¡OLVIDA, AVANZA, CONCÉNTRATE!

Quedarte estancada, desorientada y recordando el pasado NO ES UNA OPCIÓN PARA TU VIDA. Tienes mucho por hacer, metas que cumplir y proyectos sin terminar. Mientras estas estancada lamentándote y viendo la vida pasar, ESTAS DESPERDICIANDO el tiempo que Dios te dio para que lo usaras constructivamente. Dale gracias a Dios por la vida, la salud y la gente que aún está a tu lado. Aprovecha a capacidad los talentos, tiempo, inteligencia y fuerzas que tienes. No vivas entreteniendo la nostalgia, depresión, coraje e impotencia. Mujer, anímate. No hagas del desánimo una costumbre. Lea Filipenses 3:13

OLVIDARÁS LO MALO 

PROMESA DE DIOS PARA TI:

OLVIDARAS LO MALO

 La Biblia es muy clara al exhortarnos a OLVIDAR EL PASADO.  Eso no quiere decir que vamos a ignorar nuestro pasado completamente. Porque si no analizamos y aceptamos nuestro pasado, es probable que sigamos repitiendo los mismos errores. Recordar lo malo que te sucedió en el pasado DUELE.  Recordar lo bueno que te sucedió en el pasado también puede ser algo negativo. Si recuerdas lo bueno para edificarte pues es algo positivo, pero si recuerdas las cosas pasadas con nostalgia, pena, frustración y dolor entonces tampoco es bueno para ti. No podemos vivir diciendo:

YO ERA

YO HACIA

YO FUI

A MI ME HICIERON

MIRA COMO ME DEJARON

POR ESO SOY COMO SOY

NO HAY GENTE BUENA

NUNCA SERÁ IGUAL

MIRA LO QUE PERDÍ

 Hay que vivir en el presente, PERO, para vivir sabiamente y forjar un buen futuro, es necesario saber de donde vienes y porqué tomaste buenas y malas decisiones en el pasado. 

Digamos que tener un entendimiento claro del pasado te ayuda en el futuro.  Es por eso que se estudia historia en las escuelas, porque queremos saber de donde salimos y hacia donde vamos. A veces vemos patrones generacionales en las familias, por ejemplo, todas las niñas se embarazan antes de los 16 años, o la mayoría de las niñas en la familia son abusadas sexualmente, o el índice de educación en la familia es bajo. Vemos como repiten los mismos errores, generación tras generación.

¡Mujer, te exhorto a que tu

SEAS EL AGENTE DE 

CAMBIO EN TU FAMILIA.

Te exhorto a que seas

 tú la que ayudes

a cambiar el rumbo 

de tu familia!

 Si alguien te hizo daño y no se arrepintió de sus hechos, tú le dejas esto a cargo a Dios, que ha prometido encargarse de esa gente.

A SU DEBIDO TIEMPO, DICE EL SEÑOR …

 Y si fuiste tú quien le hice daño a otro y esta arrepentida, ten la certeza de esto:

DIOS TE PERDONA

 

¡Es de sabias saber

de donde vienes,

a donde estas y

hacia donde te 

gustaría dirigirte!


Si no sabes porque hiciste lo que hiciste, probablemente repetirás los mismos errores. Reconocer tu pasado te puede convertir en una mujer muy sabia, porque aprendes de lo que te pasó y eso te ayuda a protegerte a ti y a tu familia.

Dios te bendiga. Ánimo mujer, que tu pasado no determina tu futuro.

©samaritanadelpozo 2017
¡DIVORCIADA Y BENDECIDA!™
#divorciadaybendecida

Carta para mi amiga la felizmente casada, de tu amiga la divorciada

Querida amiga felizmente casada:

Te escribo esta carta con el propósito de que nos edifiquemos las dos. Quiero escribirte algunas cosas que no me atrevo decirte. Quiero que sepas que te agradezco que me aceptes a pesar de lo que yo he pasado.  Tú eres una de las pocas mujeres, si no la única, que me acepta como amiga después de mi divorcio. Desde que me divorcié muchas de mis amigas casadas se fueron alejando de mi. Sentí como si de pronto empecé a padecer de una enfermedad contagiosa, llamada “divorciada”.  Al parecer, esta enfermedad te convierte (de la noche a la mañana) en una mujer seductora que también es amargada, resentida, solitaria, quita maridos y rompe hogares.  Gracias por no tener un mal concepto de mi. Esto es lo que quiero expresarte.

