Un buen marido no hace eso

¡COMPARTA!

He tenido 4 maridos. Antes de que me juzgues, déjame explicarte. Entre mis 22-35 años me casé y me divorcié 3 veces. Entre medio de todos los maridos tuve variosssss novios. A las 39.5 años conocí otro… exacto, otro hombre. Ese hombre me invitó a su iglesia evangélica el mismo día que me conoció. Tres días después fui por primera vez a un servicio evangélico y allí conocí al “hombre” que dividió mi vida en dos partes, A/R y D/R. Antes de que Dios hiciera en mí el Rescate (Salmo 40:1-3), tuve una vida miserable de 3 maridos, tres divorcios y crisis constantes. Después del Rescate, Dios me sacó del foso de desesperación, del lodo y del fango y puso mis pies sobre suelo firme. Él cambió mi vida totalmente y me estabilizó, incluyendo que me casé con aquel hombre que me invitó a su iglesia en 2011 y con el cual sigo felizmente casada desde 2012. Vivo agradecida del rescate de Dios, por lo cual desde 2015 he dedicado mi vida a apoyar Mujeres sin Marido. Nadie nunca me ha pagado por hacerlo. No hace falta, ya que la ganancia la obtuve al tener la oportunidad de vivir una mejor vida.

He tenido 4 maridos en total, por lo cual puedo comparar efectivamente un marido bueno de uno que no lo es. Tuve 1 marido regular, 2 maridos malísimos y 1 buenísimo. Por lo general, las mujeres que han tenido un solo esposo y ha salido bueno, creen que ellas son las mujeres más especiales del mundo. Lo que ellas no saben es qué hay millones de mujeres especiales que son iguales o mejores de buenas que ellas y están SIN MARIDO. Ahora lo sé, desde que pertenezco a ese grupo de mujeres que andan por ahí diciendo lo bueno que son sus maridos.

Pero a diferencia de muchas de estas mujeres felizmente casadas, yo sé que ellas son felices en sus matrimonios no solamente porque ellas son buenas, juiciosas o porque se esmeran, es también porque el hombre que tienen ha decidido ser un buen marido.

Las mujeres que no tienen marido se preguntan qué hicieron que el esposo las dejó, porqué las abandono, porqué las abusaba, que problema tendrán que ese hombre no la apreció etc. En mis años de crisis yo veía cómo otras mujeres eran felices en sus matrimonios y yo no. Hoy sé que aunque nunca fui perfecta, tampoco me merecía los malos tratos que recibí. Lo supe con toda certeza desde que me volví a casar con un hombre bueno y temeroso de Dios, con el cual no tengo ninguno de los problemas que tuve con los demás. A veces, incrédula le pregunto a mi esposo: “¿Yo te he dado algún problema?” Quisiera ayudarlas con este dilema, explicándoles que es lo que un buen esposo no hace. Sé que muchas no tienen con que comparar y se culpan totalmente del fracaso en la relación. Esto he descubierto en 4 años apoyando diariamente a mujeres sin marido en decenas de países:

La mayoría de las mujeres sin marido son mujeres buenas que no fueron apreciadas por un mal marido.

No son mujeres perfectas, ninguna lo somos, pero no se merecen la forma en que las han tratado. Una buena manera de olvidar el pasado y moverse hacia el futuro, es reconociendo, entendiendo y aceptando las experiencias vividas. Entender que tu no eres tal vez la mujer más linda del mundo, ni la más inteligente, ni la mejor, pero tampoco te merecías un mal marido. Desde hoy deja de culparte por el pasado. Empieza a reconocer tus buenas cualidades. Y sobre todo, si algún día te vas a volver a enamorar recuerda estas 10 cosas que un buen esposo no hace. Desde que inicies una relación ve observando si vas a repetir y aceptar las mismas cosas que soportabas del hombre anterior. Eso no es sabio. Afina tu ojo de tal manera que sepas reconocer un celoso, un abusador, un vago, un mediocre, etc. Solo acepta un buen hombre en tu vida o quédate sola. Lea el blog Esperando al que no llega para que sepas cómo es que un hombre bueno trata a una mujer.

