No es lo mismo ser “sola” que ser “como sola”

Compartir

“No tengo marido”

Juan 4:17

Esta fue la contestación que la Samaritana del Pozo le dio a Jesús hace más de 2,000 años durante su conversación en un pozo en Samaria. Hoy, las mujeres continuamos dando respuestas “a medias”, o sea que son medias verdades. Su contestación a Jesús fue una verdad pero “a medias” y que ocultaba una dolorosa realidad para ella. ¿Su verdad? Vivía con el sexto hombre de su vida, el cual ni siquiera era su marido. Ella era “como sola” aunque tenía un hombre en su casa.

El matrimonio es sobre todas las cosas, un pacto de compañía. Lamentablemente, y a través de la historia, las mujeres:

1. Se quedan con el pacto en papel, pero sin la compañía. Esas son las que continúan casadas pero se sienten “como si fueran solas” mientras viven y duermen con su marido.

2. Otras se quedan sin el pacto y sin la compañía. Esas son las verdaderas mujeres sin marido, las que viven solas. Esas no practican a ser “como solas”, sino que lo son.

3. Un tercer grupo SON LAS QUE NO CAEN NI EN UN GRUPO NI EN EL OTRO por diferentes razones. Por ej. está casada pero el esposo está en la carcel de por vida; otras viven con un hombre sin casarse con el, otras se separaron hacen años de su esposo pero aún siguen casadas. ¿Complicado, no?

No se cuál de las circunstancias es peor; ser una mujer sin marido o ser una mujer con un marido presente pero de cuerpo ausente. De esos que te preguntas a donde tendrá su mente, porque aunque esté a tu lado, su mente no está ahí. No busco opiniones ni tampoco desatar un debate. Esto es solo para analizar los propósitos de nuestras vidas en relación al pacto de compañía (matrimonio) que Dios nos prometió desde la creación.

Genesis 2:18-24

Luego Dios dijo: «No está bien que el hombre esté solo. Voy a hacerle alguien que lo acompañe y lo ayude». Sin embargo, para el hombre no se encontró compañía ni ayuda. Por eso Dios hizo que el hombre se quedara profundamente dormido. Y así, mientras éste dormía, Dios le sacó una de sus costillas, y luego le cerró el costado. De esa costilla Dios hizo una mujer. Cuando se la llevó al hombre, éste dijo:

«¡Esta vez tengo a alguien

que es carne de mi carne

y hueso de mis huesos!

La llamaré hembra,

porque Dios la sacó del hombre».

Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer para formar un solo cuerpo.”

Se que muchas mujeres se sentirán identificadas con estos escenarios que daré a continuación y que en nada se parecen a lo que esperábamos de nuestros matrimonios ya sea que todavía estén casadas o que ya no tengan marido.

-“Tengo Marido o pareja pero es como si no tuviera ninguno. Hablarle es como hablar sola o hablarle a una pared. Yo se que el está ahí pero es igual que si no estuviera.”

-“Ese hombre me da lo que necesito materialmente pero no le dedica tiempo, ni me da cariño, ni siquiera habla conmigo.”

-“El padre de mis hijos es un buen padre. Bueno, el los quiere pero nunca está presente y no va a sus actividades en la escuela etc.”

-“Mi pareja me da lo que necesito pero a cambio el hace lo que le da la gana, mientras me prohíbe quejarme o me quita los beneficios que me da.”

-“El que era mi marido, se fue y se olvidó de nosotros.”

-“Mi exmarido tiene una nueva familia y nosotros ya nos somos importantes en su vida.”

-“Ahora no tengo marido, pero cuando lo tenía era como si fuera sola.”

-“Mi esposo se emigro y por allá vive con otra mujer y tiene otros hijos. No creo que regrese por mi.”

-“Mi esposo está en la carcel, ya no siento que es mi esposo. Soy sola.”

Si quieres saber mi historia y porque he dedicado mi vida a ayudar mujeres sin marido, lea la sección sobre la autora. Siento una gran peso por las mujeres solas y las que se sientes “como solas” también. Se que lo único que las puede consolar es conocer y aceptar las promesas de Dios para su vida.