1. Gracias por entender mis penas de divorciadaLas cosas en mi vida no resultaron como yo esperaba. Solo Dios sabe el porqué. Yo traté de salvar mi matrimonio, pero ninguno de mis intentos funcionó.  Siento como si el nivel de esfuerzo que utilicé no fue compatible con el resultado.   Gracias por no cansarte de escuchar mis historias una y otra vez.


2. No dejes de aconsejarme y escucha tu también el consejo de esta amiga- Si somos verdaderas amigas es para aconsejarnos mutuamente. Yo puedo aprender de ti y tú de mí también. El haber pasado por un divorcio no me hace una fracasada, me hace una mujer fuerte y sobreviviente.

“Esas mujeres mayores tienen

que instruir a las más jóvenes

a amar a sus esposos y a sus hijos,

a vivir sabiamente y a ser puras…”

Tito 2:4-5


3. Recuerda que en los días especiales  yo no tengo a nadie que se acuerde de mí-Gracias por los “detallitos” que tienes conmigo. Significan muchísimo para mi. Muchas veces has sido tú la única que se ha acordado de mi en fechas especiales.

 “Y no se olviden de hacer el bien

ni de compartir lo que tienen con 

quienes pasan necesidad.

Estos son los sacrificios que le agradan 

a Dios.”

Hebreos 13:16

4. Me da risa cuando tu te quejas y yo me quejo, pero por diferentes razones Yo me quejo continuamente de lo difícil que es la vida.  ¿Sabes?  A veces te escucho quejarte de que eres “como sola”.  Y aunque entiendo lo que quieres decir, al menos tienes quien te ayude en lo poco o en lo mucho.



5. Gracias por no desconfiar de mí- Mi pasado no determina mis acciones presentes. He aprendido mucho. Como la mujer samaritana en la Biblia, que pasó de ser una mujer con  seis maridos, a ser una evangelizadora. ¡Todavía tengo esperanza de que algo espectacular pase en mi vida!

“Muchos se dicen ser amigos fieles,

    ¿pero quién podrá encontrar uno

realmente digno de confianza?”

Proverbios 20:6

6. Perdona si a veces no puedo atenderte cuando me llamas, mi vida es un tanto complicada- Yo no quería criar mis hijos sola.  Y sabes lo mucho que trabajo porque el dinero que recibo  para los niños apenas nos da para sobrevivir. Y encima tengo que encontrar tiempo para mantenerme en forma, comer bien y estar bonita. La vida es bien difícil para las divorciadas, especialmente para las que tenemos niños. Y pensar que muchas de nosotras no nos buscamos lo que nos pasó.


7. Gracias por siempre escucharme sin juzgarme y por estar a mi disposición en las buenas y en las malas- A veces hago cosas con las que tu no estas de acuerdo. Se que a veces te preguntas cosas de mi pasado. ¿Qué más da lo que ya pasó? No necesito jueces en mi vida, necesito comprensión y apoyo.

“Al amigo que sufre se le ama,

aun cuando no haya sido fiel

al Todopoderoso.”

Job 6:14

 

Para concluir, querida amiga felizmente casada,  solo quería decirte que contar con tu amistad es una bendición de DIOS. Gracias por dejarme ser parte de tu vida. Sabes que tu también cuentas con mi cariño y fidelidad. Aquí estaré para ti en las buenas y en las menos buenas también. Gracias por mostrarme compasión. 

Sinceramente,

Tu amiga la DIVORCIADA


  

La injusta mala fama de la divorciada

“Enseña estas cosas con toda autoridad,

para animar y corregir a la gente.

