Mujer, ¡anda con confianza porque no caminas sola! Enfócate hacia la meta que deseas alcanzar, por más lejana que parezca. No importa si el camino que debes cruzar tiene obstáculos, abismos o si el terreno es pedregoso. No temas, porque Dios no solo te irá mostrando el camino, sino que te dará consejos mientras caminas y también velará por ti.  Él te dirige, te aconseja y te cuida. Mientras caminas, ve planificando lo que vas a hacer cuando llegues a la meta, porque la alcanzarás antes de lo que imaginas…  Tienes el mejor Consejero, el mejor Protector y el mejor Guía. ¡Tener miedo no es una opción! Lea Salmos 32:8

Deja un comentario