Rara vez he escuchado a una mujer quejándose de un hombre bueno y de cuerpo presente PERO que tenga pocos recursos. Lo que me hace concluir que es mejor tener:

UN BUEN MARIDO O PAREJA DE CUERPO PRESENTE AUNQUE NO SEA EL MEJOR PROVEEDOR DEL MUNDO.

QUE

TENER UN MARIDO BUEN PROVEEDOR QUE ESTE PRESENTE PERO AUSENTE.

Lo peor sería tener un marido que ni provee ni te acompaña. Eso es una desgracia total para la vida de una mujer y lo cual requiere de esfuerzo para mejorar ese matrimonio.

Gracias a que las promesas de Dios son perfectas, las mujeres NO tenemos que decidir por uno o el otro. Un buen marido lo provee TODO: COMPAÑÍA Y PROVISIÓN entre otras cosas. Si tienes marido, exige lo que te corresponde y busca ayuda para mejorar tu relación. Si no tienes marido, ya sabes lo que necesitas para la próxima vez que te toque elegir.

Dios las bendiga y les regale SABIDURÍA para arreglar los matrimonios que parecen que no tienen arreglo o a las mujeres sin marido (no a las casadas, ¿ok?) para CONSEGUIR UN MEJOR MARIDO DEL QUE ESCOGISTE LA ÚLTIMA VEZ. A las que viven con hombres sin casarse, deben decidir si lo quieres de marido o nos luego deben arreglar esa situación ya que eso no es bien visto ante los ojos de Dios, el cual desea un pacto formal de compañía entre un hombre y mujer el cual es llamado matrimonio.

Si tienen dudas si se pueden volver a casar o no, lean este blog titulado 5 sugerencias antes de volver a enamorarse.

Mi libro electrónico Nunca más te sentirás sola está en oferta por un mes. Aquí lo pueden conseguir:

Consiga el libro impreso autografiado por la autora aquí. Solo en USA Y PR.

Tienda de Samaritana Del Pozo

https://samaritana-del-pozo.myshopify.com/

El libro impreso también está en Amazon

https://www.amazon.com/Nunca-M%C3%A1s-Sentir%C3%A1s-Sola-Encontrar%C3%A1s/dp/057850717X

El EBOOK está disponible en cualquier país y aquí les doy las opciones en Latinoamérica en tiendas que ya conocemos. Se puede leer desde una tableta, teléfono celular o computadora.

Bajalibros

http://www.bajalibros.com/AR/NUNCA-MAS-TE-SENTIRAS-SOLA-Betzaida-Vargas-eBook-1733872

Mercado Libre

https://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-791259976-libro-nunca-mas-te-sentiras-sola-encontraras-apoyo-_JM

Gandhi

https://www.gandhi.com.mx/nunca-mas-te-sentiras-sola-e4d859

Amazon

https://www.amazon.com/NUNCA-M%C3%81S-SENTIR%C3%81S-SOLA-Encontrar%C3%A1s-ebook/dp/B07SLLB6DV

Compartir

Inhala veneno, exhala bendición

Compartir

¿Sabias que el pasado de nuestras vidas son como las hojas de una arbol Algunas hojas son verdes mientras otras hojas se secan y se caen del árbol. A continuación les explico esta analogía y como podría ayudarte a analizar, clasificar y hasta olvidar lo malo de tu pasado. En mi libro Nunca más te sentirás sola, explico con detalles este proceso.

Las hojas verdes de los árboles del bosque no solo sirven para darnos sombra. Cumplen con unas funciones indispensables para nuestra vida y subsistencia. En el área científica se le conoce a este proceso como fotosíntesis. ¿Recuerdan la clase de ciencia en la escuela primaria?