No des motivo para que te falten el respeto”

Tito 2:15

Llevar el título de divorciada no es nada fácil sobre todo si eres una mujer cristiana. Pero compartir que has sido divorciada múltiples veces es todavía peor. No importa cuántas veces te has divorciado, la gente te juzga igual. Ser divorciada es para algunos sinónimo de fracaso, falta de compromiso, inmoralidad e inestabilidad, entre otras cosas. Es por esta “injusta mala fama” que muchas mujeres mienten sobre su estatus civil para que no quede al descubierto la “vergüenza” de ser divorciada. Otras creen que tienen que vivir destinadas a una vida de culpa y rechazo. Para las que se sienten culpables de su pasado les recomiendo el blog  Borrón y cuenta nueva-Las nacidas de nuevo no tienen memoria.  ¡Recuerda que Dios te ama y quiere restaurarte. El quiere que recobres tu condición original. Puedes ser una mujer nueva!

Hay mujeres que juzgan a las “legalmente divorciadas” pero ellas mismas han vivido en concubinato y han sufrido decepciones, rupturas y separaciones de pareja igual que las divorciadas, con la única diferencia que ellas lo pueden esconder porque no dejaron una huella legal. Esto es un principio fácil de entender…si no te casas…no tienes que divorciarte.

Hay también mujeres casadas en relaciones abusivas y peligrosas que no se separan de los esposos sin importarles si ponen en riesgo el bienestar de ellas y sus hijos, solo por no tener que aceptar que su matrimonio fracasó.  En estos casos extremos es recomendable que se busque ayuda profesional y consejería.

Por otro lado hay  mujeres felizmente casadas que han tenido la bendición de estar en una relación estable y saludable. Muchas veces y sin malicia estas mujeres juzgan a las divorciadas ya que no entienden porqué hay mujeres en relaciones dañinas. Para algunas mujeres es solo un sueño lejano el tener una relación de pareja saludable ya que todo lo que conocen es de relaciones inestables y problemáticas.

Algunos de los prejuicios que sufren las divorciadas son los siguientes:

1. Las acusan de apoyar el divorcio- Las mujeres no se casan pensando en que se van a divorciar. Lo hacen porque están enamoradas y están seguras de que van a compartir el resto de sus vidas con ese esposo. Muchas de ellas no quieren divorciarse pero tienen que hacerlo por diferentes razones como infidelidad, abuso, inmoralidad, abandono, etc.

2. No trataron lo suficiente antes de divorciarse- Tampoco las podemos juzgar en esto ya que no sabemos los esfuerzos que la pareja hizo para tratar de salvar el matrimonio. Cada relación es individual y privada.


3. Están buscando pareja- No todas las divorciadas tienen interés de conseguir una nueva pareja. A muchas mujeres les toma años aceptar el divorcio, sanar y estar listas para empezar de nuevo. Otras se sienten felices de estar solas ya que han quedado traumatizadas por las relaciones anteriores o porque disfrutan plenamente de la vida sin pareja.

4. Necesitan quién las apoye económicamente– La mayoría de las mujeres divorciadas son auto suficientes y no necesitan económicamente de ningún hombre para sostener una familia. Yo respeto mucho a las mujeres divorciadas con niños que hacen maravillas con los escasos recursos que tienen para mantener su familia. Muchas veces no tienen apoyo económico de nadie, ya que no reciben pensión alimentaria para los niños o ninguna ayuda de bienestar social. 

5. Se fijan en hombre casados- Por lo general, las mujeres divorciadas son sensibles a los matrimonios de los demás y respetan el hecho que un hombre sea casado. Especialmente si ella ha sufrido por la infidelidad de un ex esposo. Después de haber sufrido una decepción amorosa muchas mujeres quieren sentirse amadas y únicas, no ser amantes de hombres comprometidos.

6. Viven de la manutención de los niños- Casi todos los hombres divorciados señalan que las ex esposas usan el dinero de la manutención para otras cosas que no son los gastos de los hijos. Parece que las mujeres divorciadas que reciben éste beneficio están destinadas a que las acusen de mal uso del dinero. 

7. Son dignas de pena-   Pasar por un divorcio transforma a una mujer. Las convierte en  fuertes y auto suficientes.  En el proceso de divorcio descubren que son capaces de lograr por sí solas mucho más de lo que creían.

8. Son más fáciles de conquistar que una soltera- Las divorciadas no creen todo lo que les dicen. Ellas cuestionan más, tienen más discernimiento y están más atentas a señales buenas y malas en los hombres ya que no desean repetir los mismos errores del pasado.

