divorciada

#REINA DE LA ALDEA

¿Princesa o una niña real? Mujer, hoy te aliento a que NO le hagas creer a tu hija que es una princesita o reina.  Tal vez lo seguirás haciendo, pero solo quiero poner mi granito de arena para ayudarte a proteger a la #reina de tu aldea. Al tratarla como una niña real,  lograrás afianzar sus pasos, para que ella camine por la vida como una verdadera hija de Dios y SIN PROBLEMAS NI TROPIEZOS, aunque no tenga zapatillas de cristal. Aunque  sigamos vistiendo de princesas a nuestras hijas (se ven preciosas) les vamos a decir que ellas no son verdaderas princesas pero si hijas de Dios y que aún siendo mujeres normales Dios las ama y puede hacer cosas extraordinarias con ellas, incluso convertirlas en VERDADERAS REINAS Y PRINCESAS, de esas que tienen títulos de la realeza, de la nobleza o de belleza.

Yo soy una #reina de la aldea, siempre seré una de ellas. No importa cuantos años pasen, siempre recordaré lo bello que fue mi reinado. Tampoco olvidaré lo que esos hombres me hicieron cuando era una niña y no tenía capacidad mental y física para defenderme. En la pag. 36 de mi libro, NUNCA MÁS TE SENTIRÁS SOLA, describo como fui coronada reina de mi aldea a los 5 años y como paradójicamente ya desde entonces estaba siendo abusada sexualmente. Estos abusos se extendieron hasta pasados mis 18 años, cuando todavía era vista y usada como objeto sexual a cambio de proveerme y cubrirme algunas necesidades básicas. (El libro describe una excursión por una aldea, en donde les enseñó una mejor manera de vivir a las mujeres sin marido. El recorrido se torna muy divertido luego que salimos del lugar más tenebroso de la aldea, en donde toco unos temas tenebrosos también)

Una aldea, según describo en mi libro, es la suma de los entornos en el cual una mujer es expuesta a través de su vida, ya sea una aldea con caminos polvorientos o en una bella casa en el más exclusivo de los suburbios. Todas tenemos una “aldea”. A la mía le llamo en mi libro, PROMESA.

Los “buitres” según describo en mi libro en la pag. 41 “son esas personas que andan volando en círculos sobre ustedes, sus hijos y sus familias, esperando un descuido suyo para atacar lo que ellos ven como delicioso desperdicio, pero que es lo más preciado que ustedes tienen”.

Hay en el mundo demasiadas #reina de la aldea, que son preciosas e inocentes niñas que son vistas como objetos disponibles para ser usadas por “buitres” que buscan satisfacer sus desviados deseos sexuales. Muchas de las mujeres que han sido abusadas sexualmente también fueron llamadas y vestidas como reinas y princesas mientras FUERON OBLIGADAS A CALLAR LOS ABUSOS. MUCHAS AÚN SIGUEN EN SILENCIO por el miedo a delatar al “buitre” que muchas veces es un familiar o figura de autoridad. La #Reina de la Aldea también representa a las mujeres que los “buitres” abusarán en el futuro si no hacemos algo para prevenirlo. Se piensa que estos abusos a nuestras niñas ocurren a través de trata humana, el matrimonio forzado de niñas, el turismo sexual, la mutilación de los órganos genitales o siendo secuestradas por extraños. La realidad es que la mayoría de las niñas son abusadas y atacadas sexualmente por los “buitres” que viven en las cercanías de su propia “aldea”, incluyendo dentro de su casa y por conocidos de ella y de su familia.

El abuso sexual en las niñas y niños es un problema global por lo que los gobiernos del mundo y muchas organizaciones están tratando de prevenir estos sucesos, pero NO han podido erradicarlo. Por más programas que promuevan, NADA va a cambiar si las mujeres no nos hacemos cargo unas de la otras y comenzamos a trabajar en este asunto desde ADENTRO de nuestras casas. Toda la prevención comienza cuidando, educando y protegiendo a las #reinas de nuestras aldeas que son nuestras hijas, nietas, sobrinas, vecinas, hermanas, estudiantes, primas, cuñadas, y cualquier niña o joven con la que tenemos contacto.