Este proceso de fotosíntesis purifica el aire que respiramos. Cuando la hoja verde absorbe la luz del sol, entra a ella el ácido carbónico que es dañino para los seres vivos, pero la hoja verde lo filtra y lo convierte en oxígeno que es necesario para que los seres vivientes puedan respirar y mantener la vida. Se dice que los bosques son los pulmones del mundo gracias a este proceso que solamente es llevado a cabo por las hojas verdes. Ninguna otra materia viva puede hacer lo que hacen este tipo de hojas.

En nuestras vidas podemos hacer un proceso similar al que llamaré #fotosíntesis del pasado. En este proceso, nuestras hojas verdes absorbieron lo malo del pasado, pero lo purificaron hasta convertirlo en algo beneficioso para nuestras vidas. Esas hojas verdes representan la culminación y el provecho de los procesos de vida que han enfrentado. Son las hojas que necesitas para vivir en bendición y que pueden incluir el amor a tu familia, tu educación, tu casa, tu salud.. y todo aquello de pasado que sea de bendición a tu vida presente. Estas cosas pueden haber sido producto de una mala experiencia en tu vida pero al procesar todo lo que entra a tu vida, ¡lo conviertes en bendición!.

Las hojas secas de tu vida a veces pesan más que las mismas hojas verdes y contienen VENENO QUE NUNCA PODRÁS PROCESAR. Por eso hay que dejarlas que se descompongan en el suelo del bosque. Esas hojas secas pueden incluir las decepciones, traumas, dolor y todas las pérdidas de posesiones materiales que hemos tenido en la vida. En fin, es todo lo del pasado que hay que dejar atrás y que ni edifica ni es útil a tu vida presente.

Las mujeres que no hacen este tipo de #fotosintesis de pasado, son aquellas que por los años venideros seguirán siendo engañadas, enfermas, acomplejadas, privadas de su libertad, resignadas, dependientes, sumisas, maltratadas física y emocionalmente; mujeres que se sentirán solas, feas, despreciadas, infelices, problemáticas, etc.

Mujer, ¿qué decides tú? ¿Deseas una nueva vida mientras PROCESAS lo malo del pasado? Te recomiendo que hagas una fotosíntesis de tus hojas mientras INHALAS VENENO y EXHALAS BENDICIÓN…

Lea la Promesa #1 del estudio bíblico “6 Promesas”

Partes de este blog fueron obtenidas con permiso del libro de Betzaida Vargas, “Nunca más te sentirás sola.”

Compartir
divorciada

#REINA DE LA ALDEA

Compartir

¿Princesa o una niña real? Mujer, hoy te aliento a que NO le hagas creer a tu hija que es una princesita o reina.  Tal vez lo seguirás haciendo, pero solo quiero poner mi granito de arena para ayudarte a proteger a la #reina de tu aldea. Al tratarla como una niña real,  lograrás afianzar sus pasos, para que ella camine por la vida como una verdadera hija de Dios y SIN PROBLEMAS NI TROPIEZOS, aunque no tenga zapatillas de cristal. Aunque  sigamos vistiendo de princesas a nuestras hijas (se ven preciosas) les vamos a decir que ellas no son verdaderas princesas pero si hijas de Dios y que aún siendo mujeres normales Dios las ama y puede hacer cosas extraordinarias con ellas, incluso convertirlas en VERDADERAS REINAS Y PRINCESAS, de esas que tienen títulos de la realeza, de la nobleza o de belleza.

Yo soy una #reina de la aldea, siempre seré una de ellas. No importa cuantos años pasen, siempre recordaré lo bello que fue mi reinado. Tampoco olvidaré lo que esos hombres me hicieron cuando era una niña y no tenía capacidad mental y física para defenderme. En la pag. 36 de mi libro, NUNCA MÁS TE SENTIRÁS SOLA, describo como fui coronada reina de mi aldea a los 5 años y como paradójicamente ya desde entonces estaba siendo abusada sexualmente. Estos abusos se extendieron hasta pasados mis 18 años, cuando todavía era vista y usada como objeto sexual a cambio de proveerme y cubrirme algunas necesidades básicas. (El libro describe una excursión por una aldea, en donde les enseñó una mejor manera de vivir a las mujeres sin marido. El recorrido se torna muy divertido luego que salimos del lugar más tenebroso de la aldea, en donde toco unos temas tenebrosos también)

Una aldea, según describo en mi libro, es la suma de los entornos en el cual una mujer es expuesta a través de su vida, ya sea una aldea con caminos polvorientos o en una bella casa en el más exclusivo de los suburbios. Todas tenemos una “aldea”. A la mía le llamo en mi libro, PROMESA.