 

 

Mujer recuerda esto,  ser divorciada no es sinónimo de fracaso ni de libertinaje. Ser divorciada tampoco es una mala palabra, es un estatus civil.  Mis respetos para todas las mujeres que mantienen solas sus hogares y que también tienen que soportar las críticas, rechazo y juicio del prójimo.
©samaritanadelpozo 2017

¡DIVORCIADA Y BENDECIDA!™

#divorciadaybendecida

 

Borrón y cuenta nueva-Las nacidas de nuevo no tienen memoria

¡Las nacidas de nuevo 

no tienen memoria!

Pasé muchos años de mi vida ocultando información para que nadie supiera que me había divorciado tres veces. Siempre mencionaba a los padres de mis hijos porque no podía negarlos, ya que era obvio que algo había tenido con ellos 😉 . Me daba vergüenza aceptar y compartir que había tenido tantos fracasos. Solo mi familia y amistades cercanas sabían mi “secreto”. Incluso mi hija me amenazaba con divulgar esa “información confidencial” para tratar de manipularme cuando quería conseguir algo. Eso fue hasta que descubrí en la Biblia el término JUSTIFICACIÓN.  De pronto, ya mi pasado no me encadenaba, me liberé de toda culpa, pena, depresión y vergüenza.

Leer y entender esta palabra me ayudó a aceptarme, perdonarme y a empezar de nuevo. Sentí como si mi récord fue completamente borrado y tenía la oportunidad de empezar de cero. Olvidé todas esas cosas de mi pasado que me molestaban y que eran una carga para mí. Te recomiendo que hagas un listado de cosas que has hecho y que te dan vergüenza o cosas del pasado que te incomodan y que sientes que tienes que olvidar y sanar.

Luego analiza porque las hiciste, por ejemplo, cuáles eran las circunstancias en ese momento, que edad tenías, donde vivías, etc. Esta es la justificación humana de porqué hiciste lo que hiciste. Pero recuerda que la justificación que viene de Dios es la más importante. Mientras más leas el pasaje bíblico sobre la justificación, más rápido sanarás. Repite esto todas las veces que sea necesario, por días, por meses, hasta que un día realices que ya tu pasado no es importante. No tengas miedo de soltar la carga emocional que llevas internamente.
Ten fe que al empezar de nuevo no vas a fracasar. El cambio en ti será real y notable. Verás las reacciones de otros cuando te vean transformada. Algunos se sorprenderán. Otros te criticarán, como si estuvieras destinada a vivir condenada por tu pasado. Y algunos dirán:  “ya verás como vuelve a la vida de antes”. Y luego no le queda más remedio que aceptar que cambiaste y que Dios tuvo misericordia de ti. A esto se le llama testimonio.

Porque cuando alguien hace algo bueno por ti, merece que se note un cambio en ti, que lo cuentes y le des el crédito que merece.  Tus situaciones pasadas ya no son una carga, son tu testimonio. Si no has pasado por nada, nada tienes para contar. Pero te advierte la palabra de Dios que una vez que decidas cambiar… no podrás mirar atrás.

Jesús le dijo:  No se puede 

pertenecer al reino de Dios y

hacer lo mismo que hace 

un mal campesino.

Al que se pone a arar el terreno

y vuelve la vista atrás,

los surcos le salen torcidos”Lucas 9:62

Aquí te presento varios versos bíblicos que te ayudaran a soltar el pasado, a sanar y a empezar de nuevo. Tendrás la frente en alto y te sentirás con más ánimos que nunca sabiendo que fuiste predestinada, llamada, justificada y glorificada por Dios.

“Respondió Jesús y le dijo: 

De cierto, de cierto te digo,

que el que no naciere de nuevo,

no puede ver el reino de Dios”

Juan 3:3


  “De modo que si alguno está en Cristo, 

nueva criatura es; las cosas viejas

 pasaron; he aquí todas son 

hechas nuevas”

2 Corintios 5:17


“No recuerden ni piensen 

másen las cosas del pasado”

Isaías 43:18


“Mujer, ¿dónde están los que te 

acusaban? ¿Ninguno te condenó?