Mujer, continúa leyendo ya que también esto pasa en tu aldea, queda de tu parte aceptarlo y ser parte de la solución. Tengo en mi corazón un gran peso de educar a las mujeres para que aprendan a cuidar a las que ellas llaman #reinas de su aldea para que ninguna niña en el mundo tenga que ser víctima de abuso sexual, mientras es llamada y vestida como princesita y reina, debido a la insensatez, incredulidad, ignorancia y despite de su madre, abuelas y demás familiares. Muchas de estas madres que dicen amar a sus hijas, exponen a sus hijas ya sea dejándolas a la merced de los “buitres” o al exponerlas con sensuales vestimentas, despertando así el deseo sexual de los asquerosos buitres. Deseo educar a las mujeres para que sean sobreprotectoras con sus hijos y que desconfíen igualmente de conocidos y extraños que se acercan a sus casas.

No tengo por costumbre llamar a ninguna mujer “reina” o “princesa”, a no ser que sea una mujer que lleva algún título real, de nobleza o de belleza o sea, de esas mujeres que son verdaderas princesas y reinas. El resto de nosotras, usamos esos términos de reina y princesa para determinar lo especial que somos, o para escapar la realidad de nuestras normales y comunes vidas. De niñas, nos visten como y nos llaman princesitas y nos hacen creer que un día nuestro príncipe llegará para rescatarnos y hacernos felices para siempre en nuestro castillo encantando. Luego, cuando descubrimos la realidad, no nos resignamos a aceptarla y decidimos que seguiremos de adultas llamándonos reinas aún en contra de lo que se interponga. Y si eres cristiana, pues entonces insistes en llamarte reina alegando que eres la hija del “rey”, ese rey humilde que nunca nos llamó reinas a ninguna de nosotras pero que si nos llama y nos ama como sus hijas. Y así desando ser algo que no somos, llegamos a bien adultas con todas las frustraciones que nos causaron el nunca haber logrado ser una verdadera reina y así tristemente envejecimos deseando algo que nunca fue. Colorín colorado este frustrante y deprimente cuento se ha acabado. Para no deprimirme y deprimir a otras prefiero llamar a las mujeres por lo que son: sobrevivientes, luchadoras, preciosas, incansables, especiales, únicas, hijas de Dios.

Yo también he vestido a mi hija de reina, a la vez que la he cuidado para que no me le hagan mal. Siempre le dejo claro que no es una verdadera reina o princesa. Mientras escribía este blog me dijo, “No importa que tu no me llames reina, mi papá como quiera me dice reina”. Sonreí satisfecha, porque alguien tiene que mantenerla REAL Y ESE ES MI TRABAJO COMO MADRE.

Este traje que luce mi hija en la foto, fue el que yo use en mi reinado cuando tenía 5 años. Mi hija tenía 5 años cuando tomé esta foto. Atesoro esta imagen más que ninguna otra, porque ya este traje no está en mi posesión. Mi segundo marido, en uno de sus constantes arrebatos de bipolaridad, depresión y locura, lo tiró al camión de la basura junto con otras cosas que eran muy importantes para mi. Ese marido maltratante desapareció mi traje de reina, pero nunca pudo doblegarme el ánimo. Tiempo después, yo me convertí en su traje de reina,  me desaparecí de su vida y nunca más me pudo ver.

Te incluyo varios recursos para que sepas cómo proteger a la que llamas #reina de tu aldea incluyendo las técnicas que he usado yo con mis hijos. Comparte este mensaje con otras mujeres que aprecies. Juntas lograremos identificar, atrapar, reportar, desviar, asustar, encarar, sorprender y alejar a los “buitres” que de seguro abundan en tu aldea y en la mía también, ANTES de que ellos nos ataquen a nosotras o a nuestros hijos. Así, estando vigilantes le dejaremos claro al “buitre depredador” que no somos tontas ni pecadoras y que es mejor que se alejen de nuestras casas, iglesias, escuelas y aldeas antes de que los atrapemos y saquemos a la luz sus asquerosas desviaciones. Si estas cosas te parecen inciertas o imposibles, con más razón debes educarte ya que tus hijos están en un gran riesgo debido a tu falta de información.