Los “buitres” según describo en mi libro en la pag. 41 “son esas personas que andan volando en círculos sobre ustedes, sus hijos y sus familias, esperando un descuido suyo para atacar lo que ellos ven como delicioso desperdicio, pero que es lo más preciado que ustedes tienen”.

Hay en el mundo demasiadas #reina de la aldea, que son preciosas e inocentes niñas que son vistas como objetos disponibles para ser usadas por “buitres” que buscan satisfacer sus desviados deseos sexuales. Muchas de las mujeres que han sido abusadas sexualmente también fueron llamadas y vestidas como reinas y princesas mientras FUERON OBLIGADAS A CALLAR LOS ABUSOS. MUCHAS AÚN SIGUEN EN SILENCIO por el miedo a delatar al “buitre” que muchas veces es un familiar o figura de autoridad. La #Reina de la Aldea también representa a las mujeres que los “buitres” abusarán en el futuro si no hacemos algo para prevenirlo. Se piensa que estos abusos a nuestras niñas ocurren a través de trata humana, el matrimonio forzado de niñas, el turismo sexual, la mutilación de los órganos genitales o siendo secuestradas por extraños. La realidad es que la mayoría de las niñas son abusadas y atacadas sexualmente por los “buitres” que viven en las cercanías de su propia “aldea”, incluyendo dentro de su casa y por conocidos de ella y de su familia.

El abuso sexual en las niñas y niños es un problema global por lo que los gobiernos del mundo y muchas organizaciones están tratando de prevenir estos sucesos, pero NO han podido erradicarlo. Por más programas que promuevan, NADA va a cambiar si las mujeres no nos hacemos cargo unas de la otras y comenzamos a trabajar en este asunto desde ADENTRO de nuestras casas. Toda la prevención comienza cuidando, educando y protegiendo a las #reinas de nuestras aldeas que son nuestras hijas, nietas, sobrinas, vecinas, hermanas, estudiantes, primas, cuñadas, y cualquier niña o joven con la que tenemos contacto.

Mujer, continúa leyendo ya que también esto pasa en tu aldea, queda de tu parte aceptarlo y ser parte de la solución. Tengo en mi corazón un gran peso de educar a las mujeres para que aprendan a cuidar a las que ellas llaman #reinas de su aldea para que ninguna niña en el mundo tenga que ser víctima de abuso sexual, mientras es llamada y vestida como princesita y reina, debido a la insensatez, incredulidad, ignorancia y despite de su madre, abuelas y demás familiares. Muchas de estas madres que dicen amar a sus hijas, exponen a sus hijas ya sea dejándolas a la merced de los “buitres” o al exponerlas con sensuales vestimentas, despertando así el deseo sexual de los asquerosos buitres. Deseo educar a las mujeres para que sean sobreprotectoras con sus hijos y que desconfíen igualmente de conocidos y extraños que se acercan a sus casas.