Ella dijo: Ninguno, Señor.

Entonces Jesús le dijo:

Ni yo te condeno; vete, y no peques más”

Juan 8:10-11


Otros pasajes bíblicos sobre la justificación.

Definición de justificación.

Betzaida

Soy divorciada con varios niños y muchos apellidos

Rumores y más rumores…

“¿Serán todos sus hijos del mismo hombre?”

“Esos nenes no se parecen, deben ser de padres diferentes.”

“Cada hijo de esa mujer es de un hombre diferente.”

“Los hijos de ella son bastardos.”

“Ella tiene hijos de todos los colores.”

Si alguna vez usted se ha sentido juzgada o desacreditada por esta razón,

se identificará con este verse bíblico:

 

Varios años atrás estaba de camping con mi familia en Pennsylvania, EE.UU. En la entrada de cada campamento las familias tenían un letrero con el nombre familiar, por ej. la familia Pérez tenía un letrero que decía, “Los Pérez”. Y entonces llegué yo con mis dos hijos y con mi esposo, que no es el padre de mis hijos. Todos en mi casa tenemos un apellido diferente, por lo cual era complicado poner un letrero anunciando quienes éramos por ser una mezcla convertida en una nueva familia. El problema quedó resuelto cuando decidimos no poner ningún letrero. Hubiese sido confuso para mucha gente y no teníamos deseos de explicarle a los curiosos el por qué de tantos apellidos, que en adición de ser muchos… eran apellidos hispanos y raros para los americanos.

Otro ejemplo es cuando voy a las escuelas o médicos con mis hijos y me llaman por los apellidos de mis hijos, que son los apellidos de mis dos exesposos. Yo respondo amablemente como si en realidad ese fuera mi nombre. Después de todo, esos son los apellidos que yo escogí para mis hijos y los cuales hice míos también, aunque no los lleve legalmente. Me explico…el día que decidí embarazarme de mis dos exesposos yo ya sabía cuál apellido iban a tener mis hijos. Ese apellido, el padre y la familia paterna que mis dos hijos tienen se las escogí yo.

Como ven, es un poco bochornoso tener que vivir explicando que, aunque los crié en mi vientre y los parí, mis hijos y yo no tenemos el mismo apellido. Pero lo que no entiendo es como hay gente que todavía asume que todos los que se llaman familia y viven en una misma casa tienen que tener el mismo apellido. Yo he escuchado muchos tipos de bromas, murmuraciones y hasta desprecios de aquellas y aquellos que creen tienen la familia perfecta solo porque todos tienen el mismo apellido y se parecen físicamente. Hay múltiples razones por las cuales la gente que son familia no usan los mismos apellidos:

  • Los hijos son de diferentes padres
  • Los niños son adoptados legalmente y no se les cambió el apellido o sencillamente los adoptaron sin ningún procedimiento legal.
  • Es una familia mixta, es decir una familia donde el esposo y la esposa tenían hijos antes de casarse.
  • Hijos de madres solteras, a los cuales se les puso el apellido del padre, pero el padre no está presente.

Esta es la palabra de aliento que les tengo a las divorciadas, vueltas a casar, madres solteras y a aquellas que ni saben quién es el padre de su hijo. De jóvenes soñamos con el príncipe azul, con tener una casa linda y con tener todos los niños del mismo padre. Luego vino la realidad y al final terminamos con varios niños de varios maridos. Eso forma parte de tu pasado y no debe ser motivo de vergüenza para ti. De lo que se habla poco es de la otra cara de la moneda que son: aquellas mujeres que intencionalmente le paren todos los hijos al mismo hombre solo por decir que son del mismo padre. Aunque no lo amen, aunque las maltrate, aunque sea un mal padre. O las que dicen que el niño es del esposo y le ponen su apellido, pero se sabe que no es cierto. Ninguna de las anteriores fueron buenas elecciones. Todas tenemos una historia para contar, algunas hacemos de nuestra historia un testimonio, otras la convierten en una vergüenza para ocultar y otras la convierten en mentiras que a la tumba se llevarán.

