impresionó lo oscuro que se veía el horizonte en la foto, cuando en realidad había mucha claridad ese día. Me hizo recordar los días en que aun siendo buenos yo creía que todo estaba oscuro. Mis situaciones eran tantas y se iban acumulando año tras año, que me refugiaba donde fuera oscuro y donde nadie pudiera verme. Me encontraba en la “hora sexta” de mi vida. La hora del escondite, la hora en que nadie podía verme, la hora en que nadie me podía juzgar.

Eso mismo le sucedió a la samaritana del pozo. Ella fue a buscar agua al pozo en la “hora sexta”, que de acuerdo a la hora en los tiempos bíblicos, era alrededor del mediodía. Normalmente las mujeres recogían agua en el pozo en las horas frescas del día, cuando no había mucho sol, en la mañana y al atardecer. Pero esta mujer fue a buscar agua al pozo al mediodía, probablemente para evitar encontrarse con alguien que le pudiera reprochar su pasado y su estilo de vida.

“Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó allí junto al pozo.

Era como la HORA SEXTA.

Vino una mujer de Samaria a sacar agua”

Juan 4:6-7

Muchas mujeres, cuando ya le es imposible fingir más apariencias, recurren a la “hora sexta”. Esta es la hora en que se encierran en su mundo, se alejan de la familia y las amistades, empiezan a faltar al trabajo, cierran sus cuentas en las redes sociales, cambian de iglesia o dejan de ir a la iglesia…se deprimen, se alejan, y evitan a cualquier costo frecuentar los sitios a los que iba antes.

“LA HORA SEXTA ES LA HORA CUANDO TE ESCONDES PARA EVITAR EL BOCHORNO”

¡Qué difícil es la hora sexta! Y pensarás… traté y traté de evitar enfrentarme a la realidad pero ya acepté que:

Mi marido se fue con otra

Mi marido era homosexual

Mi marido nunca me quiso

Mi marido no me aguanta más

Mi marido no perdonó lo que hice

Mi marido me pidió el divorcio

Mi marido anda divirtiéndose sin mí

A mi marido no le importan sus hijos

Mi marido me dejó sin dinero, sin comida, sin carro

Y ya sabes que tu marido nunca va a regresar.

Y tienes que darle cara a la situación…pero primero vas a seguir en la “hora sexta” por unos días más, hasta que te sientas mejor. Duele aceptar lo que pasó, duele pensar en lo que te toca enfrentar, como explicarle a la familia y amistades. Pero lo peor, es enfrentarse a uno mismo.

Yo he pasado por muchas “hora sexta” y eso duele. Te duele el alma y hasta te duele el cuerpo. Pero la experiencia me ha enseñado que mientras más rápido te muevas de la “hora sexta”, mejor será para ti y los que te rodean. Aquí te escribo algunos Salmos de la Biblia que te ayudaran a salir de la “hora sexta” lo más rápido posible. Y recuerda, no busques venganza. Ten cuidado de quien aceptas consejos. No sea que por no seguir la palabra de Dios y si seguir las palabras de tías, hermanas, primas y de toda la gente que va a venir a aconsejarte, termines en una situación más difícil.

Salmos 22:24

Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido,

Ni de él escondió su rostro;

Sino que cuando clamó a él, le oyó.

Salmos 27:10

Aunque mi padre y mi madre me dejaran,

Con todo, Jehová me recogerá.


Salmos 30:11

Has cambiado mi lamento en baile

Salmos 71:20

Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males, volverás a darme vida.

Salmos 73:21

Se llenó de amargura mi alma,

Y en mi corazón sentía punzadas.

Salmos 91:9-10

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación,

No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada.

Salmos 121: 1

Alzaré mis ojos a los montes;

¿De dónde vendrá mi socorro?

Salmos 138:7

Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás.


  • ©samaritanadelpozo 2017
  • ¡DIVORCIADA Y BENDECIDA!™
  • #divorciadaybendecida