No tengo por costumbre llamar a ninguna mujer “reina” o “princesa”, a no ser que sea una mujer que lleva algún título real, de nobleza o de belleza o sea, de esas mujeres que son verdaderas princesas y reinas. El resto de nosotras, usamos esos términos de reina y princesa para determinar lo especial que somos, o para escapar la realidad de nuestras normales y comunes vidas. De niñas, nos visten como y nos llaman princesitas y nos hacen creer que un día nuestro príncipe llegará para rescatarnos y hacernos felices para siempre en nuestro castillo encantando. Luego, cuando descubrimos la realidad, no nos resignamos a aceptarla y decidimos que seguiremos de adultas llamándonos reinas aún en contra de lo que se interponga. Y si eres cristiana, pues entonces insistes en llamarte reina alegando que eres la hija del “rey”, ese rey humilde que nunca nos llamó reinas a ninguna de nosotras pero que si nos llama y nos ama como sus hijas. Y así desando ser algo que no somos, llegamos a bien adultas con todas las frustraciones que nos causaron el nunca haber logrado ser una verdadera reina y así tristemente envejecimos deseando algo que nunca fue. Colorín colorado este frustrante y deprimente cuento se ha acabado. Para no deprimirme y deprimir a otras prefiero llamar a las mujeres por lo que son: sobrevivientes, luchadoras, preciosas, incansables, especiales, únicas, hijas de Dios.

Yo también he vestido a mi hija de reina, a la vez que la he cuidado para que no me le hagan mal. Siempre le dejo claro que no es una verdadera reina o princesa. Mientras escribía este blog me dijo, “No importa que tu no me llames reina, mi papá como quiera me dice reina”. Sonreí satisfecha, porque alguien tiene que mantenerla REAL Y ESE ES MI TRABAJO COMO MADRE.

Este traje que luce mi hija en la foto, fue el que yo use en mi reinado cuando tenía 5 años. Mi hija tenía 5 años cuando tomé esta foto. Atesoro esta imagen más que ninguna otra, porque ya este traje no está en mi posesión. Mi segundo marido, en uno de sus constantes arrebatos de bipolaridad, depresión y locura, lo tiró al camión de la basura junto con otras cosas que eran muy importantes para mi. Ese marido maltratante desapareció mi traje de reina, pero nunca pudo doblegarme el ánimo. Tiempo después, yo me convertí en su traje de reina,  me desaparecí de su vida y nunca más me pudo ver.

Te incluyo varios recursos para que sepas cómo proteger a la que llamas #reina de tu aldea incluyendo las técnicas que he usado yo con mis hijos. Comparte este mensaje con otras mujeres que aprecies. Juntas lograremos identificar, atrapar, reportar, desviar, asustar, encarar, sorprender y alejar a los “buitres” que de seguro abundan en tu aldea y en la mía también, ANTES de que ellos nos ataquen a nosotras o a nuestros hijos. Así, estando vigilantes le dejaremos claro al “buitre depredador” que no somos tontas ni pecadoras y que es mejor que se alejen de nuestras casas, iglesias, escuelas y aldeas antes de que los atrapemos y saquemos a la luz sus asquerosas desviaciones. Si estas cosas te parecen inciertas o imposibles, con más razón debes educarte ya que tus hijos están en un gran riesgo debido a tu falta de información.

1. SIENDO EXPLÍCITA CON EL TEMA- Todo el que me conoce sabe que no tendré miedo alguno en llamarle la atención, reportar a la policia o denunciar a cualquiera que intente hacerle daño a mis hijos. Por explícita me refiero a que dijo en voz bien alta y clara QUE DETESTO A LOS ABUSADORES DE NIÑOS. Esto le digo en conversaciones con familiares, amigos y conocidos.

2. SIEMPRE COMPARTO EN LAS REDES SOCIALES O PRIVADAMENTE reportajes en las noticias sobre abusadores sexuales para despertar incomodidad entre los que todavía creen que estas cosas no pasan en sus aldeas.

3. Estoy alerta a los hombres que preguntan más por mi hijos que por mi.

4. Estoy al tanto y alerta sobre los adultos que les dan demasidos regalos y atenciones a mis hijos sin motivo alguno.

5. No dejando que duerman en la cama de nadie, ya sea del mismo sexo o del opuesto. Nadie, es nadie. Sin excepciones.

6. No deje sus niños sin supervisión.

7. No deje sus hijos al cuidado de alguien quien usted sabe que tiene desviaciones sexuales, aunque sea su propio marido o esposo. Ej, si una mujer sabe que su propia pareja ve pornografía de niños, ¿qué le hace pensar que no abusará de sus propios hijos?