 

Mujer que crías niños sola, aquí te doy una palabra de aliento.

 

1. Tu familia y tus hijos te los dio Dios. Siéntete orgullosa de que tienes hijos y una familia,

hay mujeres que no han podido tener hijos.

 

  “Antes que te formase en el 

vientre te conocí”   

  • Jeremías 1:5

     

    2. Tu estás enviada por Dios a edificar y defender tu casa.

    Tu familia no puede ser motivo de vergüenza para ti.

    Defiende tu familia. Tu también tienes una familia. No estas incompleta, Dios está contigo.

 

3. Tus hijos tienen derecho a saber de dónde salió el apellido que llevan.

Eso es parte de su historia.

No te lleves secretos a la tumba.

Permite que se relacionen con la familia paterna.

Tomad el censo de toda la  congregación

de los hijos de Israel por sus familias, por las casas de sus padres,

con la cuenta de los nombres, todos los varones por sus cabezas”

Números 1:2

 

 4. Ten preparada la retórica que le vas a decir a la gente que le encanta mirarte con desprecio.

Yo he sentido esa mirada muchas veces. Mujer, aprende a defenderte.

No debemos darle explicaciones a la gente, pero si hay que aprender a responder adecuadamente.

 

5. Haz lo mejor que puedas para criar a tus hijos y sus frutos hablarán por si solos.

Cancela, rechaza y anula todas las estadísticas que predicen maldición para ti y tus hijos.

Cree en las promesas que Dios te da. Si, Dios bendice tu familia también.

 

Dios no desampara a las madres solteras o divorciadas que están criando niños solas. Tampoco Dios te desprecia porque tus hijos sean de diferentes padres. Hay muchas promesas en la Biblia para las mujeres solas con niños. Ni usted ni yo somos las primeras en pasar por esta situación. Mantenga su frente en alto. Haga todo lo que pueda para criar bien a sus hijos. Y el tiempo y Dios se encargarán de pasar juicio, no sobre usted,  sino sobre todos aquellos que la juzgaron mal.

Mirando a el futuro sería prudente que no nos dejemos hacer más cuentos por parte de los hombres. No somos vientres alquilados para darle hijos a hombres que no quieren compromisos con nosotras. Somos mujeres de carne y hueso y con sentimientos. Como ya sabemos lo que siente al criar niños solas, es mejor solo tener hijos dentro del matrimonio. De igual forma se puede ir el esposo y dejarte criando niños sola, pero te quedará la satisfacción de que hiciste tu parte.

 

Betzaida

 
divorciada

Un mensaje para las divorciadas en busca de esperanza

Samaritano- Relativo a una antigua secta hebrea originaria de Samaria que fue considerada hereje por el judaísmo.

Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá.

Respondió la mujer y dijo: No tengo marido.

Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido;

porque cinco maridos has tenido,

y el que ahora tienes no es tu marido;

esto has dicho con verdad.

Juan 4:16-18

Los samaritanos y los judíos (Jesús era judío) tenían sus diferencias y no se mezclaban entre ellos.

Entonces, ¿porque Jesús tuvo el gesto de acercarse a una mujer, samaritana, que había sido casada cinco veces y que estaba viviendo en concubinato con el sexto marido?

Me imagino a aquella mujer que fue al pozo cuando estaba vacío, probablemente para evitar encontrarse la gente del pueblo que la juzgaba. Y se encontró y tuvo un dialogo nada más y nada menos que con Jesús de Nazareth… De nada le valió a ella ocultar información, como hacemos muchas de nosotras, si ya Jesús sabía la verdad. En realidad, ¿a quién queremos engañar? ¿Acaso a nosotras mismas, que nos creemos nuestras mentiras?

¿Porqué Jesús la escogió a ella, para hablarle, para interrogarla, para pedirle agua?