1. SIENDO EXPLÍCITA CON EL TEMA- Todo el que me conoce sabe que no tendré miedo alguno en llamarle la atención, reportar a la policia o denunciar a cualquiera que intente hacerle daño a mis hijos. Por explícita me refiero a que dijo en voz bien alta y clara QUE DETESTO A LOS ABUSADORES DE NIÑOS. Esto le digo en conversaciones con familiares, amigos y conocidos.

2. SIEMPRE COMPARTO EN LAS REDES SOCIALES O PRIVADAMENTE reportajes en las noticias sobre abusadores sexuales para despertar incomodidad entre los que todavía creen que estas cosas no pasan en sus aldeas.

3. Estoy alerta a los hombres que preguntan más por mi hijos que por mi.

4. Estoy al tanto y alerta sobre los adultos que les dan demasidos regalos y atenciones a mis hijos sin motivo alguno.

5. No dejando que duerman en la cama de nadie, ya sea del mismo sexo o del opuesto. Nadie, es nadie. Sin excepciones.

6. No deje sus niños sin supervisión.

7. No deje sus hijos al cuidado de alguien quien usted sabe que tiene desviaciones sexuales, aunque sea su propio marido o esposo. Ej, si una mujer sabe que su propia pareja ve pornografía de niños, ¿qué le hace pensar que no abusará de sus propios hijos?

8. La seguridad de sus hijos no es negociable. Ej. Una mujer que se queda viviendo con un hombre que abusa a sus hijos, pero que paga la renta.

8. Cuando dejo mis hijos al cuidado de alguien en quien confió les recalco que los cuiden y le dejo saber lo que no acepto.

6. Les digo a mis hijos que nadie los debe tocar. Nadie es nadie. Sin excepciones.

7. No permito que nadie, sin excepciones, sienten mis hijos en sus piernas.

8. No dejo a mi hija en ningun sitio sola con ningún hombre. (La excepción es con su padre, el cual ha demostrado cuidado y amor especial por ella)

Todo lo que escribo en este blog es INCÓMODO. Se siente incómodo porque es la verdad. Una verdad que muchas veces pretendemos no ver. Mujer, protege a la #reina de tu aldea. Dios la bendiga y les regale sabiduría y discernimiento.

Lean este excelente artículo preparado por UNICEF Argentina y el cual tiene valiosa información para proteger del abuso sexual a las #reina de la aldea.

proteccion-AbusoSexual_contra_NNyA-2016_(1)

Con respeto y cariño,

Betzaida

divorciada

Fibromialgia del alma

Mujer, mira la casita de esta ave. Ella se ve muy linda y tranquila pero la verdad es que ¡se le está cayendo su casita encima!. Yo no sé tú, pero yo a veces me siento como si el mundo se me viene abajo con mi casa y cuerpo incluido. Hay días en que siento que las fuerzas ya no me dan para seguir. De esos días que me duele hasta el alma y que recuerdo algo llamado fibromialgia.

La Real Academia Española define la fibromialgia como: Una enfermedad caracterizada por dolor muscular difuso y intenso, rebelde al tratamiento y de causa desconocida.

¿Es rebelde, intensa, no se conoce a sí misma y eso hace que cause dolor? Cualquier parecido de esta enfermedad con mucha de nosotras es pura coincidencia.

Los médicos la definen de muchas formas y yo la defino como UNA ENFERMEDAD DEL ALMA que te ENFERMA EL CUERPO. ¿Será por eso que no encuentran lo que la causa, ya que la causa está en las almas y no los cuerpos?