Para las miles de mujeres casadas que también me escriben y leen mis publicaciones, esto le viene bien para reconocer lo que deben o no aceptar en sus matrimonios. Una mujer felizmente casada no vive aguantando, vive un matrimonio normal, lo cual no incluye ninguna de las 10 cosas que mencionaré aquí. Busquen ayuda para sus matrimonios a tiempo, no queremos que tengan que pasar por lo que millones de mujeres hemos pasado. Por favor, las que han estado infelizmente casadas por muchos años, no den malos ejemplos a las jóvenes al decir cosas como: “Llevo 40 años casada, las he pasado negras, él ha sido infiel, era bebedor, me pegaba y nunca me mantuvo pero aguanté y ahora que tenemos 70 años, somos felices.” Eso son malos ejemplos de malos matrimonios. Llamemos las cosas por su nombre…ya que no vamos a creer ese cuento de que Dios nos envió a este mundo a cumplir y pagar una sentencia, en vez de a vivir su propósito de vida para nosotras, el cual sería ideal que incluyera un BUEN MARIDO.

Llamo las cosas por su nombre, por lo cual no le pongo una capa de azúcar a lo que digo o escribo. Un hombre malo no es más o menos bueno, es malo y punto. Se le llama por su nombre. No se justifican los malos hombres diciendo por ejemplo “es que él es así porque…”. Esto es para alertar a las mujeres que estamos criando varones y que tenemos que enseñarlos a que sean “machitos” de verdad, o sea que si se portan mal serán llamados por el nombre que se merecen. Si los hombres desean ser llamados buenos nombres, tienen que aprender a ganárselos.


10 cosas que un buen esposo NO HACE

Un buen marido no te amenaza con dejarte, no te dice mentiras, con no darte dinero, con beber más alcohol la próxima vez, con pegarte, con buscarse otra mujer. Su propósito es doblegarte el ánimo y manipularte. Una mujer que vive de amenaza en amenaza nunca verá el propósito de Dios cumplirse en su vida ya que no tiene paz. Un hombre que amenaza a su esposa o pareja, no es un hombre bueno.
Es un amenazador.

Un buen marido no te golpea, no te asusta, no te amedrenta, no hace avances para restringirte, no te abusa sexualmente y no te grita. Su propósito es hacerte creer que el te domina y tiene poder sobre ti. Una mujer que vive golpeada y abusada nunca será feliz. Un hombre que le pega a su esposa o pareja es una desgracia para la humanidad y jamás puede ser considerado un hombre bueno.
Es un abusador.

Un buen marido no te dice mentiras, no te dice loca cuando no crees sus mentiras, no te dice cosas hirientes, no te menosprecia, no te hace sentir poca cosa, no habla mal de ti. Su propósito es hacerte creer que no vales. Una mujer que vive ofendida nunca sanará su corazón y no podrá ser de bendición para su familia. Un hombre que ofende a su esposa o pareja, no es un hombre bueno.
Es un vulgar.

Un buen marido te deja ser libre para hacer las cosas que te ayudan a ser mejor persona; como estudiar, hacer dieta y ejercicio, trabajar, maquillarte, ir a la iglesia, mantenerse bonita, tener buenas amigas o ser una buena madre. Su propósito es controlar tu vida para asegurarse que no prosperes y llegues a ser mejor que el o para que siempre dependas de él. Una mujer que vive limitada y controlada nunca prosperará y no podrá valerse por sí misma, lo cual estará más o menos bien hasta que el se va o se muere. Un hombre que limita a su esposa o pareja, no es un hombre bueno.
Es un controlador.

Un buen marido no desconfía de ti sin motivos, no se inventa cosas que no existen, no te está espiando y no es celoso compulsivo. Su propósito es hacerte creer que te ama tanto que no quiere perderte. Una mujer que siente que no confían en ella está a la defensiva, miente, vive asustada y tratando de ser una mujer que no es para evitar desatar la desconfianza de su pareja. Un hombre que desconfía de su esposa o pareja, no es un hombre bueno.
Es un acomplejado.

Un buen marido no prefiere a otra, no tiene amantes, no visita otras mujeres, no tiene hijos con otras mujeres. Su propósito es hacerte creer que no eres suficiente para un hombre como él. Una mujer menospreciada vive amargada, confundida y con baja autoestima tratando de remediar lo poca cosa que se siente ya que su marido necesita algo más que ella. Un hombre que engaña a su esposa o pareja, no es un hombre bueno.
Es un mujeriego, adúltero y infiel.

