¡Las nacidas de nuevo no tienen memoria!

Pasé muchos años de mi vida ocultando información para que nadie supiera que me había divorciado tres veces. Siempre mencionaba a los padres de mis hijos porque no podía negarlos, ya que era obvio que algo había tenido con ellos 😉 . Me daba vergüenza aceptar y compartir que había tenido tantos fracasos. Solo mi familia y amistades cercanas sabían mi “secreto”. Incluso mi hija me amenazaba con divulgar esa “información confidencial” para tratar de manipularme cuando quería conseguir algo. Eso fue hasta que descubrí en la Biblia el término JUSTIFICACIÓN.  De pronto, ya mi pasado no me encadenaba, me liberé de toda culpa, pena, depresión y vergüenza.

Leer y entender esta palabra me ayudó a aceptarme, perdonarme y a empezar de nuevo. Sentí como si mi récord fue completamente borrado y tenía la oportunidad de empezar de cero. Olvidé todas esas cosas de mi pasado que me molestaban y que eran una carga para mí. Te recomiendo que hagas un listado de cosas que has hecho y que te dan vergüenza o cosas del pasado que te incomodan y que sientes que tienes que olvidar y sanar. 
Luego analiza porque las hiciste, por ejemplo, cuáles eran las circunstancias en ese momento, que edad tenías, donde vivías, etc. Esta es la justificación humana de porqué hiciste lo que hiciste. Pero recuerda que la justificación que viene de Dios es la más importante. Mientras más leas el pasaje bíblico sobre la justificación, más rápido sanarás. Repite esto todas las veces que sea necesario, por días, por meses, hasta que un día realices que ya tu pasado no es importante. No tengas miedo de soltar la carga emocional que llevas internamente.  Ten fe que al empezar de nuevo no vas a fracasar. El cambio en ti será real y notable. Verás las reacciones de otros cuando te vean transformada. Algunos se sorprenderán. Otros te criticarán, como si estuvieras destinada a vivir condenada por tu pasado. Y algunos dirán:  “ya verás como vuelve a la vida de antes”. Y luego no le queda más remedio que aceptar que cambiaste y que Dios tuvo misericordia de ti. A esto se le llama testimonio.

Porque cuando alguien hace algo bueno por ti, merece que se note un cambio en ti, que lo cuentes y le des el crédito que merece.  Tus situaciones pasadas ya no son una carga, son tu testimonio. Si no has pasado por nada, nada tienes para contar. Pero te advierte la palabra de Dios que una vez que decidas cambiar… no podrás mirar atrás.

Jesús le dijo:  No se puede pertenecer al reino de Dios y

hacer lo mismo que hace un mal campesino.

Al que se pone a arar el terreno

y vuelve la vista atrás,

los surcos le salen torcidos”

Lucas 9:62

Aquí te presento varios versos bíblicos que te ayudaran a soltar el pasado, a sanar y a empezar de nuevo. Tendrás la frente en alto y te sentirás con más ánimos que nunca sabiendo que fuiste predestinada, llamada, justificada y glorificada por Dios.

“Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo,que el que no naciere de nuevo,no puede ver el reino de Dios”

Juan 3:3


  “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron;he aquí todas son hechas nuevas”Corintios 5:17


“No recuerden ni piensen más en las cosas del pasado”

Isaías 43:18


“Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo:Ni yo te condeno; vete, y no peques más”

Juan 8:10-11


 

Otros pasajes bíblicos sobre la justificación.

Definición de justificación.