La mayoría de las mujeres viven sobrecargadas de compromisos y responsabilidades. Todo el mundo espera algo de la mujer que tienen cerca; que cocine, que tenga la ropa limpia, que sea el taxi de la casa, que resuelva los problemas que aparezcan, que compre los víveres, etc etc. Súmale a esto las preocupaciones financieras, las de salud, las académicas, las de vivienda, la escasea. A eso le añadimos los dolores del alma; las penas, las frustraciones, los problemas en las relaciones de pareja, la soledad, el abandono, los traumas, el acoso, el maltrato… Ah y que no se nos olvide los problemas del trabajo, el jefe, los compañeros de trabajo, las exigencias del día a día, la baja remuneración.

Este panorama es desolador, realmente lo es. Tal vez tu, tienes agotados el alma y el cuerpo. Sientes que no puedes más y tienes razones de sobra para sentirte así. Es por eso que millones de mujeres cada año son diagnósticadas con fibromialgia. Muchas mujeres que conozco padecen de esto también. Yo soy una de ellas. Fui diagnosticada en el 2009, luego de vivir una vida plagada de crisis. Le atribuyo mi diagnóstico directamente al exceso de preocupaciones y sufrimientos a los que sometí mi cuerpo. Lamento mucho el haber sometido mi cuerpo a sufrimientos innecesarios.

Para calmar los malestares, una reumatologa me recetó unas medicinas que nunca tomé. En cambio, visité una doctora de medicina natural y desde entonces manejo mis dolores de cuerpo con remedios naturales. En realidad ni siento que tengo una enfermedad HASTA QUE:

Una vez más descuido mi cuerpo y mi alma y dejo que las preocupaciones, el exceso de trabajo, la falta de ejercicio y los malos hábitos alimenticios me recuerden que padezco de una condición llamada: FALTA DE CUIDADO PROPIO.

Y entonces una vez más y por necesidad, retomo la vida que Dios desea para mi. Una vida equilibrada, con buena alimentación y DE TOTAL CONFIANZA EN DIOS. Una vida de mucho amor propio. Una vida donde yo soy lo más importante.

Mujer, ¿tienes tu también fibromialgia del alma?

¿Tienes un diagnóstico de FALTA DE CUIDADO PROPIO?

¿Padeces de una enfermedad que no solo te cansa el cuerpo sino que te aniquila el alma.?

¿Usas excesos de medicamentos y pastillas, alcohol, drogas o comes de más tratando de curarte el alma?

¿Te dejas tumbar por esa enfermedad del alma que te quita el ánimo, te apaga las fuerzas para seguir, te aniquila el propósito y te deja CREYENDO ESA MENTIRA DE QUE TÚ CASA SE TE ESTÁ CAYENDO ENCIMA.?

Si te sientes así, es hora de empezar a sanarte el ALMA, dejándole a Dios todas tus cargas. Eso te calmará la ansiedad, disipará tus preocupaciones y te sobrará tiempo para dedicártelo a ti.

¿Vives corriendo de un lado al otro, estresada, lamentándote del poco tiempo que tienes, de lo mal que comes, de lo mal que te ves? Entonces es tiempo de dejarle a Dios tus cargas y encárgate de tu CUERPO, de tu alimentación, de tu salud, de tomarte tus medicamentos y de hacer ejercicio.

En fin, ya seas que tienes fibromialgia del cuerpo o del alma, Dios te puede quitar la carga física y emocional que te hace sentir enferma.

Desde el 2009, Dios ha hecho grandes cosas conmigo, entre ellas, curarme la fibromialgia del alma lo suficiente como para que yo CASI no sienta la fibromialgia del cuerpo.

Dios las bendiga y les regale una NUEVA CALIDAD DE VIDA, una vida sin dolor, sin quejas y llena de alternativas y productividad.

Nota: Ustedes saben que no soy doctora en medicina. Lo que aquí ofrezco es la cura que Dios quiere darte, la del alma. Para los dolores del cuerpo, por favor visite su médico. ¡Necesitas estar sana!