Un buen marido nunca deja de proveer para su familia, no busca excusas para no trabajar o deja que sea su mujer la que busque el pan de cada día. Un buen marido tampoco deja que su mujer haga todos los quehaceres de la casa ella sola. Su propósito es hacerte creer eres su sirvienta, que debes trabajar fuera de la casa, cuidar niños, ser su amante, tener la casa limpia etc. mientras el descansa o porque esas son cosas de mujeres. Una mujer estresada terminará enferma, cansada y decepcionada de la vida. Un hombre que sea aprovecha de su esposa o pareja, no es un hombre bueno.
Es un vago.

Un buen marido no te deja por otra más linda, no se va cuando te enfermas, no te deja porque ya no produces. Su propósito es hacerte creer que ya no eres valiosa ni para él ni para ningún otro hombre. Una mujer abandonada cree que no es valiosa, que no es suficiente y piensa que se ganó lo que le hicieron. Un hombre que abandona a su esposa o pareja, no es un hombre bueno.
Es un cobarde.

Un buen marido no te reclama con groserías si la casa no esta lo suficientemente limpia, si llegas un poco tarde, si estas pasada de peso, si estas cansada. Tampoco te culpa por sus desgracias, por sus vicios y por su mala vida. Su propósito es hacerte creer que no haces nada suficientemente bien o que eres la culpable de lo que sucede. Una mujer presionada no es capaz de funcionar ya que vive pendiente de no fallar. Un hombre que le reclama de mala manera a su esposa o pareja, no es un hombre bueno.
Es un dictador.

Un buen marido no te mata los sueños, no habla mal de ti, no te bloquea, no te boicotea tus planes, no te dice que siempre lo haces mal, no te compara con otras mujeres. Su propósito es hacerte creer que no lograrás, cualquiera que sea la tarea que te propongas. Una mujer desanimada tiene baja autoestima y se siente incapaz. Un hombre que desanima a su esposa o pareja, no es un hombre bueno.
Es un bully o acosador.

Mujer, Dios te bendiga y te regale sabiduría y discernimiento para NO creer las mentiras que te hayan dicho o que has creído. Debes entender que Dios tiene planes de bien para ti por lo cual vivir en una relación donde te maltratan no debería ser una opción nunca mas en tu vida. Repite después de mi…

¡UN BUEN MARIDO NO HACE ESO!

¡COMPARTA!

También podría gustarle...

Blogs favoritos

5 Comments

  1. […] Aprende de tus propios errores. Asegúrate que si te buscas una nueva pareja, será para bendecir tu vida y no para atrasarte. Conozco mujeres, muchas, que cuando empiezan a prosperar les aparece lo que ellas llaman “una bendición” con cuerpo de hombre, pero que es en realidad una especie de “veneno” para sus vidas. Lea este blog para que sepa distinguir un hombre bueno de uno malo, al entender lo que los hombres b… […]

  2. Mirian says:

    Me identifiqué mucho con lo que acabo de leer acabo de separarme de mi expareja y era exactamente asi como leí en este artículo💔😞

  3. Any Portugal Rau says:

    Hermoso material, me gustaría conversarlo con la persona directa y abrir mi corazón

  4. Anónimo says:

    Todo su contenido es de gran ayuda .he tenido que pasar por algo muy fuerte .en mi vida
    He pasado por cáncer de seno por 2 veces
    Y hoy día sufro de los estragos de los tratamientos .y más enfermedades. Soy fuerte y lucho con mi día a día..mi matrimonio
    De 36 años se rompió. Y se lo que esto significa. En mi situación …gracias por su valiosa ayuda para tantas mujeres
    En tantas situaciones…adversas…

  5. Anónimo says:

    Una mujer sin marido. Que nunca llego a encontrar el equilibrio en su vida familiar y vivia muy mal tambien es por que no busco a la persona correcta tal y como Dios enseña. A veces nosotras mismas tenemos esa vida por no pedir el hombre especial para nosotras. Nos equivocamos mucho. Dios nos perdone.

Deja un comentario