Le escribo este blog a las samaritanas del pozo que ya están cansadas de ir a buscar agua al pozo, para encontrarse con el cántaro vacío…agotadas de tratar…sobrevivientes de abuso, de dolor, llenas de desesperación. Yo también soy una samaritana, mejor dicho,  fui una samaritana todo mi vida, buscaba agua en el pozo equivocado, una y otra vez…para encontrarme otra vez en la misma situación. Hace varios años empecé un proceso de entender porque me casaba y me divorciaba y desde entonces entendí que estaba buscando algo equivocado y por las razones equivocadas. Aunque ya no soy soltera, no puedo sacar de mi corazón el deseo de ayudar otras mujeres que como yo, fracasaron múltiples veces, y que tienen que soportar el estigma, la habladuría, el desprecio y la incomprensión de los demás.

Voy a compartir historias de la Biblia y de mis experiencias para ayudarte a entender cómo llegaste a donde estás y cómo puedes salir de ahí, de una manera cristiana y espiritual. Esta es la única forma en la que vas a lograr sanación del pasado, reivindicación y una vida nueva.

Porque Jesús se le acercó a una como nosotras, tenemos esperanza, sabemos que valemos mucho y que lo mejor está por venir…Este blog no es para mujeres que se creen perfectas…es para las samaritanas del pozo que quieren cambiar su vida.

Como enfrentar el bochorno que causa un divorcio

Esta foto la tomé a las dos de la tarde en un día soleado cerca de St. Augustine, FL. Me impresionó lo oscuro que se veía el horizonte en la foto, cuando en realidad había mucha claridad ese día. Me hizo recordar los días en que aun siendo buenos yo creía que todo estaba oscuro. Mis situaciones eran tantas y se iban acumulando año tras año, que me refugiaba donde fuera oscuro y donde nadie pudiera verme. Me encontraba en la “hora sexta” de mi vida. La hora del escondite, la hora en que nadie podía verme, la hora en que nadie me podía juzgar.

Eso mismo le sucedió a la samaritana del pozo. Ella fue a buscar agua al pozo en la “hora sexta”, que de acuerdo a la hora en los tiempos bíblicos, era alrededor del mediodía. Normalmente las mujeres recogían agua en el pozo en las horas frescas del día, cuando no había mucho sol, en la mañana y al atardecer. Pero esta mujer fue a buscar agua al pozo al mediodía, probablemente para evitar encontrarse con alguien que le pudiera reprochar su pasado y su estilo de vida.

“Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó allí junto al pozo.

Era como la HORA SEXTA.

Vino una mujer de Samaria a sacar agua”

Juan 4:6-7

Muchas mujeres, cuando ya le es imposible fingir más apariencias, recurren a la “hora sexta”. Esta es la hora en que se encierran en su mundo, se alejan de la familia y las amistades, empiezan a faltar al trabajo, cierran sus cuentas en las redes sociales, cambian de iglesia o dejan de ir a la iglesia…se deprimen, se alejan, y evitan a cualquier costo frecuentar los sitios a los que iba antes.

“LA HORA SEXTA ES LA HORA CUANDO TE ESCONDES PARA EVITAR EL BOCHORNO”

¡Qué difícil es la hora sexta! Y pensarás… traté y traté de evitar enfrentarme a la realidad pero ya acepté que:

Mi marido se fue con otra

Mi marido era homosexual

Mi marido nunca me quiso

Mi marido no me aguanta más

Mi marido no perdonó lo que hice

Mi marido me pidió el divorcio

Mi marido anda divirtiéndose sin mí

A mi marido no le importan sus hijos

Mi marido me dejó sin dinero, sin comida, sin carro

Y ya sabes que tu marido nunca va a regresar.

Y tienes que darle cara a la situación…pero primero vas a seguir en la “hora sexta” por unos días más, hasta que te sientas mejor. Duele aceptar lo que pasó, duele pensar en lo que te toca enfrentar, como explicarle a la familia y amistades. Pero lo peor, es enfrentarse a uno mismo.

Yo he pasado por muchas “hora sexta” y eso duele. Te duele el alma y hasta te duele el cuerpo. Pero la experiencia me ha enseñado que mientras más rápido te muevas de la “hora sexta”, mejor será para ti y los que te rodean. Aquí te escribo algunos Salmos de la Biblia que te ayudaran a salir de la “hora sexta” lo más rápido posible. Y recuerda, no busques venganza. Ten cuidado de quien aceptas consejos. No sea que por no seguir la palabra de Dios y si seguir las palabras de tías, hermanas, primas y de toda la gente que va a venir a aconsejarte, termines en una situación más difícil.