Lee esto si has sido abandonada con hijos…

Érase una vez la historia de una esclava egipcia llamada Agar  y su hijo Ismael. Los dos fueron abandonados a su suerte en el desierto, donde ellos anduvieron errantes. ¿Cuál fue el motivo de esta crueldad? Ella le parió un hijo a su amo Abraham, con el permiso de la esposa de éste, pero cuando la esposa pudo tener un hijo propio, la echaron a la calle, mejor dicho, al desierto. ¿Qué de que novela saqué esta historia? De la Santa Biblia, Génesis 21: 9-21. No dejes de leer el final de este blog, porque aunque no leas la historia directamente de la Biblia, me imagino que ahora quieres saber el desenlace de la historia.

“Por tanto, dijo a Abraham: Echa a esta sierva y a su hijo, porque el hijo de esta sierva no ha de heredar con Isaac mi hijo. Entonces Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan, y un odre de agua, y lo dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó el muchacho, y la despidió. Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba”


Pobre Agar… se le prometieron cosas buenas si le daba un descendiente a Abraham. Ella accedió, pensó que estaba haciendo el mejor negocio de su vida, algo que le daría prestigio y le aseguraría un porvenir. Como muchas de nosotras, que creemos que si le damos un hijo a alguien (esposo o no, no hace diferencia) éste se va quedar con nosotras, va a proveer para nosotras y que será incondicional para siempre. Pero muchas veces la historia se revierte…la historia de amor se convierte en tragedia…para nosotras.

Les dije que yo era una samaritana del pozo…pero también tengo un poco de Agar. Uno de esos maridos me hizo vivir en carne propia la historia de Agar, terminé embarazada y abandonada. Con hijos y abandonada. Con niños con necesidades especiales y abandonada. Sin trabajo y abandonada. Enferma y abandonada. ¿Cuál será tu caso? Sé que muchas de ustedes tienen historias similares.

Gracias Dios, porque me pusiste un ejemplo en El Libro, que me dice que hacer y que muestra tu mano misericordiosa aún para una Agar, la sirvienta abandonada con un hijo. Esta es la enseñanza que obtuve de esta historia. Si has pasado por un abandono o estás pasando por esto, lee esta historia y aférrate a esta enseñanza.

!ABRE TUS OJOS, 

LEVÁNTATE 

Y NO TEMAS, 

TE DICE EL SEÑOR!

Lo que Agar hizo que no le funcionó: SE SENTÓ A ESPERAR LO PEOR.

“Y le faltó el agua del odre, y echó al 

muchacho debajo de un arbusto,

y se fue y se sentó enfrente,

 a distancia de un tiro de arco;

porque decía: No veré cuando

 el muchacho muera”


Eso es lo que muchas de nosotras hacemos, cuando estamos en crisis, nos sentamos a esperar lo peor en vez de actuar con fortaleza para salir lo antes posible de la situación…

LO QUE DIOS HIZO POR ELLA, SIN SIQUIERA ELLA PEDÍRSELO

-LE DIJO NO TEMAS

-LE DIJO LEVÁNTATE

-DIOS LE ABRIÓ LOS OJOS

“Y oyó Dios la voz del muchacho;

 y el ángel de Dios llamó a 

Agar desde el cielo,y le dijo:


porque Dios ha oído la voz 

del muchacho en donde está. 

LEVÁNTATE, alza al muchacho,

 y sostenlo con tu mano, 

porque yo haré de él una gran nación.

 Entonces DIOS LE ABRIÓ LOS OJOS,

 y vio una fuente de agua; 

y fue y llenó el odre de agua, 

y dio de beber al muchacho”

Y ahora el desenlace de esta historia…dice la Biblia que este niño abandonado se convirtió en un arquero y de él salió una gran nación.

“…porque yo haré de él una gran nación.

Y Dios estaba con el muchacho; 

y creció, y habitó en el desierto, 

y fue tirador de arco”

Pero dicen por ahí (la historia, no en la Biblia) que él y su descendencia heredaron  lo que hoy se conoce como Arabia Saudita, donde están las mayores reservas de petróleo del mundo. Después de todo, nada mal para ser la descendencia de un niño abandonado a su suerte junto a su madre en el desierto.