8. La seguridad de sus hijos no es negociable. Ej. Una mujer que se queda viviendo con un hombre que abusa a sus hijos, pero que paga la renta.

8. Cuando dejo mis hijos al cuidado de alguien en quien confió les recalco que los cuiden y le dejo saber lo que no acepto.

6. Les digo a mis hijos que nadie los debe tocar. Nadie es nadie. Sin excepciones.

7. No permito que nadie, sin excepciones, sienten mis hijos en sus piernas.

8. No dejo a mi hija en ningun sitio sola con ningún hombre. (La excepción es con su padre, el cual ha demostrado cuidado y amor especial por ella)

Todo lo que escribo en este blog es INCÓMODO. Se siente incómodo porque es la verdad. Una verdad que muchas veces pretendemos no ver. Mujer, protege a la #reina de tu aldea. Dios la bendiga y les regale sabiduría y discernimiento.

Lean este excelente artículo preparado por UNICEF Argentina y el cual tiene valiosa información para proteger del abuso sexual a las #reina de la aldea.

proteccion-AbusoSexual_contra_NNyA-2016_(1)

Con respeto y cariño,

Betzaida

Compartir

OLVIDARÁS LO MALO 

Compartir

PROMESA DE DIOS PARA TI:

OLVIDARAS LO MALO

 La Biblia es muy clara al exhortarnos a OLVIDAR EL PASADO.  Eso no quiere decir que vamos a ignorar nuestro pasado completamente. Porque si no analizamos y aceptamos nuestro pasado, es probable que sigamos repitiendo los mismos errores. Recordar lo malo que te sucedió en el pasado DUELE.  Recordar lo bueno que te sucedió en el pasado también puede ser algo negativo. Si recuerdas lo bueno para edificarte pues es algo positivo, pero si recuerdas las cosas pasadas con nostalgia, pena, frustración y dolor entonces tampoco es bueno para ti. No podemos vivir diciendo:

YO ERA

YO HACIA

YO FUI

A MI ME HICIERON

MIRA COMO ME DEJARON

POR ESO SOY COMO SOY

NO HAY GENTE BUENA

NUNCA SERÁ IGUAL

MIRA LO QUE PERDÍ

 Hay que vivir en el presente, PERO, para vivir sabiamente y forjar un buen futuro, es necesario saber de donde vienes y porqué tomaste buenas y malas decisiones en el pasado. 

Digamos que tener un entendimiento claro del pasado te ayuda en el futuro.  Es por eso que se estudia historia en las escuelas, porque queremos saber de donde salimos y hacia donde vamos. A veces vemos patrones generacionales en las familias, por ejemplo, todas las niñas se embarazan antes de los 16 años, o la mayoría de las niñas en la familia son abusadas sexualmente, o el índice de educación en la familia es bajo. Vemos como repiten los mismos errores, generación tras generación.

¡Mujer, te exhorto a que tu

SEAS EL AGENTE DE 

CAMBIO EN TU FAMILIA.

Te exhorto a que seas

 tú la que ayudes

a cambiar el rumbo 

de tu familia!

 Si alguien te hizo daño y no se arrepintió de sus hechos, tú le dejas esto a cargo a Dios, que ha prometido encargarse de esa gente.

A SU DEBIDO TIEMPO, DICE EL SEÑOR …

 Y si fuiste tú quien le hice daño a otro y esta arrepentida, ten la certeza de esto:

DIOS TE PERDONA

 

¡Es de sabias saber

de donde vienes,

a donde estas y

hacia donde te 

gustaría dirigirte!


Si no sabes porque hiciste lo que hiciste, probablemente repetirás los mismos errores. Reconocer tu pasado te puede convertir en una mujer muy sabia, porque aprendes de lo que te pasó y eso te ayuda a protegerte a ti y a tu familia.

Dios te bendiga. Ánimo mujer, que tu pasado no determina tu futuro.

©samaritanadelpozo 2017
¡DIVORCIADA Y BENDECIDA!™
#divorciadaybendecida

Compartir