Salmos 22:24

Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido,

Ni de él escondió su rostro;

Sino que cuando clamó a él, le oyó.

Salmos 27:10

Aunque mi padre y mi madre me dejaran,

Con todo, Jehová me recogerá.


Salmos 30:11

Has cambiado mi lamento en baile

Salmos 71:20

Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males, volverás a darme vida.

Salmos 73:21

Se llenó de amargura mi alma,

Y en mi corazón sentía punzadas.

Salmos 91:9-10

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación,

No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada.

Salmos 121: 1

Alzaré mis ojos a los montes;

¿De dónde vendrá mi socorro?

Salmos 138:7

Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás.


  • ©samaritanadelpozo 2017
  • ¡DIVORCIADA Y BENDECIDA!™
  • #divorciadaybendecida
divorciada

Mujer vales mucho, no tienes precio

Esta foto la tomé de mi Biblia. Yo pinto mi Biblia, es un pasatiempo que me relaja y me ayuda a entender la Palabra de Dios de un modo bien personal. Este es el rostro cubierto de Tamar dibujado por mí, que de artista no tengo nada…

Tamar había quedado viuda de Er, el hijo primogénito de Judá. Su suegro le prometió darle a otro de sus hijos por esposo. Pero pasaba el tiempo y ella empezó a desesperarse porque quería darle descendencia a su fallecido esposo. Era costumbre en aquella época que las viudas debían procrear de un familiar de su esposo luego de su fallecimiento.

Y se le ocurrió engañar a su suegro haciéndose pasar por ramera para lograr embarazarse y darle descendencia a su esposo.

 

 ” Y se cubrió con un velo y se arrebozó (se envolvió bien)

y el la tomó por ramera y se acostó con ella. Y ella le preguntó:

¿Qué me darás por llegarte a mí?

El respondió:

Yo te enviaré del ganado un cabrito de las cabras”

Génesis 38

Cuando leí esta historia me vino a la mente que algunas de nosotras nos “vendemos” ya sea por un “cabrito” o hasta por menos. Me acordé de las veces que le ofrecí compañía a algún hombre a cambio de una cena, unas flores o un regalo. Me acordé de las esposas que siguen viviendo con el esposo sin amarlo porque le paga el alquiler. Y peor aún…las que se “venden” a cambio de promesas…que nunca les van a cumplir.

Decimos que eso no sucede hoy día, cuando en realidad hay muchas mujeres solteras y casadas en relaciones solo para conseguir algo…Es una relación de toma y dame, pero disfrazada de amor.

Yo sé que esto suena fuerte…pero hay que analizar esto inteligentemente. Hay una forma de saber si usted está en una relación porque le van a dar “del ganado un cabrito” o porque usted en realidad es feliz y ama esa persona. Así lo veo yo…imagínese que ese hombre pierde todo lo que tiene y se enferma, ¿seguiría usted con él a pesar de su mala fortuna?

La vida es corta y no hay nada mejor que trabajar para conseguir lo que se quiere porque lo que es tuyo nadie te lo puede quitar. Cuando yo tenía 25-30 años todavía soñaba con el príncipe azul que me iba a liberar de las cadenas de la esclavitud del trabajo 😆 Hoy estoy agradecida que nunca lo encontré porque me he desarrollado personal y profesionalmente.

No tiene nada de malo el estar con alguien que te trata bien y te compra cosas o que te mantiene, el problema es que estés ahí, no por amor, sino que digas: “¿Qué me darás por llegarte a mí?”

Luego de todas las relaciones tumultuosas que tuve en mi juventud…aprendí POR FIN a no “venderme” por nada…me ayudó mucho leer y leer y releer el libro bíblico de Rut.  Si no lo has leído y todavía estas buscando pareja, te lo recomiendo. Ahí vas a entender que cuando encuentres tu Booz no vas a tener que “venderte” nunca más…porque para él no tienes precio.

Nota: “Esto se lo escribo con cariño y con el más absoluto respeto. Solo quiero ponerlas a pensar y a analizar. Hablo de mi propia experiencia, porque yo también hice estas cosas.”