Hoy te digo, no importa quién es el padre de tus hijos ni donde está, ni con quién se fue, ni como te dejó… tu proveedor es Dios y todo le pertenece a Él. Tus hijos son los mejores para ti y para Dios. Dios tiene grandes cosas reservadas para ellos…Encomienda cada paso al Señor, no busques venganza, concéntrate solo en ti y en tus hijos, eso lo hice yo y me funcionó…No solo sobreviví un embarazo abandonada, sino que luego de parir a mi hijo (lo llame Gabriel en honor al Ángel que le dijo a María- ¡NO TEMAS!- cuando ella estaba embarazada de Jesús), Dios hizo cosas maravillosas conmigo. Vagaba en el desierto y el Señor se apiadó de mí. Ya no soy más vagabunda, ahora heredé cosas buenas… porque confié en Jehová.

©samaritanadelpozo 2017

¡DIVORCIADA Y BENDECIDA!™

#divorciadaybendecida 

Como enfrentar el bochorno que causa un divorcio

Esta foto la tomé a las dos de la tarde en un día soleado cerca de St. Augustine, FL. Me impresionó lo oscuro que se veía el horizonte en la foto, cuando en realidad había mucha claridad ese día. Me hizo recordar los días en que aun siendo buenos yo creía que todo estaba oscuro. Mis situaciones eran tantas y se iban acumulando año tras año, que me refugiaba donde fuera oscuro y donde nadie pudiera verme. Me encontraba en la “hora sexta” de mi vida. La hora del escondite, la hora en que nadie podía verme, la hora en que nadie me podía juzgar.

Eso mismo le sucedió a la samaritana del pozo. Ella fue a buscar agua al pozo en la “hora sexta”, que de acuerdo a la hora en los tiempos bíblicos, era alrededor del mediodía. Normalmente las mujeres recogían agua en el pozo en las horas frescas del día, cuando no había mucho sol, en la mañana y al atardecer. Pero esta mujer fue a buscar agua al pozo al mediodía, probablemente para evitar encontrarse con alguien que le pudiera reprochar su pasado y su estilo de vida.

“Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó allí junto al pozo.

Era como la HORA SEXTA.

Vino una mujer de Samaria a sacar agua”

Juan 4:6-7

Muchas mujeres, cuando ya le es imposible fingir más apariencias, recurren a la “hora sexta”. Esta es la hora en que se encierran en su mundo, se alejan de la familia y las amistades, empiezan a faltar al trabajo, cierran sus cuentas en las redes sociales, cambian de iglesia o dejan de ir a la iglesia…se deprimen, se alejan, y evitan a cualquier costo frecuentar los sitios a los que iba antes.

“LA HORA SEXTA ES LA HORA CUANDO TE ESCONDES PARA EVITAR EL BOCHORNO”

¡Qué difícil es la hora sexta! Y pensarás… traté y traté de evitar enfrentarme a la realidad pero ya acepté que:

Mi marido se fue con otra

Mi marido era homosexual

Mi marido nunca me quiso

Mi marido no me aguanta más

Mi marido no perdonó lo que hice

Mi marido me pidió el divorcio

Mi marido anda divirtiéndose sin mí

A mi marido no le importan sus hijos

Mi marido me dejó sin dinero, sin comida, sin carro

Y ya sabes que tu marido nunca va a regresar.

Y tienes que darle cara a la situación…pero primero vas a seguir en la “hora sexta” por unos días más, hasta que te sientas mejor. Duele aceptar lo que pasó, duele pensar en lo que te toca enfrentar, como explicarle a la familia y amistades. Pero lo peor, es enfrentarse a uno mismo.

Yo he pasado por muchas “hora sexta” y eso duele. Te duele el alma y hasta te duele el cuerpo. Pero la experiencia me ha enseñado que mientras más rápido te muevas de la “hora sexta”, mejor será para ti y los que te rodean. Aquí te escribo algunos Salmos de la Biblia que te ayudaran a salir de la “hora sexta” lo más rápido posible. Y recuerda, no busques venganza. Ten cuidado de quien aceptas consejos. No sea que por no seguir la palabra de Dios y si seguir las palabras de tías, hermanas, primas y de toda la gente que va a venir a aconsejarte, termines en una situación más difícil.

Salmos 22:24

Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido,

Ni de él escondió su rostro;

Sino que cuando clamó a él, le oyó.

Salmos 27:10

Aunque mi padre y mi madre me dejaran,

Con todo, Jehová me recogerá.


Salmos 30:11

Has cambiado mi lamento en baile

Salmos 71:20

Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males, volverás a darme vida.

Salmos 73:21

Se llenó de amargura mi alma,

Y en mi corazón sentía punzadas.

Salmos 91:9-10

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación,

No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada.

Salmos 121: 1

Alzaré mis ojos a los montes;

¿De dónde vendrá mi socorro?

Salmos 138:7

Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás.


  • ©samaritanadelpozo 2017
  • ¡DIVORCIADA Y BENDECIDA!™
  • #divorciadaybendecida
divorciada

Mujer vales mucho, no tienes precio

Esta foto la tomé de mi Biblia. Yo pinto mi Biblia, es un pasatiempo que me relaja y me ayuda a entender la Palabra de Dios de un modo bien personal. Este es el rostro cubierto de Tamar dibujado por mí, que de artista no tengo nada…

Tamar había quedado viuda de Er, el hijo primogénito de Judá. Su suegro le prometió darle a otro de sus hijos por esposo. Pero pasaba el tiempo y ella empezó a desesperarse porque quería darle descendencia a su fallecido esposo. Era costumbre en aquella época que las viudas debían procrear de un familiar de su esposo luego de su fallecimiento.

Y se le ocurrió engañar a su suegro haciéndose pasar por ramera para lograr embarazarse y darle descendencia a su esposo.

 

 ” Y se cubrió con un velo y se arrebozó (se envolvió bien)

y el la tomó por ramera y se acostó con ella. Y ella le preguntó:

¿Qué me darás por llegarte a mí?

El respondió:

Yo te enviaré del ganado un cabrito de las cabras”

Génesis 38

Cuando leí esta historia me vino a la mente que algunas de nosotras nos “vendemos” ya sea por un “cabrito” o hasta por menos. Me acordé de las veces que le ofrecí compañía a algún hombre a cambio de una cena, unas flores o un regalo. Me acordé de las esposas que siguen viviendo con el esposo sin amarlo porque le paga el alquiler. Y peor aún…las que se “venden” a cambio de promesas…que nunca les van a cumplir.

Decimos que eso no sucede hoy día, cuando en realidad hay muchas mujeres solteras y casadas en relaciones solo para conseguir algo…Es una relación de toma y dame, pero disfrazada de amor.

Yo sé que esto suena fuerte…pero hay que analizar esto inteligentemente. Hay una forma de saber si usted está en una relación porque le van a dar “del ganado un cabrito” o porque usted en realidad es feliz y ama esa persona. Así lo veo yo…imagínese que ese hombre pierde todo lo que tiene y se enferma, ¿seguiría usted con él a pesar de su mala fortuna?

La vida es corta y no hay nada mejor que trabajar para conseguir lo que se quiere porque lo que es tuyo nadie te lo puede quitar. Cuando yo tenía 25-30 años todavía soñaba con el príncipe azul que me iba a liberar de las cadenas de la esclavitud del trabajo 😆 Hoy estoy agradecida que nunca lo encontré porque me he desarrollado personal y profesionalmente.

No tiene nada de malo el estar con alguien que te trata bien y te compra cosas o que te mantiene, el problema es que estés ahí, no por amor, sino que digas: “¿Qué me darás por llegarte a mí?”

Luego de todas las relaciones tumultuosas que tuve en mi juventud…aprendí POR FIN a no “venderme” por nada…me ayudó mucho leer y leer y releer el libro bíblico de Rut.  Si no lo has leído y todavía estas buscando pareja, te lo recomiendo. Ahí vas a entender que cuando encuentres tu Booz no vas a tener que “venderte” nunca más…porque para él no tienes precio.

Nota: “Esto se lo escribo con cariño y con el más absoluto respeto. Solo quiero ponerlas a pensar y a analizar. Hablo de mi propia experiencia, porque yo también hice estas cosas.”